Viernes, 20.09.2019 - 00:13 h
Un edificio con 99 viviendas

Un empresario de las 'black', frente a la subasta de una finca al deber 23 millones

Una firma luxemburguesa ha solicitado el pago a Can Tamarindo SA y Becerril Pradillo SA, propiedad de Rafael Pradillo, exconsejero de Caja Madrid.

Pisos embargo
Las 'black', una firma en Luxemburgo y 99 casas a subasta por deber 23 millones./ Google Maps

Un empresario salpicado por las tarjetas 'black' de Caja Madrid, Rafael Pradillo Moreno de la Santa, se enfrenta a la subasta de uno de sus inmuebles como consecuencia de una deuda impagada que supera los 23 millones de euros. El acreedor, una firma con sede en Luxemburgo, tratará de cobrar este compromiso con la venta a la puja de hasta 99 viviendas con piscina en un mismo edificio. 

En la calle del Trole número nueve, en uno de los barrios que se desarrolló durante el 'boom' inmobiliario en las afueras del histórico pueblo de Vallecas, se levanta esta construcción. Un edificio con todas las comodidades -edificado en 2008- que tuvo problemas durante su etapa de construcción e incluso llegó a tener las obras paralizadas.  Finalmente, el edificio se entregó pero no sin contratiempos para los vecinos. 

Detrás de su construcción estaban dos sociedades dirigidas y presididas por este exconsejero de Caja Madrid: Can Tamarindo SA y Becerril Pradillo SA, dos promotoras inmobiliarias que no han terminado demasiado bien tras varias décadas de actividad. Pese a continuar ambas en activo, según los datos del Registro Mercantil, las cifras que reconocen haber logrado no son positivas, sobre todo de la segunda de ellas, que lleva sin presentar cuentas desde 2014 cuando registró unas pérdidas de 99.000 euros. 

En cambio, Can Tamarindo si que ha continuado con su actividad y en su balance de 2017, último que se puede consultar, la sociedad había entrado en números rojos con hasta 340.000 euros de pérdidas. Unas cifras que contrastan con las logradas en el ejercicio previo en el que los beneficios superaban los 730.000 euros. 

Ahora, una sociedad radicada en Luxemburgo -denominada Sofia Luxco SARL- reclama a través de una ejecución hipotecaria una deuda de más de 23 millones de euros a estas dos sociedades. Para poder recuperar este dinero, se llevará a cabo una venta en pública subasta de parte de las propiedades de estas sociedades, en concreto, del señalado edificio de la calle Trole. 

A través del portal de subastas del BOE se pone sobre la mesa un conjunto de 99 viviendas de uno y dos dormitorios -e incluso algunos áticos- e igual número de trasteros en lotes individuales.  Ninguno de ellos cuenta con una puja mínima pero tienen un precio de depósito -es decir, que se debe pagar esa cantidad para poder acceder a la puja- que comienza en los 14.000 euros. 

El deudor, Rafael Pradillo, sigue siendo administrador único de Can Tamarindo y CEO de Pradillo Becerril, pero durante su carrera profesional ha desempeñado más cargos. Hasta el año 2008 fue el presidente del PP en el distrito Centro de Madrid, lo que le llevó a una silla en el consejo de Caja Madrid hasta el año 2003. Además, su nombre -más allá de sus relaciones con la hoy Bankia- salió a la luz al ser uno de los altos cargos de la entidad que utilizó las famosas tarjetas 'black'. 

En concreto, y según los registros hechos públicos, Pradillo se habría gastado con estas tarjetas opacas hasta 28.600 euros, entre los que se encontrarían comidas y cenas en conocidos restaurantes de renombre, alquiler de yates y coches de lujo en Ibiza... pero finalmente no fue condenado por la justicia y se libró de las consecuencias. 

Más cerca en el tiempo, Pradillo fue el propietario de la conocida sala de fiestas Florida Park, en pleno Parque del Retiro. El político se llevó un concurso público en 1992 que le permitía la explotación del local durante diez años que fueron renovados hasta 2013, cuando un nuevo concurso se lo arrebató. 

Los malos negocios de Pradillo

Rafael Pradillo ha vivido los días finales de varias de sus empresas ligadas con el sector inmobiliario. Basta con echar un vistazo a la lista de cargos por los que ha pasado durante su carrera profesional para percibir este sentimiento. Inmobiliaria Pradisa, que se extinguió en 1996; Prasa, que llevó el mismo camino en 2001; Armengot -de la que fue vicepresidente- está actualmente en liquidación...

Una larga lista de sociedades que no han terminado de la mejor forma. Pese a ello y según los datos del Registro Mercantil, aún es presidente de Aprovip Viviendas Protegidas 2006 SA y alto cargo de estas dos compañías que ahora se quedarán sin su edificio. 

*Las viviendas subastadas pertenecían a Can Tamarindo y Becerril Pradillo y eran gestionadas por una tercera firma inmobiliaria. Grupo Nefret es propietario de un paquete de viviendas en la misma ubicación calle y número- pero no tiene que ver con el objeto de la información. 

Ahora en Portada 

Comentarios