Viernes, 29.05.2020 - 08:27 h
Correspondientes al ejercicio 2016

El ICAC cuestiona la opinión de PwC para no reformular las cuentas del Popular

El organismo, dependiente del Ministerio de Economía, pone en duda la conclusión a la que llegó el auditor y dice que podrían no estar justificada.

Torres sede de Cepsa y PwC
El ICAC cuestiona la opinión de PwC para no reformular las cuentas de Banco Popular. Europa Press

El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) cuestiona la opinión de PwC respecto a la decisión de Banco Popular de no reformular sus cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2016. Según este organismo, dependiente del Ministerio de Economía, la conclusión a la que llegó la 'Big Four' en el marco de la reexpresión que realizó el banco a comienzos de abril de 2017 podría no estar justificada, según un documento del supervisor de auditoría al que ha tenido acceso La Información y que expone a la consultora a recibir una sanción multimillonaria.

En aquel entonces, la entidad financiera - finalmente adquirida por Banco Santander tras su resolución- emitió un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que informó al mercado de que había detectado diversos errores en las cuentas de 2016 por un importe agregado de casi 700 millones de euros. Teniendo en cuenta la opinión de sus auditores externos, Popular consideró que este impacto no era significativo y no justificaba la reformulación, lo que también fue avalado por la CNMV.

"Nuestra evaluación como auditores de Banco Popular es que dichos aspectos (...) no representan por sí solos, ni en su conjunto, un impacto significativo en las cuentas anuales de la entidad al 31 de diciembre de 2016 que justifiquen su reformulación", expuso el socio de PwC, Pedro Barrio Luis, en una carta que también se hizo pública entonces.

Pues bien, en uno de los dos expedientes sancionadores que el ICAC ha abierto a PwC por Banco Popular, el supervisor de auditoría pone en entredicho esta evaluación. "Las circunstancias puestas de manifiesto en los apartados A) a C) anteriores podrían no justificar la conclusión alcanzada por los auditores respecto de los hechos comunicados a la CNMV en relación con su efecto poco significativo respecto a las cuentas anuales de 31 de diciembre de 2016 y la ausencia de justificación para su reformulación", reza dicho expediente, que forma parte del sumario del 'caso Popular' en la Audiencia Nacional.

En estos apartados, el ICAC dice que no constaría en los papeles de trabajo de PwC evidencia "suficiente y adecuada" sobre la correcta valoración de algunos de los errores detectados por la Auditoría Interna del banco, como los 123 millones en provisiones insuficientes o el impacto de haber financiado a clientes con 205 millones de euros para que comprasen acciones durante la ampliación de capital de 2016.

Sospecha sobre el impacto en las ratios de capital

Además, el organismo público sospecha que una de las supuestas 'lagunas' de PwC en sus trabajos de auditoría pudo haberse cometido para no poner de manifiesto un incumplimiento de los requerimientos de capital de Banco Popular que hubiese podido llevar a la firma a rectificar su informe de auditoría.

"No constaría la razonabilidad de la aplicación del resultado de una prueba realizada sobre operaciones dudosas con una garantía a operaciones dudosas con más de una garantía, teniendo en cuenta la diferente naturaleza de las operaciones. En este sentido, si se tuviera en cuenta en este escenario el importe de 145 millones de euros, podría resultar un posible defecto de requerimiento de capital a 31 de marzo de 2017, lo que podría no haber sido evaluado a efectos de soportar la conclusión de los auditores sobre la ausencia de efecto significativo de los hechos comunicados a la CNMV y el cumplimiento de los ratios de capital, que podría haber llevado a los auditores a reevaluar la necesidad de rectificar su informe de auditoría", dice el ICAC, cuyo expediente está escrito en condicional casi en su totalidad.

PwC, que ya manifestó formalmente al ICAC su "absoluta discrepancia con el informe y su contenido", defiende que para sostener su opinión de no reformular se basó en una consulta publicada en el Boletín Oficial del ICAC y en los criterios de materialidad fijados por el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España.

Además, la consultora agrega que los dos anuncios de apertura de expediente sancionador -el primero adelantado por 'Vozpópuli' y el segundo por 'El Confidencial', pero cuya letra pequeña se desconocía- se limitan a señalar "hipotéticos errores" con los que no están "en absoluto de acuerdo".

Sea como fuere,  la reformulación -que podría haber acelerado la caída del banco- se evitó tras conversaciones a última hora entre la CNMV, PwC y Popular en la que el supervisor admitió los argumentos de la auditora para no reformular, como muestran las actas de la reunión que mantuvo el consejo de administración de Popular a las ocho de la tarde del domingo 2 de abril de 2017.

Este documento dice también que la CNMV, que en un primer momento se había mostrado más partidaria de reformular las cuentas, planteó realizar una consulta al respecto al ICAC, pues aseguraba "no ser experta" en estos temas. Finalmente la consulta no tuvo lugar al no existir "tiempo material" para realizarla, ya que el supervisor había exigido al banco manifestarse sobre la posible reexpresión o reformulación el 3 de abril de 2017 ante la cercanía de la junta de accionistas de la entidad, que se celebró el día 10 de ese mes.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING