Sábado, 15.12.2018 - 22:31 h
Por doble imposición en ambos países

Pugna 'amistosa' entre España y Suiza por los impuestos del gigante Novartis

El gigante farmacéutico asume que la Agencia Tributaria le había levantado actas fiscales por casi 17 millones, que han lastrado su resultado.

Sede de la farmacéutica Novartis
España y Suiza negocian por los impuestos de la farmacéutica Novartis. / Efe

Es uno de los gigantes de la industria farmacéutica y, al mismo tiempo es una 'rara avis' en su sector porque, además de vender medicamentos, es dueña de una de las bodegas más renombradas de la Península Ibérica. Novartis, el gigante suizo propietario de Abadía Retuerta, gana casi 53 millones de euros con su actividad en España, pero también tiene detrás una batalla legal por sus impuestos.

La multinacional helvética explica en su último informe anual del ejercicio 2017 que España y Suiza están negociando por su fiscalidad. Se trata de los impuestos abonados entre los años 2011 a 2014, según indica en la memoria que ha remitido al Registro Mercantil. En concreto, a su Impuesto sobre Sociedades, IVA y Renta a las Personas Físicas. Y, de esas inspecciones, resultaron unas actas a abonar al fisco por importe de 16,9 millones de euros, incluyendo los intereses de demora, detalla.

"Los ajustes formalizados en las citadas actas", explica "traen su causa principalmente en la revisión de las condiciones aplicadas por la compañía en sus operaciones vinculadas", aunque no las enumera. Por ello, adelantaba que en este 2018, Novartis España iba a solicitar a la Agencia Tributaria que abriese un "procedimiento amistoso" entre las autoridades fiscales españolas y las suizas "con el objetivo de suprimir la doble imposición" que, a su juicio, realizó Hacienda.

Novartis explica a La Información que ese procedimiento "amistoso" ya está en marcha pero no desvela más detalles sobre en qué momento se encuentran esas negociaciones.

Impacto en el balance

Sí asume que este procedimiento ha tenido un impacto en su balance. En concreto, indica que "el importe a pagar derivado de dichas actas" ya fue registrado en su totalidad contra la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio 2017 y los cifra: 13,9 millones de euros como gasto de impuesto sobre sociedades; otros 2,1 millones como gastos financieros y 0,9 millones más como gastos de personal.

Novartis, que está detrás de medicamentos como el Sintrom o Voltarem, asume que, en ese último ejercicio, la rentabilidad de su filial se ha visto así golpeada. Ha pasado de ganar más de 56,2 millones de euros a quedarse en 52,8 millones. Una cifra que, en su totalidad, ha destinado a reservas y no ha repatriado a Suiza vía dividendo.

Recorta su beneficio a pesar de que su volumen de ingresos remontó ligeramente. El gigante suizo se queda cerca de la barrera de los 1.000 millones de euros. En concreto, ingresó 991,1 millones, un 1% más que en el año previo, aunque no desvela su evolución por marcas.

La compañía suiza, que en 2016 vendió su sede en Barcelona, mantuvo su apuesta industrial y su sede social en Cataluña a pesar de la crisis independentista. Y sigue invirtiendo, porque el pasado año destinó 24,2 millones de euros, sobre todo, a las nuevas instalaciones de su fábrica de Barberá del Vallés. La que no le ha dado alegrías en los últimos años ha sido su filial bodeguera, porque Abadía Retuerta le ha supuesto pérdidas acumuladas de más de 50 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios