"Disponemos de gran solidez financiera"

Ferrovial reconoce el retraso en la venta de Servicios y confía en cerrarla en 2021

El grupo de Rafael del Pino, que dispone de una liquidez total de 6.631 millones en caja, ha vuelto a poner sobre la mesa las dificultades que encara la operación que cuenta con Morgan Stanley como asesor.

Rafael del Pino
Rafael del Pino, presidente de Ferrovial
EFE

Los planes de desinversión de Ferrovial han vuelto a tropezar con las dificultades que entraña la venta de su filial de Servicios Medioambientales (Cespa), una operación en la que el grupo que pilota Rafael del Pino está siendo asesorado por Morgan Stanley. El presidente de la multinacional ha admitido en la junta de accionistas de este viernes que el proceso se está retrasando "más de lo previsto", aunque ha asegurado que confía en cerrar la venta antes de que acabe el año en curso. Del Pino ha lanzado un mensaje tranquilizador a sus inversores: "Estamos trabajando para seguir registrando progresos ciertos este mismo año".

Entre los obstáculos a los que se enfrenta Ferrovial en la venta de su filial está el gran volumen de la división: con 5.000 millones de euros de ventas y una cartera de activos de cerca de 13.000 millones. Además, la operación coincide con la venta de Urbaser (antes división de ACS), en manos del gigante asiático China Tianying (CNTY). Dentro del negocio de ambas sociedades destaca la gestión de residuos y la prestación de servicios urbanos, por lo que podrían competir por un perfil de inversor muy similar.

El presidente de la multinacional española ha hecho hincapié en el buen estado de salud del grupo constructor, pese a que la compañía terminó 2020 en 'números rojos' por valor de 410 millones de euros: ""Disponemos de gran solidez financiera". Ferrovial contaba con una caja total de 7.964 millones de euros a 31 de diciembre. del pasado ejercicio. Del Pino ha destacado que estas cifras son el resultado de la respuesta de la sociedad frente a la crisis sanitaria y económica del coronavirus, escenario que llevó al grupo a reforzar su posición de liquidez para garantizar la continuidad de los negocios.

La posición de caja de Ferrovial ascendía al cierre del pasado año a cerca de 2.000 millones. Adfemás, el grupo redujo su endeudamiento en un 14%, hasta los 2.541 millones de euros. Por otro lado, el presidente del grupo ha destacado que la constructora realizó inversiones por valor de 286 millones, mientras que las desinversiones anuales de la compañía superaron los 500 millones, entre otras operaciones, con la venta de los negocios de servicios en Australia, que inyectaron a la empresa 300 millones de euros.

El parón aéreo asestó el peor golpe a la empresa española. El 'coto' global a los viajes internacionales, intensificado por las restricciones a las entradas y salidas en Reino Unido, derivó en un recorte del 72,7% del tráfico en Heathrow, el aeropuerto estrella del grupo, lo que se saldó con una caída de las ventas del 61,7%. Ferrovial ya detalló que Heathrow cuenta con una tesorería y líneas de crédito comprometidas por valor de unos 3.900 millones de libras, un balón de oxígeno con el que la compañía espera poder atender todas las obligaciones de pago del activo, al menos hasta abril del próximo año, en caso de que se vuelva a un escenario sin ingresos, o bien hasta 2023, si se cumplen las previsiones de tráfico que por el momento se valoran en el seno de la sociedad.

Mostrar comentarios