El escándalo en Renault-Nissan: Ghosn tenía un avión oficial... y tres 'secretos'

  • La multinacional automovilística también pone en duda transferencias millonarias a uno de sus distribuidores en Oriente Medio.
Carlos Ghosn
Carlos Ghosn
NISSAN - Archivo

La polémica gestión de Carlos Ghosn al frente del consorcio automovilístico Nissan - Renault va desvelando nuevos detalles. Por ejemplo, que el exdirectivo brasileño tenía a su disposición cuatro 'jets' privados, aunque hasta ahora sólo se tenía conocimiento de uno, según la información publicada por el diario británico 'Financial Times'.

La investigación, que han puesto en marcha las compañías, desvela el uso de esos aviones, que no tendría que estar relacionado con la gestión directa del grupo automovilístico, sino según sospechan, con viajes de carácter privado, que el entorno de Ghosn niega. 

El exdirectivo brasileño, hasta hace unos meses uno de los más respectado del sector, fue arrestado el pasado mes de noviembre acusado de gestión irregular. En concreto, las autoridades japonesas consideran que Ghosn ocultó compensaciones millonarias usó de fondos de la compañía para cubrir gastos personales u, también, para realizar pagos injustificados a un empresario saudí.

Transferencias millonarias

Por otro lado, el grupo Renault ha comunicado a la justicia francesa nuevas sospechas de irregularidades en la gestión de Ghosn, por transferencias millonarias, precisamente, a uno de sus distribuidores en Oriente Medio, semanas después de haber remitido un dossier sobre gastos de su boda.

El fabricante francés de automóviles no quiso hacer comentarios este martes a las informaciones filtradas por 'Le Figaro' sobre el envío el pasado viernes de esas nuevas informaciones a la Fiscalía de Nanterre, en las afueras de París. Se trata de transferencias de varios millones de euros a Suhail Bahwan Automobiles (SBA), una empresa de Omán que distribuye vehículos para Renault y Nissan en ese país y en otros de Oriente Medio.

Ese dinero -según el medio francés- aparecía como primas por resultados, pero no constaba como gasto imputado, como se hubiera podido esperar, a las direcciones de marketing, comercial o a las regionales, sino directamente al centro de costos de la presidencia de Renault que dependía del directivo.

Ese mecanismo parece similar al que había descubierto Nissan por el que, de acuerdo con la prensa japonesa, se habían transferido unos 32 millones de dólares a SBA. Los medios nipones habían especulado sobre la posibilidad de que con esas cantidades se compró un yate del que se beneficiaron el antiguo "número uno" de Renault y Nissan y su familia.

Mostrar comentarios