Parada desde el pasado 2 de marzo

Una válvula de venteo causó la fuga de agua de la central nuclear Vandellòs 2

La central había estado registrando un pequeño aumento del volumen de agua recogido en los sumideros del interior del edificio de contención.

La central nuclear Vandellòs II. (EFE)
La central nuclear Vandellòs II. (EFE)

Una válvula de venteo causó la fuga de agua de la central nuclear Vandellòs II, que sigue parada desde el pasado 2 de marzo, día en el que se detectó la fuga, según informa la operadora ANAV (Asociación Nuclear Ascó Vandellòs).

Durante los próximos días se realizará la intervención necesaria para reparar la soldadura de la válvula de venteo que originó la pérdida de agua, notificada al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) el pasado viernes, 2 de marzo.

El equipo técnico de ANAV ha trabajado en la planificación de las tareas que ejecutar y ha decidido ampliar el programa de trabajo a una intervención en la línea de drenaje de los generadores de vapor, y una extensión de la inspección a soldaduras similares.


La central había estado registrando durante las últimas semanas y, de acuerdo a los procedimientos establecidos, un pequeño aumento del volumen de agua recogido en los sumideros del interior del edificio de contención.

En todo momento, este volumen se ha mantenido en valores unas treinta veces inferiores a lo establecido en las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF) de la central.

En el marco de estas tareas de seguimiento, durante la mañana del 2 de marzo el equipo que seguía la incidencia identificó, mediante una inspección robotizada, la zona de origen del goteo.

Ante la imposibilidad de determinar si la procedencia era o no un componente de la barrera de presión, se decidió iniciar la parada de la planta para acceder y establecer las actuaciones correspondientes.

En esta segunda inspección se confirmó la existencia de un goteo de agua en la soldadura de una válvula de venteo, por lo cual y, de acuerdo a lo establecido en las ETF, se determinó llevar a la planta a parada fría y preparar el programa de intervención.

La central se encuentra parada y en condición segura, según ANAV, organismo que también sostiene que el suceso no ha tenido repercusión para las personas o el medio ambiente.

El pasado lunes, Ecologistas en Acció denunció que la central había operado al menos durante dos semanas "de forma peligrosa" y no paró inmediatamente, tal como marcan las ETF, al detectar una fuga de agua "contaminada".

Según la federación ecologista, la fuga de agua procede de la barrera de presión del circuito primario, situado dentro del recinto de contención, y acusó al CSN de un "exceso de permisividad" hacia los titulares de las centrales.

Ahora en portada

Comentarios