Jueves, 14.11.2019 - 01:53 h
FCC, Acciona, Ferrovial y San José ultiman sus ofertas

Florentino recupera a su 'Zidane de los despachos' para el Bernabéu del siglo XXI

El que fuera director general corporativo del Real Madrid, Carlos Martínez Albornoz, estaba jubilado pero el presidente considera clave su concurso.

La Justicia paraliza la ampliación del estadio Santiago Bernabéu
Florentino Pérez ya tiene a su 'Zidane' particular para las obras del Bernabéu.

No es solamente en el terreno de juego donde Florentino Pérez trata de recuperar para la causa del Real Madrid a algunos de sus antiguos colaboradores. El presidente del club blanco ha vuelto sobre sus pasos e intenta ahora convencer a Zidane, o en su defecto a Mourinho, para que regrese al frente del equipo blanco. En los despachos otro tanto de lo mismo aunque en este caso el mandatario se ha salido rápidamente con la suya tras rescatar de su jubilación dorada a Carlos Martínez de Albornoz, el que fuera director general corporativo del Real Madrid y que ahora se ha convertido en el verdadero ‘hombre fuerte’ en la sombra de la remodelación del Estadio Santiago Bernabéu.

Martínez de Albornoz puede considerarse en estos momentos el nuevo ‘Zidane de los despachos’, la persona de máxima confianza de Florentino Pérez encargado de supervisar la licitación de las obras de lo que el máximo responsable del club ha definido como “el Santiago Bernabéu del siglo XXI”. La futura casa del Real Madrid está diseñada para convertirse en un espacio global dentro del mercado del ocio y el espectáculo que será explotado mucho más allá de la propia actividad deportiva del primer equipo de fútbol con el fin de garantizar unos ingresos anuales de 150 millones de euros.

El nuevo encargado del proyecto es un hombre experto en la industria de la ingeniería y la construcción al que Florentino Pérez conoce desde hace casi treinta años. No en vano, Martínez de Albornoz fue presidente de Auxini, la constructora del antiguo INI, adquirida por ACS en 1996. Después de una larga y dilatada carrera en distintas compañías del citado holding estatal, el presidente del Real Madrid lo fichó como director general corporativo en 2002 con responsabilidades sobre los departamentos de finanzas y control, recursos humanos y servicios generales, además de llevar también la coordinación de las áreas deportiva, marketing y aforo.

La dimisión de Florentino Pérez en febrero de 2006 como presidente del Real Madrid y la toma de poder de Ramón Calderón motivaron la salida inmediata de Martínez de Albornoz del club blanco. Sin embargo, ambos ejecutivos recuperaron inmediatamente su vinculación profesional porque Florentino no tardó ni tres meses en echar de nuevo el lazo a su colaborador para que se incorporase con el mismo cargo que tenía en el Real Madrid a la alta dirección de Unión Fenosa, la compañía eléctrica que estaba entonces bajo control de ACS. Ni que decir tiene que en 2009, cuando el actual mandatario del club blanco volvió por sus fueros Carlos Martínez de Albornoz regresó también a la entidad hasta su reciente y teórica jubilación laboral.

El 'downtown' es la clave

​Entre las tareas inmediatas del nuevo coordinador general para la remodelación del Estadio Santiago Bernabéu figura la supervisión del concurso convocado por el Real Madrid de cara a la ejecución de la obra civil. Hasta ahora se manejan cuatro potenciales propuestas procedentes de FCC, Acciona, Ferrovial y Grupo San José. El plazo para la presentación de las ofertas definitivas se ha prolongado hasta mediados de este mes dada la complejidad del proyecto, por lo que se espera que en los próximos días pueda iniciarse el análisis comparativo tanto desde el punto de vista técnico como económico.

El importe de la construcción se estima en torno a los 500 millones de euros que serán financiados con un préstamo a 30 años y 2,5% de interés anual. El crédito será aportado directamente por los bancos de inversión JP Morgan y Bank of América, que a continuación titulizarán la deuda para distribuirla entre inversores institucionales principalmente de Estados Unidos. El Real Madrid aportará como garantía los ingresos adicionales previstos por el nuevo Santiago Bernabéu de manera que Florentino Pérez no tendrá que hipotecar el estadio para hacer frente al servicio de la deuda.

El presidente del Real Madrid ha limitado la licitación de la obra civil a la participación exclusiva de empresas constructoras de nacionalidad española, excluyendo al Grupo ACS para evitar cualquier eventual conflicto de interés. Los trabajos de remodelación suponen un importante esfuerzo logístico desde el momento en que tienen que ser abordados sin clausurar la operatividad del reciento deportivo. De ahí que el horizonte del proyecto no contempla el término de las obras hasta bien avanzado el año 2022 o incluso hasta principio de 2023.

Entre otras actuaciones y aparte de la cubierta retráctil que aparece en el diseño como principal elemento distintivo, el futuro Estadio Santiago Bernabéu incorporará las más avanzadas tecnologías digitales al servicio de una amplia zona de ocio y esparcimiento. Igualmente se ampliarán y modernizarán los llamados palcos VIPS que actualmente son alquilados a grandes empresas y demás clientes corporativos. En el proyecto se incluye también la habilitación de un segundo palco de honor situado en el lateral Este y dotado de entre 300 a 400 butacas que serán comercializadas de manera individual.

Los máximos responsables del Real Madrid, encabezados por Florentino Pérez, están convencidos de que la proyección del nuevo Bernabéu dotará al club de una dimensión económica que hará del club una fuente permanente de nuevos ingresos. La gran ventaja de un estadio descomunal y situado en el centro de la ciudad o 'downtown' constituye el punto de apoyo sobre el que se asienta la estrategia a medio y largo plazo del club. Gran parte del éxito dependerá, claro está, de los éxitos deportivos, pero en el entorno de Florentino Pérez consideran que los títulos conseguidos aseguran la inercia suficiente para legitimar esa letanía de que "el Madrid nunca se rinde". Por si acaso, con el nuevo Santiago Bernabéu, lo que se pretende es que el gran negocio no dependa exclusivamente de que entre la pelotita.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios