De 3.300 MW

Endesa 'se borra' de la subasta de las renovables en plena escalada de precios

La eléctrica explica que su estrategia esté orientada hoy "prioritariamente" a promover su propia generación para suministrar a largo plazo a sus clientes.

José Bogas Endesa
José Bogas
ENDESA

Endesa no ha acudido finalmente a la subasta para conceder nuevas licencias por un total 3.300 MW de energías renovables celebrada hoy, según han informado a Europa Press en fuentes de la compañía controlada por el Grupo Enel. El lanzamiento de esta nueva subasta por el Gobierno se produce en un momento marcado por la tensión en el precio de la luz. De hecho, el precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista alcanzará hoy los 207,14 euros el megavatio hora (MW/h) en el que será el martes más caro de la historia.

La eléctrica ha explicado que la subasta obligatoria de energía que contiene el real decreto ley para 2022 ("que nos sustrae energía ya vendida a clientes") y su posición corta en producción respecto a la cartera de clientes, que les obliga a comprar en el pool, hacen que su estrategia esté orientada hoy "prioritariamente" a promover su propia generación para suministrar a largo plazo a sus clientes.

La no concurrencia a la subasta de las eléctricas más afectadas por el real decreto de 14 de septiembre que incorpora medidas para frenar la escalada de la luz, incluyendo recortes a los ingresos de las compañías, puede deslucir la puja y pone de manifiesto que el sector mantiene serias discrepancias con el Gobierno sobre esta normativa, informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Se trata de la segunda subasta realizada bajo la nueva metodología, consistente en pujar a la baja en el precio al que se ofrece producir la luz con las energías renovables, tras la realizada en enero, en la que se impuso un nuevo entrante, como Capital Energy. La nueva subasta reserva 1.500 MW para eólica terrestre, 700 MW para fotovoltaica y 30 MW para fotovoltaicas de generación distribuida con carácter local.

Durante el resto del año está prevista la celebración de otros procedimientos de concurrencia competitiva para un mínimo de 200 MW de energía solar termoeléctrica, 140 MW de biomasa y 20 MW para otras tecnologías. La última subasta de potencia renovable se celebró el pasado 26 de enero, adjudicándose algo más de 3.000 MW eólicos y fotovoltaicos a unos 25 euros por MWh, un precio muy inferior a los que registra el mercado mayorista de la electricidad.

Anteriormente, con el Gobierno del PP de Mariano de Rajoy, se celebraron otras dos subastas más en 2017 en la que se adjudicaron algo más de 8.000 MW. Las grandes eléctricas -Endesa, Iberdrola y Naturgy-, junto a Capital Energy -que se hizo con más de 620 MW eólicos-, EDP Renováveis (EDPR) y Acciona fueron las grandes vencedoras en la subasta de renovables de enero.

La puja contó con una elevada participación por parte del sector empresarial, con más de 80 agentes y adjudicación para más de una treintena. Estas subastas pasan por ser también una herramienta clave para alcanzar los compromisos que han sido trasladados al Plan Nacional Integrado de Energía Clima (PNIEC) 2021-2030, que prevé la instalación de en torno a 60 gigavatios (GW) renovables en la próxima década, pero también con el objetivo de maximizar el ahorro para la factura eléctrica.

El Gobierno cuenta con un calendario indicativo hasta 2025 con el que se prevé poner en juego un mínimo de casi 20 gigavatios (GW) mediante estas subastas. La fotovoltaica será la tecnología dominante, con un volumen acumulado mínimo de 10 GW a subastar en los próximos seis años; seguida de la eólica, con unos 8,5 GW; la solar termoeléctrica, con 600 MW; la biomasa, con 380 MW; y otros 60 MW destinados a otras tecnologías como biogás, hidráulica o maremotriz, entre otras.

Mostrar comentarios