Miércoles, 12.12.2018 - 00:16 h
Por los nuevos estándares de la UE

Endesa descarta invertir en Compostilla y Teruel y aboca al cierre de las centrales

La compañía traslada al Gobierno su intención de clausurar Andorra y Cubillos del Sil el 30 de junio de 2020, dejando en el aire más de 1.000 empleos.

ENDESA ANDORRA TERUEL
Endesa comunica el Gobierno el cierre inminente de sus centrales térmicas / EFE

A Endesa no le sale rentable invertir en las centrales térmicas de Andorra (Teruel) y de Cubillos del Sil (León), por lo que ha precipitado el cierre que iba a llegar, antes o después. Adecuar ambas plantas a los nuevos estándares normativos de la Unión Europea (UE) supondría cerca de más de 400 millones de euros que la compañía no está dispuesta a destinar.

Endesa ha comunicado al Ministerio de Transición Ecológica su intención de cerrar de manera inmediata ambas centrales y el consejo de administración comunicará la decisión de manera oficial la semana que viene. Aunque la ministra Teresa Ribera asegura no haber recibido la comunicación oficial, fuentes cercanas a las conversaciones entre la compañía el Gobierno confirman que sí es conocedora de este movimiento del consejo de administración.

Por su parte, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha criticado la decisión de cerrar la térmica de Andorra. El líder del Ejecutivo se ha mostrado "molesto" y ha lamentado que la compañía esté "a las maduras", pero no "a las duras". Según ha confirmado, ha podido hablar con Ribera. Aunque ésta le ha asegurado no tener confirmación oficial, si le ha reiterado que hará todo lo posible para que la transición sea justa. Por el momento, Lambán reunirá mañana mismo a los sindicatos y a la alcaldesa de Andorra en el Pignatelli para analizar la situación.

En principio, el cierre efectivo se produciría el 30 de junio de 2020; sin embargo, el aviso al Teresa Ribera se ha efectuado ahora porque apagar las dos centrales requiere de un periodo de tiempo que oscila entre los 12 y los 18 meses.

En línea con la ministra, fuentes oficiales de Endesa subrayan que no se ha presentado una solicitud de cierre, al mismo tiempo que destacan que se siguen sin dar las condiciones regulatorias y de mercado que hagan viable la inversión en estas centrales que permita cumplir la normativa medioambiental europea.

De acuerdo con la información que adelantaba este jueves 'El Confidencial', Ribera habría solicitado a la eléctrica presidida por Borja Prado un plan de recolocación para los miles de trabajos afectados, tanto directos como indirectos. Los sindicatos calculan que suman cerca de 1.000 empleados, que se amplían a 4.000 con las empresas auxiliares y empleos indirectos.

El impacto en las plantillas se empezará a producir ya a partir del 1 de enero de 2019 y Endesa estaría estudiando alternativas para estos trabajadores, así como la puesta en marcha de un programa de desarrollo local a negociar con los ayuntamientos de las poblaciones afectadas, para evitar el impacto en la economía de la región.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios