Viernes, 18.10.2019 - 06:35 h
En Reino Unido

Ferrovial reduce sus pérdidas hasta los 6 millones tras cerrar el conflicto de Amey

La compañía de Del Pino ha cerrado el primer semestre con unas ventas de 2.603 millones de euros, un 5,3% menos que en 2018. 

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, y su consejero delegado, Íñigo Meir
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, y su consejero delegado, Íñigo Meirás / FERROVIAL 

Ferrovial empieza a salir del bache tras cerrar el conflicto de su filial birtánica de servicios Amey. Durante el primer semestre de 2019, la compañía que encabeza Rafael del Pino ha conseguido rebajar las pérdidas hasta los 6 millones de euros desde los 72 millones con los que había cerrado el mismo periodo del ejercicio anterior, tal y como ha comunicado la propia compañía a la CNMV.

Por su parte, las ventas se situaron en 2.603 millones de euros -una caída del 5,3% en términos comparable- afectadas principalmente por la caída de las ventas de Construcción. Es precisamente en este área en el que las cifras de la compañía se han resentido en mayor medida, con una caída del 8,6% en términos comparables durante los primeros seis meses del año anterior.

El resultado bruto de explotación de la compañía fue negativo en 116 millones como consecuencia de una provisión de 345 millones de euros para la división de Construcción durante el primer trimestre por posibles pérdidas derivadas de varios proyectos en Estados Unidos.

Más allá de las propias cifras, Ferrovial ya excluye de sus propias cuentas los datos de su división de servicios que hace unos meses colgaba el cartel de 'se vende'. Pese a ello, la compañía de Rafael del Pino detalla que este negocio facturó 3.597 millones hasta el mes de junio, un 10,5% más que en el mismo periodo del año pasado. Mención aparte merece, dentro de esta división, el porcentaje que le corresponde al mercado británico, un 22,7%. 

Las ofertas de servicios, la próxima semana

La compañía ha 'dividido' su área de servicios en dos paquetes diferenciados. Por un lado, la parte británica está comenzado con el proceso de 'due dilligence' una vez solventado el contencioso que tenía en la ciudad de Birmingham. Por otro, el resto del negocio, que tal y como ha comentado el director financiero de la compañía, Ernesto López Mozo, tienen previsto comenzar a recibir ofertas "en las próximas semanas". 

La compañía constructora se vio obligada a provisionar las posibles consecuencias del contrato de Birmingham para poder declarar a Amey, su filial de servicios en Reino Unido, como 'disponible para la venta'. Para ello, puso sobre la mesa 774 millones lo que le llevó a los números rojos en el ejercicio anterior. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios