Sábado, 16.02.2019 - 12:33 h
El banco cumple con las exigencias del supervisor

El BCE eleva 500 millones el requisito de capital de Sabadell como castigo por TSB

La entidad aún dispone de un colchón de 1.150 millones de euros sobre las exigencias regulatorias que impone Fráncfort.

Sabadell
Sabadell / EUROPA PRESS - Archivo

"La migración del TSB iba a ser un paseo militar, pero al final ha sido una batalla muy difícil". Estas palabras, pronunciadas Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell, resumen a la perfección lo que ha supuesto para el grupo catalán la integración de su filial en Reino Unido. Y es que los problemas en el acople de los sistemas informáticos de TSB le están saliendo realmente caros.

A los sobrecostes de 460 millones de euros por los problemas que surgieron durante la integración, se sumó este lunes un nuevo varapalo: el Banco Central Europeo (BCE) ha elevado en unos 500 millones de euros los requerimientos mínimos de capital de la entidad para 2019. En concreto, el banco informó este lunes al mercado que el BCE, en el marco del proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP, según sus siglas en inglés), había incrementado hasta el 9,63% su exigencia de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’), desde el 9% anterior, al apreciar un mayor perfil de riesgo a consecuencia los impactos derivados de TSB.

La ratio CET1 ‘fully loaded’ de Banco Sabadell, no obstante, cerró 2018 en el 11,07%, 144 puntos básicos por encima del requerimiento, lo que supone que la entidad aún dispone de un colchón de 1.150 millones de euros sobre las exigencias regulatorias que impone el BCE. Así, el banco no tiene limitaciones para pagar dividendos, bonus a sus directivos o cupones en sus emisiones de deuda anticrisis.

La noticia, además, no pilló por sorpresa en Sabadell, que defiende que los requerimientos de capital para 2019 que ha establecido el BCE no tienen en cuenta la mejora en el perfil de riesgo de la entidad que ha supuesto la venta a Cerberus, Deutsche Bank y Axactor de 12.200 millones de euros en activos tóxicos ligados al ladrillo. Además, tampoco se ha tenido en consideración la venta de Solvia Servicios Inmobiliarios a Intrum y está previsto que el banco cierre durante este año la venta Solvia Desarrollos Inmobiliarios, operación en la que Neinor y Aedas Homes son los mejor posicionados como compradores.

En 2019 la entidad que preside Josep Oliu tiene previsto la generación orgánica de 50 puntos básicos de capital teniendo en cuenta el resultado del ejercicio, el crecimiento de los activos ponderados por riesgo (APRs) y un pay-out del 50%. Así, el banco proyecta que sus ingresos netos por intereses crecerán entre un 1% y un 2% durante el vigente ejercicio, con un alza de las comisiones algo por debajo del 10% y un resultado por operaciones financieras de entre 80 y 100 millones de euros.

CaixaBank y Bankia acumulan excedentes de capital de 6.567 millones

En paralelo, otras entidades como CaixaBank, Bankia, Abanca, Liberbank y Cajamar también han comunicado los requisitos de capital que tendrán que afrontar en 2019. En estos casos, los bancos también superan las exigencias de capital del BCE, que se han mantenido intactas, a excepción de la antigua caja gallega, respecto a las del ejercicio anterior, lo que supone que el supervisor no ha constatado alzas en sus perfiles de riesgo.

Entre las entidades que forman parte del Ibex 35, el supervisor exige a CaixaBank una ratio CET1 'fully loaded' del 8,75% -cerró 2018 en el 11,5%-, lo que supone que la entidad acumula un excedente de capital sobre los requisitos equivalente a 3.982 millones. El colchón del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri, por su parte, es de 2.585 millones de euros, pues se le exige un CET1 mínimo del 9,25%, frente al 12,39% con el que terminó el ejercicio pasado.

Una vez despejada la incógnita sobre los requerimientos de capital, Bankia ya puede discutir qué hacer con el exceso de capital por encima del 12% que acumula. Por lo tanto, el banco podría aprobar próximamente la distribución de un dividendo extraordinario que supondría el ingreso de 256 millones de euros en las arcas públicas, pues el Estado, a través del Frob, es el accionista mayoritario de la entidad financiera. En cualquier caso, el banco aún está pendiente de que la Junta Única de Resolución (JUR) le comunique los requisitos para el colchón anticrisis (MREL), que está previsto que lleguen en el primer trimestre.

En la actualidad, todos los bancos españoles superan holgadamente los requisitos de capital exigidos por el supervisor, aunque este lunes, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, pidió a las entidades no ser "complacientes" en términos de capital. "No se puede ser complaciente, existe volatilidad en los mercados y los bancos deben estar siempre atentos", aseguró Guindos durante su participación en un evento organizado por Deusto Business School y KPMG.

Ahora en Portada 

Comentarios