Martes, 19.06.2018 - 16:40 h
Tras la sentencia de la Audiencia Nacional

Enmienda judicial a la CNMC: decidirá de nuevo sobre la batalla entre HP y Oracle

El Tribunal Supremo obliga al organismo de la competencia a dilucidar si hubo abuso de posición dominante de Oracle sobre HP en España.

Oracle para portada
El CEO de Oracle, Larry Ellison.

Es una batalla que viene de largo. Ahora, la CNMC deberá decidir sobre ella. Por segunda vez. El Tribunal Supremo obliga al organismo de la competencia a estudiar de nuevo si el gigante del ‘software’ informático Oracle incurrió en un abuso de posición dominante respecto a Hewlett-Packard en España.

Todo se inicia en el año 2011. HP denunciaba a Oracle por supuestas conductas de abuso de posición dominante en el terreno de la gestión de bases de datos relacionales. Lo hacía en España, pero también a nivel global. ¿La razón? El denunciado decidió suspender todos sus desarrollos de software para el procesador Itanium de Intel, utilizado por HP en su familia de servidores Integrity. Lo hizo a finales de 2011. Entendían que era obsoleto.

Las maniobras de Oracle

La propia HP ofreció a Oracle asumir el coste de la portabilidad de la nueva versión de su software al procesador Itanium. No fue aceptado. Ese movimiento junto con una reconfiguración de los precios los servidores de Sun Microsystem, el gigante que compró en el año 2009, le expulsaba, según HP, del mercado. Pero quedaba por demostrar si ese movimiento, que claramente tenía como objetivo competir contra HP en el mercado de los servidores, era un abuso de posición dominante.

La CNMC concluyó en un informe de 80 páginas que no había quedado suficientemente acreditada esa posición de dominio de Oracle en el sector de las bases de datos. Esta resolución fue recurrida por HP ante la Audiencia Nacional. Este tribunal no sólo lo estimó y entendió que el organismo de competencia debía pronunciarse, sino que también le señaló que debía hacerlo en un sentido: sí que había un abuso de ese dominio.

“Todo respondía a una estrategia encaminada a impedir que HP pudiese continuar en el mercado de servidores de bases de datos de alto rendimiento, sin que se haya quedado acreditado suficientemente que el procesador Itanium se encontrase en obsolescencia”, apuntaba la Audiencia Nacional en su sentencia. En ella, daba por buena la delimitación del mercado de HP sólo a las bases de datos de alto rendimiento, en la que Oracle sí controlaba entre el 70 y el 80 por ciento.

El TS enmienda a la Audiencia Nacional… y a la CNMC

La sentencia de la Audiencia Nacional tuvo lugar en septiembre de 2015. Dos años y medio después, el Tribunal Supremo se ha pronunciado tras el recurso por parte de Oracle y del propio Gobierno a través de la Abogacía del Estado. La sentencia enmienda la Audiencia Nacional y también a la propia CNMC.

El Tribunal Supremo asegura en la sentencia, hecha pública el pasado mes de abril, que la CNMC “no realizó una valoración pormenorizada del material probatorio disponible”, ni tampoco examinó la relación de hechos que se recogía por la Dirección de Investigación del propio organismo. Eran motivos más que suficientes para anular la resolución.

Sin embargo, el Alto Tribunal no va al fondo de la cuestión, como sí hizo la Audiencia Nacional. Se limita a ordenar la retroacción de la ‘batalla’ al momento anterior a la decisión de si hay o no abuso de posición dominante para que reanude la tramitación, “recabando la información y practicando las pruebas complementarias necesarias”. La batalla, que arrancó ahora hace siete años, continuará.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios