Viernes, 22.03.2019 - 16:11 h
Tiene previsto irse en marzo

Echenique da largas a Botín y no aplazará su retirada tras el fiasco de Andrea Orcel

El directivo de confianza de los Botín no tiene previsto prolongar su estancia en el banco a pesar de la petición de la presidenta.

El presidente del Santander España, Rodrigo Echenique.
El presidente del Santander España, Rodrigo Echenique.

Rodrigo Echenique Gordillo, nacido en Madrid en 1946, apura los últimos días en en la que ha sido su casa durante más de tres décadas. El directivo de confianza de los Botín se dispone a abandonar el puente de mando del transatlántico en el que se ha convertido el Banco Santander el próximo mes de marzo. Ana Patricia, la presidenta actual, trata de convencerle para que se quede unos meses más mientras le busca un sustituto de categoría al frente de la filial española, pero todo apunta a que Echenique no va a dar su brazo a torcer.

Estaba previsto que José Antonio Álvarez, consejero delegado del banco desde 2014, sustituyera a Rodrigo Echenique como presidente ejecutivo de Santander España cuando Andrea Orcel aterrizara en la entidad como nuevo número dos, pero los planes de la presidenta se desbarataron en el momento en el que tuvo conocimiento de lo que tenía que pagar para sacar al banquero italiano de UBS, 55 millones de euros, un coste “inasumible” para Botín, que canceló el fichaje. Así las cosas, el consejo de administración decidió hace unos días que Álvarez seguiría como CEO, dejando en el aire el nombramiento de un nuevo presidente para la división española.

En un principio los cambios en la cúpula del primer banco español iban a ejecutarse con la entrada de 2019, pero la 'garden leave' de Orcel obligó a retrasarlos hasta marzo. Echenique accedió a permanecer en la entidad hasta entonces, pero a sus 72 años, y tras casi media vida trabajando para Santander, el directivo quiere dedicar el máximo tiempo posible a su familia y aficiones.

Para ti un mes no es nada porque eres joven, pero para mí sí”, respondió Echenique en tono amistoso a un periodista que cuestionaba la importancia de prolongar unos pocos meses su retirada durante la presentación de los resultados del ejercicio 2018 de Banco Santander. Esta misma versión es la que podría estar defendiendo el propio Echenique ante su presidenta.

“Estamos intentando que se quede más allá de marzo, pero no lo hemos conseguido”, señaló Ana Botín este miércoles, donde se permitió incluso bromear y pedir ayuda a la prensa para tratar de convencer a Echenique de que se quede “un poco más” y así no tener “tanta prisa” en encontrarle un sustituto.

Y es que el tiempo corre en contra de Santander, que cuenta solo con dos meses para relevar a Echenique. Fuentes cercanas al banco cántabro apuntan que, tras el fiasco de Orcel, será alguien de la casa quien asuma las riendas de la filial española, aunque Botín dejó la puerta abierta a que sea alguien de fuera. “Tenemos que ver si es externo o no”, apuntó.

En un corrillo con periodistas tras la presentación de los resultados, Echenique aseguró que él mismo tendrá algo que decir sobre su sustituto, aunque indicó que el banco, por el momento, no ha contratado a ninguna firma de ‘headhunters’ (cazatalentos) para el proceso. Santander sí que ha contado con los servicios de estas firmas en otras ocasiones, por lo que no se puede descartar que contrate alguna, dado que el tiempo apremia. En cualquier caso, seguirá ligado a Santander, pues mantendrá el puesto en el consejo de administración tras su marcha.

'Hombre de la casa'

Echenique llegó a Santander en 1984. Tan solo cuatro años más tarde accedió al consejo de administración y fue nombrado consejero delegado, cargo que mantuvo hasta 1994. Fue en este periodo cuando Santander revolucionó el mercado con su 'Supercuenta'. Además, fue un 'hombre clave' en la compra de Banesto (1994) y en la integración de Central Hispano (1999).

Años más tarde, fue determinante en la transición que experimentó el banco a partir la muerte de Emilio Botín (2014), cuando recuperó las funciones ejecutivas que había dejado de tener en la última etapa del padre de la actual presidenta. También ejerció un papel protagonista en la compra de Popular, como se le reconoció posteriormente con la presidencia de la entidad. También ha ejercido como presidente del 'advisory board' de Accenture, y presidente no ejecutivo de compañías como NH Hotels, Vocento,Vallehermoso y Merlin.

Ahora en Portada 

Comentarios