Miércoles, 18.09.2019 - 01:46 h

Facebook admite que la 'tasa tech' de Sánchez afectará a sus cuentas en España

La compañía reconoce en su informe anual en la SEC que el impuesto español, al igual que los de Reino Unido o Francia, tendrá impacto en su negocio.

Mark Zuckerberg ha vivido un 'annus horribilis' al frente de Facebook
Zuckerberg admite que, con toda probabilidad, la tasa tech le afectará / EFE

Facebook tendrá que pasar por caja. Y sus cúpula es consciente de que así será y por ello advierte a sus inversores. La red social confirma en su reporte anual ante el regulador estadounidense (SEC) que el llamado 'impuesto tech', impulsado y aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez y con el que pretende recaudar 1.200 millones de euros durante este primer año, le obligará con toda probabilidad a rascarse el bolsillo.

La tecnológica ya se pone la venda. En los factores de riesgo de su informe anual incluye los diferentes cambios en las leyes fiscales de los diferentes mercados en los que opera. Y España es uno de ellos. La compañía admite que el impuesto español, junto con el de Reino Unido, Italia y Francia, plantea gravar los servicios digitales e incluye "el negocio de las plataformas de redes sociales y los marketplaces". "Y probablemente se aplicará en nuestro negocio", remacha.

Facebook es, junto con otros gigantes como Amazon o Google, una de las señaladas con este nuevo impuesto que deberá ser aprobado en el Congreso de los Diputados. Vive de la publicidad digital en su plataforma, por lo que, con toda seguridad, deberá pagar el 3% de sus ingresos, a partir de la entrada en vigor.

¿Cuál es su negocio en España de la red social de Zuckerberg? Se desconoce, pues a través de su filial en el país sólo ha declarado en estos años los ingresos por servicios de marketing y promoción a la matriz irlandesa. Esta es una estructura fiscal utilizada por muchos de los gigantes del sector y que tiene por objeto la reducción al mínimo de la factura tributaria. Fue a finales de 2017 cuando anunció un cambio de organización: las ventas se registrarán en España y, por tanto, tributarán aquí. "Creemos que una estructura de ventas local proporcionará un mayor transparencia a los gobiernos", apuntó su responsable financiero.

Esa misma filial declaró en el año 2017 unos ingresos de 10,1 millones de euros y unas pérdidas de casi un millón. Pero este no es el negocio real. La organización Infoadex estima que generó un volumen de negocio total en España de más de 150 millones de euros (y Google supera los 650 millones). El impuesto supondría el pago de 4,5 millones a las arcas del Estado a través del 'impuesto tech'.

Hasta la fecha, la compañía es la única de las cinco grandes tecnológicas que no se ha visto las caras con la Agencia Tributaria. No ha recibido ninguna investigación por sus cuentas, como sí lo ha hecho Google (que regularizó en 2013 y revisó al alza los precios del contrato con la irlandesa en 2016), Amazon (pagó 2,2 millones en 2016); Microsoft (con 30 millones de deuda en dos pleitos con Hacienda), y Apple.

Los pagos en acciones, también vigilado

Al margen de lo reportado sobre el impacto del nuevo impuesto implantado por el Gobierno de Sánchez, Facebook advierte a sus empleados de que deberán informar a la Dirección General de Comercio e Inversiones (DGCI), dependiente del Ministerio de Economía, la propiedad de 'stock-options' -entregadas dentro del plan que hoy tiene en marcha en su plantilla-. "Si el valor de las acciones adquiridas o vendidas supera los 1.502.530 euros (o el participante posee el 10% o más de la compañía), la declaración debe presentarse dentro del mes siguiente a la adquisición o venta", apunta.

El plan que hoy tiene la compañía activo arrancó en el año 2012. Permite la concesión de 'acciones restringidas' (condicionadas a la permanencia en eql equipo durante un tiempo limitado y que permite cobrar dividendos). En total, sólo en los dos últimos ejercicios la compañía desembolsó casi 2,5 millones de euros por este concepto.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios