Lunes, 19.08.2019 - 04:22 h
El apagón nuclear llega hasta el año 2035

Las eléctricas pactan el ritmo del cierre nuclear para evitar un 'tasazo' de Enresa

La primera central en echar el cierre será la de Almaraz (Cáceres) en 2027 y la última la de Trillo (Guadalajara).

Gráfico centrales nucleares.
Gráfico centrales nucleares.

Marzo va a ser un mes caliente, y no sólo en lo meteorológico. Endesa, Iberdrola y Naturgy están negociando con la empresa pública de residuos radiactivos Enresa el ritmo del apagón nuclear que, según  los planes del Gobierno, tiene como límite el año 2035. Por parte de las empresas, las negociaciones tienen un objetivo: manejar la cronología de cierres de los siete reactores de forma que la extensión de su vida útil más allá de los 40 años, tal y como ha admitido en sus planes el Gobierno, evite el pago a Enresa de tasas más elevadas de las que ahora pagan. 

La cronología que está a punto de ser pactada con Enresa para evitar un "tasazo" prevé un primer cierre hacia el año 2027. Será el de la central de Almaraz. El último cierre, en el horizonte de 2035, será el de la central de Trillo. La vida media del parque llegará a los 46 años, según fuentes de las empresas. Es un dato clave.

Las empresas pagan a Enresa una tasa anual para hacer frente al desmantelamiento de las nucleares. Más tiempo de funcionamiento del parque supone más ingresos para las eléctricas y también más tiempo para engrosar el fondo para desmantelar las instalaciones. Enresa no tendrá que aplicar ningún "tasazo" para hacer frente al apagónLa Información intentó contrastar los datos con Enresa, sin éxito.

Nuevo plan de residuos

Enresa está elaborando el VII Plan de Residuos Radiactivos para sustituir al que está en vigor, que data del año 2006. Tiene que ajustar el plan, las tasas que cobra a las eléctricas y sus medios a la voluntad expresada por el Ejecutivo en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que ya ha sido enviado a Bruselas y que prevé el cierre escalonado de todo el parque nuclear entre 2025 y 2035.

Gráfico residuos.
Gráfico residuos.

El nuevo plan de residuos tiene que concretar el ritmo de los cierres, aunque solo sea sobre el papel. La negociación es complicada. Endesa, Iberdrola y Naturgy se han enfrentado por la extensión de la licencia de funcionamiento de Almaraz, cuya propiedad comparten. Endesa, que amortiza sus nucleares a 50 años frente a los 40 de sus competidores, es partidaria de extender la actividad de las centrales el máximo posible; Iberdrola y Naturgy ven el fin del negocio nuclear más cercano.

Las diferencias entre las tres compañías se extienden a todos los extremos de la negociación. Fuentes internas de Endesa aseguran que la cronología de cierres que perfila con Enresa, Iberdrola y Naturgy es orientativa por lo que no se puede hablar de un acuerdo definitivo de cierres, sino de un pacto -obligado- para permitir a Enresa hacer sus cálculos e incluirlos en el nuevo Plan de Residuos.

El reto de Enresa

Enresa tiene ante sí un buen reto. La empresa, como también el Tribunal de Cuentas, ha advertido de que el dinero aportado por las eléctricas -algo más de 5.300 millones a finales de 2017- es insuficiente para cubrir los 20.000 millones que costaría el desmantelamiento completo de los siete reactores. Enresa no ha actualizado las tasas que aplican a las centrales nucleares desde 2010.

Las empresas pagan 6,69 euros por MW producido. La Comisión de Expertos que elaboró en 2018 un informe para el Parlamento sobre el futuro del sector llegaba a decir que la tasa debería situarse entre nueve y 19 euros por MW si se mantenía una vida útil de 40 años para las nucleares, y de entre 4 y 9 euros si la vida útil se extendía a los 50 años.

A día de hoy, existe un gran desfase entre el dinero disponible para hacer frente al complejo trabajo de desmantelamiento y lo que exige el proceso. España no está bien preparada: la financiación disponible no alcanza el 30% de la necesaria. El porcentaje es el más bajo de los nueve países europeos occidentales para los que se dispone de información, según detallan los documentos publicados por la Comision Europea (2016) con datos de Euratom.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios