Resultados de los nueve primeros meses

Endesa ganó 1.511 millones en el tercer trimestre apoyada en la paz laboral

La espectacular subida se explica por el deterioro contable registrado en 2019 debido al cierre de centrales de carbón.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en la junta de accionistas.
El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en la junta de accionistas.
Santiago Carcar

Endesa ganó en los nueve primeros meses 1.511 millones de euros, un 758% más que en el mismo periodo del año anterior. La espectacular subida se explica por el deterioro contable registrado en 2019 por el cierre de las centrales contaminantes de carbón. Los beneficios descansan, además, sobre el colchón de la paz laboral cerrada con el sindicato mayoritario UGT en enero, que le permitió recuperar 515 millones en previsiones destinadas a atender los beneficios sociales de la plantilla. Sin considerar elementos extraordinarios, el resultado ordinario de la compañía creció un 38%.

La empresa estima que la pandemia ha tenido un coste de 81 millones en lo que va de año, con una subida de tan solo un millón de euros respecto al trimestre anterior. La eléctrica atribuye el escaso impacto "a la gestión integral del negocio eléctrico" que le permite paliar la caída de la demanda -un 6% en promedio en la Península- y  afrontar el descenso de los precios mayoristas de la electricidad -36% respecto al mismo periodo de 2019-.

Los números hasta septiembre refuerzan el compromiso de la eléctrica sobre el dividendo. Mantiene el compromiso de repartir el 100% del beneficio ordinario neto anual de 2020 a sus accionistas, aunque recortará el dividendo en 2021 y 2022 para apuntalar el plan inversor.

La compañía que dirige José Bogas ha presentado ya al Gobierno un total de 110 proyectos para captar fondos de reconstrucción de la UE. Los proyectos suponen una inversión total de 19.000 millones de euros, de los que hasta 16.000 millones serían elegibles -en un escenario de máximos- para el dinero de la Unión Europea.

Los resultados de los nueve primeros meses coinciden con un nuevo periodo de agitación laboral tras la firma del V Convenio a principios de año. CC OO planea impugnar ante la Audiencia Nacional el convenio  al entender que el acuerdo laboral, además de recortar los beneficios sociales de 26.000 activos y jubilados, afecta a otros derechos básicos de los trabajadores. El choque tiene nuevos protagonistas. CCOO ha elegido un nuevo secretario general en Endesa -Ricardo Serrano- y la eléctrica, un nuevo director de relaciones laborales, Elías García Soto.

El pulso prolonga en los tribunales un enfrentamiento que duró más de dos años y que forzó el arbitraje del exministro de Trabajo Manuel Pimentel, con un laudo declarado ineficaz, pero después de que el nuevo convenio fuera publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y adquiriera plena validez jurídica. Las medidas contempladas en el convenio colectivo permitieron a la compañía el retorno de una provisión de 515 millones de euros. Fue un bálsamo contable. Gracias a él, el beneficio neto alcanzó los 844 millones de euros en el primer trimestre.

Mostrar comentarios