Martes, 12.11.2019 - 14:30 h
Problemas para una pionera del sector

La fintech española Digital Origin ejecuta un ERE que afecta al 40% de su plantilla

La dueña de una plataforma de pagos (Paga+tarde) y de préstamos rápidos (Quebueno) negocia una ronda de 20 millones, la mitad de lo esperado.

El equipo fundador de Digital Origin.
El equipo fundador de Digital Origin. / Digital origin

Malos tiempos para una de las startups ‘fintech’ más destacadas del panorama español. Digital Origin, dueño de sendas plataformas de aplazamientos de pagos (Paga+tarde) y préstamos rápidos (Quebueno), ha anunciado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta al 40% de su plantilla en España. La compañía, con matriz en Reino Unido y sedes en Madrid y Barcelona, comunicó la pasada semana la medida, que se produce meses después de las negociaciones para una gran ronda de financiación de deuda y capital.

Digital Origin fue fundada en el año 2011 por Rolf Cedestrom, Pascal Pegaz-Paquet y Marta Plana (exconsejera de la antigua Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y también presidenta del Foro Fintech). Esta última lleva desde mediados de año fuera de la compañía y ha aterrizada en el equipo directivo del F.C. Barcelona como responsable del Barça Innovation Hub.

Ahora, la compañía, según confirman tres fuentes con conocimiento a La Información, ha comunicado formalmente a su equipo la ejecución de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para el 40% de su equipo. No hay cifras oficiales sobre el número total de empleados, pero las estimaciones de dos de esas fuentes la colocan entre 100 y 120 personas entre todas sus sedes. Este medio ha tratado de recabar la versión oficial de la compañía, pero hasta ahora no ha sido posible.

La clave hay que encontrarla en las dificultades, según explican, para negociar una nueva inyección de dinero en el proyecto. El equipo gestor había salido al mercado en el primer semestre del año pasado para tratar de captar hasta 150 millones entre capital y deuda, dinero con el que prestar a sus clientes tanto en el aplazamiento de los pagos como en los créditos rápidos y con el que abordar y refinanciar parte de las deudas acumuladas. Hasta ahora, sólo había hecho oficial una primera ampliación de capital del año 2015 de 15 millones de euros aportados por el fondo de capital riesgo holandés Prime Ventures.

A preguntas de este medio, Rolf Cedestrom confirma la medida y asegura que se encuentran en la fase final de cierre de una ronda de 20 millones de euros de capital, "pero la perspectiva era cerrar una de 40 o 50 millones". Por tanto, según él, "tenemos que bajar el ritmo de inversión y suprimir algunas funciones". El directivo insiste en que la estrategia se mantiene aunque "vamos a ir más despacio".

¿Quién controla hoy Digital Origin? Además de Prime Ventures, destacan como accionistas los propios fundadores, junto con la sociedad Blueberg Capital CV, con sede en Holanda; las luxemburguesas E-Clectic Private Equity, Guillaume Properties SA, y la suiza Westsant AG, según la última comunicación que hizo al registro mercantil británico (Companies House).

Un negocio peliagudo

El de Digital Origin es un negocio muy peliagudo. Sus dos marcas se basan en aplazamientos de pago y créditos rápidos al consumo, con tipos de interés elevados. El primero de ellos es Pagamastarde, un servicio que se integra en la pasarela de pago de comercios en internet con el que se aplaza el pago por parte del cliente en varias cuotas, con su correspondiente tipo por cada una de ellas.

El otro servicio disponible en el grupo es Quebueno.es, uno de los muchos servicios de créditos rápidos por internet (entre sus competidores están algunos como la española Vivus o la británica Wonga, que ha colapsado por un aluvión de reclamaciones de sus clientes). Para nuevos clientes, esta plataforma ofrece un préstamo al instante de 300 euros con unos intereses de 62,3 euros tras pagarlo un mes más tarde (una Tasa Anual Equivalente -TAE- del 2424.60%.

Sede en Reino Unido y operaciones en España... y deudas

Digital Origin es la cabeza de un holding  con sede en Reino Unido desde que se fundó en el año 2011. De ella cuelga la sociedad española NBQ Corporate, que hace a su vez de ‘mini-holding’ de todas las sociedades con las que opera en España: NBQ Technology (con la que explota Quebueno.es), Pagantis (la pasarela de pago que adquirió años atrás), Pagamastarde SL y NBQ Fund One.

No hay datos actualizados a 2017 sobre cómo iba el negocio del grupo. Las últimas cuentas de la sociedad matriz en España, NBQ Corporate, son las de 2016. En ellas se reflejaban unos ingresos de 20 millones (frente a los 12 de un año antes) y unas pérdidas netas de 1,6 millones.

Uno de los problemas que están vinculados a esta actividad financiera tiene que ver con la morosidad. El grupo contaba a cierre del año 2016 con 16,8 millones de euros provisionados por insolvencias créditos vencidos de más de 180 días. La deuda ya acuciaba al grupo: a diciembre de ese ejercicio contaba con 13 millones de euros de deuda financiera con vencimiento en el siguiente año.

“De esos 13 millones, 6 millones tenían vencimiento inicial en 2018 pero, con motivo del incumplimiento de algunos términos en el contrato, el inversor dispone de la opción de solicitar una amortización anticipada de esta deuda en 2017”, incidía el propio grupo en su memoria. Esa situación, según aseguraba, “podría comprometer el cumplimiento del plan de negocio”, pues la gestión de la liquidez “debería dirigirse a atender los vencimientos de deudas en lugar de conceder operaciones de crédito a clientes”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios