Viernes, 20.09.2019 - 06:19 h
Ante la ampliación de capital 

El as en la manga de Fridman: superar el 30% de Dia sin tener que lanzar una opa

El magnate ruso podría elevar su participación actual del 29% porque Dia está en "peligro grave e inminente" sin mayores obligaciones de inversión. 

El magnate ruso Mikhail Fridman
Fridman es dueño del 29% de Dia donde ya no tiene representación en el consejo de adqministración. / YouTube

Es el principal accionista de Dia, el único con peso específico en el capital y, sin embargo, se queda sin representantes en su consejo de administración. Este martes se hizo efectiva la marcha de los dos consejeros que le quedaban a Mikhail Fridman en el órgano de dirección. Karl-Heinz Holland y Sergio Antonio Ferreira Dias presentaron su dimisión argumentando que, a partir de ahora, gestionarán la reestructuración de la compañía de supermercados desde Letterone, la sociedad con la que Fridman controla el 29% de la empresa madrileña.

Detrás de este adiós están, según explican fuentes financieras, las desavenencias entre el magnate ruso y la banca acreedora sobre cuáles deben ser los pasos para sacar a la compañía de la crisis en la que vive desde hace meses. Es decir, sobre cómo y cuándo reestructurar su deuda financiera, que deja atrás los 1.400 millones de euros. También, cuáles serán las condiciones para que los bancos (entre ellos BBVA y Santander) le inyecten 200 millones de euros, vía líneas de liquidez, para que pueda seguir pagando a proveedores con normalidad. Dos acuerdos que, según las citadas fuentes, deben estar sellados antes de que acabe el año.

Pero hay otro motivo. El adiós de Fridman al consejo puede dar cobertura al magnate ruso para poder acudir a la ampliación de capital que la compañía quiere poner en marcha en los próximos meses, valorada en 600 millones de euros, ampliar su presencia en el capital y no tener que lanzar una oferta por la totalidad de la empresa. Actualmente, Fridman controla el 29% del accionariado y roza el límite del 30% que le obligaría a lanzar una opa.

Garantizar la viabilidad

El principal motivo, indican las citadas fuentes, es que el dueño de Letterone podría argumentar que asume la ampliación de manera sobrevenida, porque se trata de una inyección de fondos imprescindible para garantizar la viabilidad de la empresa.

En concreto, la ley de opas establece que uno de los supuestos que permiten evitar una opa cuando se alcance el control es que este sea fruto de una operación "procedente de la conversión o capitalización de créditos en acciones de sociedades cotizadas cuya viabilidad financiera esté en peligro grave e inminente, aunque no esté en concurso, siempre que se trate de operaciones concebidas para garantizar la recuperación financiera a largo plazo de la sociedad".

En este sentido, ya había precedentes. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) eximió en enero de este año a la firma de inversión Squirrel Capital de lanzar una opa por Vertice 360 Grados, tras dos ampliaciones de capital. Es algo similar a lo que ocurrió con la firma Paragon Financial Investments, a la que el regulador también eximió, por motivos similares, de lanzar una propuesta de adquisición por Service Point Solutions.

Además, el inversor podría argumentar que, sin consejeros, no tiene voluntad de gestión, otra de las opciones que le evitaría lanzar una opa aunque, en este caso, la regulación está enfocada más a operaciones de fusión que de adquisición. En este sentido, la ley argumenta que no se tendrá que lanzar una oferta cuando "pueda justificarse que la operación no tiene como objetivo principal la toma de control sino un objetivo industrial o empresarial".

Oficialmente, la compañía justifica a la CNMV que la marcha de los dos consejeros de Fridman se debe a que quieren "centrar sus esfuerzos en trabajar desde Letterone en el proceso de diseño y desarrollo de un eventual plan de sostenibilidad a largo plazo para la sociedad". Es el mismo paso que dio hace unos días Stephan Ducharme, mano derecha del inversor y expresidente no ejecutivo de Dia.

No hay garantías, de momento, de que Fridman acuda a la ampliación pero, si no lo hace, sus pérdidas serían millonarias. Fuentes de la empresa indican que el inversión sigue implicado con los proyectos de Dia. De momento, las únicas garantías las ha propuesto Morgan Stanley, que ha asegurado la ampliación siempre que se cumpla una seria de condiciones, que la compañía no desvela.

A día de hoy, el magnate ruso acumula cerca de 700 millones de euros por minusvalías latentes, entre el precio al que compró las acciones y la cotización actual de Dia. La compañía este martes volvió a hundir su valor en bolsa. Se dejó más de un 8,3% y 'sólo' vale en en el parqué 251 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios