Domingo, 08.12.2019 - 04:06 h
El bipartidismo, en el punto de mira

La gran empresa se inclina por una gran coalición PSOE-PP para salvar el bloqueo

El mundo empresarial empieza a apostar por una alianza entre Sánchez y Casado en vista de las primeras encuestas que no arrojan mayorías claras.

Sänchez y Casado este lunes en La Moncloa
La gran empresa se inclina por la gran coalición PSOE-PP para salvar el bloqueo. / LI

Una gran coalición al estilo alemán entre PSOE y PP para salvar el bloqueo político y los vetos cruzados es la apuesta de la gran empresa para solucionar el bloqueo después de las elecciones del 10 de noviembre. El mundo de los negocios ya empieza a poner sus ojos en unos comicios cuyo resultado, en vista de los primeros sondeos que se están publicando, arrojan un panorama endiablado, con hasta seis grandes partidos compitiendo a nivel nacional y con unas alianzas que no están nada claras. Lo que pueda pasar este otoño, además, complica los pactos para formar Gobierno.

Los grandes empresarios, tanto en el Ibex 35 como en la CEOE, quieren estabilidad. No les gustan los experimentos y piden que el futuro Gobierno que salga de las urnas sea fuerte y afronte la legislatura sin tener que depender de eso que en Moncloa llaman la "geometría variable". Es decir, pactar tanto con Ciudadanos como con las formaciones independentistas prácticamente a diario. Es algo que le ha funcionado a Pedro Sánchez desde la moción de censura pero que a partir de ahora se va a complicar, esencialmente, por la inminente sentencia del 'procés'.

En búsqueda de esa estabilidad, y a la vista de los vetos personales cruzados entre unos y otros, en las esferas corporativas ya se está empezando a explorar la posibilidad de que PSOE y PP puedan avanzar en esa gran coalición, según explican diferentes dirigentes del mundo empresarial. Es un asunto manido, que ya ha sobrevolado el ambiente político en varias ocasiones durante los últimos años. Pero el tema está volviendo a ser recurrente en estos sectores que ven con preocupación que los socialistas, previsibles ganadores de las elecciones, tendrían realmente complicado conformar una investidura y un Gobierno con otro partido que no sea el PP de Pablo Casado.

Estas fuentes empresariales relatan cómo la apuesta por la gran coalición ya está siendo deslizada tanto a dirigentes del PSOE como del PP. Con los socialistas sus interlocutores son tres: José Luis Ábalos, Iván Redondo y el propio Pedro Sánchez. Con Génova hay también tres vías de comunicación: el propio presidente, Teodoro García Egea y Cayetana Álvarez de Toledo.

El mundo de los altos negocios, por tanto, bendice con gusto un pacto entre socialistas y populares, algo que, a pesar de que reconocen ver como algo lejano en este momento, representaría un hito histórico en nuestro país. La entente garantizaría esa estabilidad que demandan en un momento especialmente delicado para España. El propio Sánchez ha hablado de un futuro crítico, citando tres desafíos: la citada sentencia del 'procés', el Brexit y la desaceleración económica que ya se está notando.

Para el mundo empresarial es esencial contar, además, con unos Presupuestos capaces de hacer frente a la coyuntura actual. El hecho histórico de que las cuentas públicas que dejó Cristóbal Montoro vayan a ser prorrogadas por segundo año consecutivo es para ellos un drama. A ello hay que sumar la ausencia de reformas estructuras. Por eso, para la gran empresa una coalición a la alemana supondría un avance para encarar buena parte de los problemas que se avecinan. Se lanzaría también un mensaje a Europa, según comentaban ayer desde una firma del Ibex.

Así lo ven en PSOE y PP

En el PP la posibilidad de conformar un Gobierno conjunto con el PSOE lleva revoloteando varias semanas. Pero ya se pueden observar algunos recelos. ¿Y qué pasaría con los pactos autonómicos y municipales con Ciudadanos y Vox?, se preguntan. En el seno de los socialistas hay reticencias aún mayores ya que ellos han sido los ganadores de las elecciones y todo apunta a que lo volverán a ser el 10-N. Cuentan que tanto Sánchez como su equipo de colaborares no quieren oír ni hablar de esta posibilidad.

La idea de la gran coalición ya fue lanzada por Mariano Rajoy. En 2016 el líder del PP propuso un acuerdo con PSOE y Ciudadanos. No cristalizó. Ahora creen que la emergencia es aún mayor y que el bipartidismo debería protagonizar un "gesto patriótico" en vista de los vetos que mantienen tanto Unidas Podemos como Albert Rivera. La irrupción de Íñigo Errejón complicará aún más el tablero político y obligará a todos a replantear sus políticas de pactos. Las fuentes consultadas vaticinan que las próximas encuestas definirán el panorama y clarificarán el futuro... tanto para los empresarios como para los partidos políticos.

Siga las últimas noticias de las elecciones generales del 10 de noviembre en Lainformacion.com.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING