Miércoles, 26.09.2018 - 09:24 h
Crece el furor por este juego en España

Escape Room: cuando intentar salir de una habitación se convierte en negocio

Las salas de escape han alcanzado su punto máximo de popularidad en España y cada vez nuevas empresas se lanzan a este mercado.

Escape Room
Las Escape Rooms proceden de Silicon Valley / Pixabay

Entras en una habitación. Te dan una serie de instrucciones y te dejan dentro. Si quieres salir, debes resolver un enigma -normalmente un asesinato o delito- en un tiempo determinado (normalmente, 60 minutos). Si no lo consigues, pierdes. Esta dinámica, que recuerda a la de muchos juegos de mesa típicos de la infancia -el Cluedo, La Herencia de Tía Ágatha...- ha pasado a convertirse en una realidad y en un negocio para muchos en España. Se llaman Escape Rooms y viven su momento álgido gracias a la pasión que han desatado entre todo tipo de personas.

Como muchas cosas, esta moda procede de Silicon Valley, donde estas 'habitaciones de escape' nacieron en las empresas como forma de motivar y a la vez potenciar las habilidades de los empleados. Si bien la idea viene del cine. En concreto, de la saga de terror 'Saw', en la que el asesino ponía una serie de pruebas a sus víctimas para darles la posibilidad de escapar de su destino. Normalmente, tenían una hora para resolverlas y siempre discurrían en una habitación en la que estaban encerrados.

Así, el negocio llegó primero a España a través de Barcelona, ciudad pionera que abrió sus primeras Escape Rooms en 2012. Actualmente, habría más de un centenar de empresas dedicadas a este negocio y 180 salas diferentes, según el buscador especializado en estos juegos Escape Room Lover. Sí, porque incluso existen buscadores online para encontrar la sala más acorde con los gustos de cada uno en diferentes ciudades, lo que da buena cuenta del furor que causa este juego.

En 2015 llegaron a Madrid y después a Valencia, Sevilla, Zaragoza, Santander, Málaga, Bilbao e incluso a ciudades más pequeñas, como Cuenca o Albacete. Es decir, es un negocio que ya está repartido por toda España y del que muchos hablan ya de una posible burbuja o saturación. Aunque las previsiones apuntan a que tendremos Escape Rooms para rato, porque el sector prevé seguir creciendo al mismo ritmo en los próximos años.

Para familias, empresas, celebraciones...

Por lo general, estas salas de escapismo ofrecen a los clientes juegos con una duración máxima de 60 minutos para resolver el enigma. El servicio suele ser para grupos que pueden ir desde las dos personas a más de 10, dependiendo del tamaño de la sala. Además, hay diferentes opciones según quién acuda, ya que hay juegos para familias, para amigos y también para empresas. Porque esta tendencia también ha llegado a algunas compañías, que fomentan mediante estas actividades la unión de su plantilla y también su imaginación y lógica. Además de comprobar el rendimiento de sus empleados en este tipo de situación límite.

Así, el Escape Room se ha convertido en un lugar para celebrar cumpleaños, reuniones de amigos... e incluso pedidas de matrimonio o despedidas de solteros. Es decir, que se ha convertido en una alternativa de ocio importante y, por ende, en una alternativa de negocio. Aunque el sector no dispone aún no de cifras oficiales debido a su juventud, se estima que en todo el mundo ya existen 4.000 empresas dedicadas a ello, 500 en España.

El modelo de negocio estándar es el de una pyme con una decena de empleados que se inicia en este sector como una oportunidad de negocio con visos de crecimiento. La inversión que conlleva, en el caso de las firmas que apuestan por Escape Rooms de calidad y un servicio competitivo, supera el millón de euros, ya que normalmente disponen de varias salas para atender a varios grupos a la vez. En cuanto a los precios, varían en función de cada empresa y del número de personas, si bien la media ronda los 30 euros por persona.

"Hay gente que se está subiendo al carro"

Pero, ¿cómo se le ocurre a un emprendedor poner en marcha un negocio de este tipo? En el caso del francés Romain Reiaud fue a través de una búsqueda cuando pensó en instalarse en Barcelona. Este empresario hizo una investigación para detectar qué negocios no existían o eran incipientes en la Ciudad Condal, y dio con el modelo de los Escape Rooms. "Detecté que en esta ciudad apenas existían estas salas, había dos o tres entonces", comenta a este medio acerca de cómo era la situación hace cuatro años, cuando él se lanzó con Mystery Escape, que dispone de cuatro salas de escape.

Desde entonces su empresa, situada en la Avenida Diagonal, no ha hecho más que crecer. Sobre todo, el principal impulso de los últimos meses viene de la mano de las empresas, que cada vez eligen más estos espacios para celebrar tanto fiestas como jornadas de networking. "Las compañías buscan sitios grandes para celebrar estos eventos. Además, nosotros disponemos de una sala de observación desde la que los jefes pueden ver cómo sus empleados se desenvuelven en situaciones límite en la que tienen que demostrar su destreza y habilidades", señala Reiaud. 

En cuanto a la situación del sector, el empresario francés reconoce que ahora, cuando Barcelona tiene más de 100 negocios de este tipo, la situación "se ha disparado mucho, hay algo de saturación". Por eso, indica que hay gente que quiere aprovecharse del 'boom' "con salas que no ofrecen un servicio de calidad con las que solo buscan ganar dinero fácil". En su Escape Room, el precio medio por persona es de 20 euros y cada sala acoge un máximo de cinco participantes.

En la misma línea opina Eva López, de la sala madrileña Yeabi, ubicada en el barrio de Vallecas. Abrieron en octubre del año pasado y ya están trabajando para abrir un segundo Escape Room en la misma zona ante el éxito que están teniendo. Como señala, "hay gente que se está subiendo al carro, pero no creo que esos negocios aguanten, porque al final el cliente demanda innovación tecnológica y un servicio que le enganche". Sus servicios cuestan desde los 44 euros para dos personas a los 84 euros para grupos de seis, el máximo permitido.

López se decidió a abrir una de estas salas porque le gustaba jugar y, aunque reconoce que es un negocio rentable, "con una sola sala te genera para cubrir costes, por eso queremos abrir dos". Así, este negocio camina viento en popa con multitud con cada vez alternativas. Ya hay hoteles con salas de escape, como el Hotel NH Las Artes de Valencia, ciudad en la que recientemente ha abierto el primer Escape Room dedicado a Harry Potter.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios