Lunes, 16.07.2018 - 18:08 h
Nació hace 38 años en Barcelona

El videoclub más antiguo de España inicia una campaña para evitar su cierre

Este negocio que tuvo sus años dorados durante la época del VHS ya ha recibido la ayuda de directores y actores españoles.

Cine en casa
Pixabay

Primero fue la irrupción de Internet y las páginas web para visualizar películas de forma gratuita y ahora la llegada de plataformas multimedia como Netflix han dado la puntilla a los videoclubs, uno de los negocios más pujantes en España hace 20 años. Quedan muy pocos abiertos y, los que aguantan, lo tienen difícil para sobrevivir. Por eso, el videoclub más antiguo del país ha emprendido una estrategia para no acabar echando el cierre.

El videoclub más antiguo de España, Video Instan, que abrió en Barcelona hace 38 años, ha iniciado una campaña de micromecenazgo para evitar el cierre y convertirse en un nuevo centro de reunión entre la industria y los cinéfilos. Según ha informado Video Instan, la campaña de micromecenazgo se ha iniciado hoy a través de la plataforma Ulule y tiene como primer objetivo conseguir 35.000 euros para el acondicionamiento del nuevo espacio, que tendrá un videoclub, un café y un cine con 32 butacas.

J.A. Bayona, Pedro Almodóvar, Alain Hernández, Judith Colell y Leticia Dolera son algunos de los directores y actores que apoyan la campaña, que estará activa hasta el 24 de mayo, con destacadas recompensas para el público cinéfilo, como descuentos en el alquiler de películas o entradas para los Premios Fotogramas de Plata o los Premios Gaudí.

Video Instan, que abrió sus puertas en el número 30 de la calle Enric Granados, está dirigido actualmente por Aurora Depares, hija de los antiguos propietarios. Su trayectoria lo ha convertido en un lugar de referencia para la industria del cine, con un archivo único de más de 44.300 referencias cinematográficas y la promoción de todo tipo de actividades culturales entre el público cinéfilo y los directores, actores y equipos artístico y técnico.

El pasado mes de septiembre finalizó el contrato del local de la calle Enric Granados y los propietarios plantearon una subida del alquiler del 200 %, que la empresa no podía asumir, comentan sus responsables. Fue entonces cuando Video Instan decidió reinventarse y lanzar una campaña en las redes sociales para buscar financiación para trasladarse a un nuevo espacio, en el número 239 de la calle Viladomat, que está previsto que abra sus puertas antes de verano.

El videoclub más antiguo de España inicia una campaña para evitar su cierre

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios