Jueves, 25.04.2019 - 08:43 h
'Megarrondas' de financiación

La élite de las startups se hace mayor: levanta 430 millones en apenas dos años

Spotahome protagoniza la última operación de varias decenas de millones. La entrada de Kleiner Perkins representa un 'aldabonazo' para el sector.

Megarrondas de startups.

Spotahome ha sido la última en llegar a esa particular ‘élite’ de startups. Compañías que han cerrado ‘megarrondas’ de financiación con fondos internacionales de varias decenas de millones de euros. No es la única. Desde principios de 2017, otras compañías han hecho lo propio: Glovo, Fintonic, Ontruck, Typeform… Entre todas estas grandes operaciones suman casi 430 millones de euros de inversión.

El tamaño de las ampliaciones y de los accionistas que las respaldan no dejan de crecer. Pero todo ello mientras se aguarda a que lleguen también importantes ventas de todas estas compañías. “Las ‘megarrondas’ deben ir acompañadas de ‘megaventas’ para que esto tenga sentido”, advierte Luis Martín Cabiedes.

Diez grandes operaciones

Spotahome ha recibido 40 millones de dólares (34 millones de euros al cambio) en esta última operación. Es la tercera más grande de los dos últimos años, después de las dos protagonizadas por Cabify de 86 y 135 millones de euros. A estas se suman, la recién firmada de 25 millones de euros de Ontruck y la de otros 25 millones del gestor de finanzas Fintonic, suscrita a mediados del año pasado.

¿Cómo se llega hasta aquí? “Los fondos internacionales están confiando mucho más en esta segunda generación de startups”, explica Ander Michelena, cofundador de Ticketbis (vendida por casi 200 millones a Ebay) y creador del fondo All Iron Ventures, uno de los accionistas de Spotahome. “Ahora, hay varios proyectos emprendedores jugando en la NBA y compitiendo con los mejores del mundo”, reconoce Cabiedes. Y eso, lógicamente, atrae los focos de esas gestoras internacionales.

Esa apuesta de los inversores más allá de las fronteras españolas está siendo clave en operaciones de estos tamaños que, en la mayoría de las ocasiones, no pueden ser respaldadas por los españoles. En 2017, estas gestoras sumaron algo más de 300 millones de inversión, es decir, casi el 60% del total.

Kleiner Perkins y los inversores internacionales

Este escenario ha coincidido con un contexto de inversión récord en los principales mercados y los grandes fondos. Muchos de ellos están rearmados y han decidido salir a buscar proyectos en los que invertir. También en España.

El último que ha decidido apostar su dinero a un proyecto español es Kleiner Perkins, el histórico fondo de Silicon Valley que fue inversor inicial de todos los gigantes tecnológicos como Google o Amazon y que sólo ha apostado por menos de diez startups europeas. “No todo el dinero es igual; no es lo mismo la validación que te da una inversión de Kleiner Perkins, Accel Partners o Sequoia que de otros fondos”, reconoce Cabiedes.

Para Iñaki Arrola, 'managing partner' de K Fund, el aterrizaje de Kleiner Perkins representa esa validación. “Ellos buscan los mejores proyectos, sean de donde sea, pero su inversión aquí ayudará a atraer a otros”, reconoce uno de los directivos de la gestora K Fund.

De hecho, estos norteamericanos, que ya apostaron por una startup con origen español (Alienvault) en las diferentes rondas de financiación que llevaron a cabo desde 2012 a 2015, toman el testigo de otros gigantes de la inversión que iniciaron sus inversiones en España, pero llevan tiempo sin actividad: Accel Partners, que aceleró y apostó por cinco compañías en muy poco tiempo, entre los que se encontraban Fever, Packlink o Peertransfer; NEA, que solo apoyó a Wallapop en 2015; Highland Capital Partners, que no invierte desde la última ronda de Social Point en 2014. Sólo entre estos tres suman más de 25.000 millones de dólares de fondos levantados en toda su historia.

¿Y las ventas de estas compañías?

Hasta aquí las grandes ampliaciones de capital. ¿Y las ventas? Es ahí donde Cabiedes hace hincapié: “Se necesitan ‘megaventas’... si hay entradas de decenas de millones de dólares tendrá que haber salidas de centenares de millones de dólares”, apunta el inversor. Y es que, como capital riesgo, estos inversores buscan

Sobre estas ventas, Michelena confirma que tras esta fase de inversión, deberían llegar “en cuatro o cinco años”. “No es un cambio de la noche a la mañana”, advierte. Las cifras hablan de un cierto frenazo durante el año pasado: se desplomó el volumen de desinversiones desde los 363 millones de récord de 2016 a los 126.

En esta tarea de las ventas (o salidas a bolsa) de estas startups que hoy están respaldadas por capital riesgo, las grandes empresas españolas apenas han tomado partido. Del Ibex 35, sólo Telefónica ha sido la que ha sacado la chequera en varias ocasiones. Las últimas ventas, entre las que se encuentran la de Social Point (250 millones de dólares), Idealista (270 millones de euros), Ticketbis (casi 200 millones de euros) u Olapic (120 millones de euros), tuvieron compradores extranjeros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios