Miércoles, 11.12.2019 - 20:06 h
Criterios más flexibles para los bancos pequeños

Europa ultima los colchones de la banca y calienta el mercado de 'deuda anticrisis'

La Junta Única de Resolución (JUR) comunicará a las entidades el capital que necesitan para recapitalizarse por sí mismas en el primer trimestre.

Europa ultima los colchones de la banca y calienta el mercado de 'deuda anticrisis'
Europa ultima los colchones de la banca y calienta el mercado de 'deuda anticrisis'. / L.I.

Los bancos españoles ya saben cuál va a ser tanto el tamaño como el tiempo del que disponen para cumplir con los colchones de solvencia que deberán rellenar para hacer frente a futuras crisis y rescatarse por sí mismos en caso de quiebra, sin la necesidad de recurrir a dinero público. Los niveles de capital y de 'deuda anticrisis' que deberán mantener los principales bancos españoles los establece la Junta Única de Resolución (JUR) y está previsto que la comunicación formal de los mismos, a través del Banco de España, llegue en las próximas semanas, antes de que concluya el primer trimestre del ejercicio, según fuentes financieras.

El pasado mayo, la JUR fijó los requisitos mínimos de fondos propios y pasivos exigibles (MREL, según sus siglas en inglés) para Santander, BBVA y Sabadell, las tres entidades españolas con una presencia significativa fuera de la zona euro. El turno de los otros nueve bancos españoles cuya supervisión depende de Europa llega ahora, lo que favorecerá que se active el mercado y se reanuden las emisiones de 'deuda anticrisis' en esta primera mitad de 2019.

El colchón que debe construir cada banco viene determinado de forma individual para cada uno de ellos en función de su tamaño, el nivel de riesgo y otras características particulares. La JUR, organismo que preside la alemana Elke König, mantiene conversaciones con las entidades desde hace meses para fijar la dimensión de estos requerimientos y el calendario para su cumplimiento. En cualquier caso, la cifra exacta de MREL no está cerrada de forma definitiva.

Los bancos más pequeños, con un menor acceso al mercado de capitales, dispondrán de una mayor flexibilidad para cumplir con el colchón. “Aquellas entidades con un acceso al mercado más fácil tendrán un calendario más exigente que las que tienen más trabajo por delante”, comenta una de las fuentes consultadas.

Emisiones de entre 50.000 y 60.000 millones

Según las estimaciones de Standard & Poor’s (S&P), que asume un requerimiento medio de MREL del 23% sobre Activos Ponderados por Riesgo (APRs), la banca española aún deberá emitir durante los próximos años entre 50.000 y 60.000 millones en instrumentos con capacidad de absorción de pérdidas (CoCos, deuda subordinada y deuda senior no preferente) para cumplir con las exigencias regulatorias. Este nivel de emisiones puede ser algo inferior, ya que la JUR ha accedido a contabilizar un pequeño porcentaje de deuda senior como MREL.

Sea como fuere, no parece que los principales bancos vayan a tener problemas para completar sus colchones de capital. Tras un cierre de 2018 nefasto por Italia y el Brexit, entre otros factores, ahora hay apetito entre los inversores, por lo que se esperan más emisiones en este comienzo de año aparte de las que realizaron CaixaBank y Abanca, que colocaron 1.000 millones y 350 millones en deuda senior no preferente y deuda subordinada, respectivamente.

Precisamente, Leopoldo Alvear, director financiero de Bankia, se mostró confiado el pasado en la charla con analistas correspondiente a los resultados anuales del banco respecto a la capacidad de la entidad para emitir unos 4.000 millones en MREL durante los dos próximos años. “El mercado va a estar ahí para los inversores españoles, el año pasado acabó muy mal, pero con el comienzo de 2019 los inversores han vuelto con la página en blanco”, comentan desde un banco de inversión, desde el que recuerdan, no obstante, la deuda senior no preferente se ha encarecido significativamente respecto a los niveles vistos hace un año.

Prueba de ello es el precio de la última colocación de CaixaBank. El banco catalán pagó un cupón del 2,375%, mientras que meses atrás, en abril, lo fijó en el 2,25% en una colocación de deuda subordinada (Tier 2), de mayor riesgo que la senior no preferente por su orden de prelación en caso de quiebra.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING