Sábado, 23.03.2019 - 10:44 h
Renovar sus autopistas de peaje

Florentino y Fernández Verdes cortejan a Ábalos para prorrogar las vías de Abertis

ACS acaba de tomar el control, junto a Atlantia, de la gestora de autopistas Abertis, a la que vencen concesiones de pago entre 2019 y 2021.

Imagen de Florentino Pérez con Marcelino Fernández Verdes.
El presidente de ACS, Florentino Pérez, junto al consejero delegado de la constructora, Marcelino Fernández Verdes.

Acaban de llegar, pero era el momento de decir 'qué hay de lo mío'. La toma de posesión de José Luis Ábalos como ministro de Fomento contó con menos representantes de las grandes constructoras que en el caso de algunos de sus predecesores. Los más relevantes, Juan Miguel Villar Mir, fundador de su grupo familiar que lleva su apellido y expresidente de OHL; Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial; y tres 'delegados' de Abertis y de su ya dueña, ACS.

Por un lado, los dos máximos responsables de la constructora: su presidente, Florentino Pérez; y su sucesor y consejero delegado, Marcelino Fernández Verdes. Por otro, el primer ejecutivo de Abertis, José Aljaro. Los tres tienen sobre la mesa una cuestión principal, las autopistas de peaje que le vencen en los próximos ejercicios, entre 2019 y 2021.

Casi 1.000 kilómetros de vías que el anterior ministro del Partido Popular, Íñigo de la Serna ya había dejado claro que no iban a prorrogarse de forma automática. Tampoco estaba definido que volviesen a manos públicas, porque existía la posibilidad, aún en el aire, de que se volvieran a sacar a concurso.

Las vías que vencen

La primera de las tres concesiones que le vence a Abertis corresponde a los tramos que gestiona en la AP-7, a través de Autopistas del Mediterráneo (Aumar), que volverá al Estado en 2019. Se trata de 468 kilómetros que unen Tarragona y Alicante. Lo mismo ocurre con la AP-4, entre Sevilla y Cádiz.

Dos años después le tocará a la concesión de Acesa, otra de sus filiales que explota la AP-7 (La Jonquera-Barcelona, Barcelona-Tarragona y Montmeló-El Papiol), casi 480 kilómetros. Ese año también le vencerá la AP-2, Zaragoza-Mediterráneo. Y con la concesionaria Invicat tendrá que devolver ese año la C-31, C-32, Montgat-Palafolls y la C-33, entre Barcelona-Granollers.

Abertis confía, según fuentes de la empresa, en el talante del nuevo ministro socialista, para que se replanteen las concesiones, sin un portazo claro a la renovación, como planteaba el anterior responsable de Fomento.

Por el momento, José Luis Ábalos no ha desvelado cuáles son sus planes. En el traspaso de carteras aseguró que su máxima prioridad será "la cohesión social". Sin detallar ni concretar, sólo planteó un objetivo amplio, "La obra pública también es un proyecto de país", aseguró al recibir la cartera de Íñigo de la Serna. "Es una forma de reformar nuestra identidad".

Además, a ACS y a su socia Atlantia aún le quedan más trámites para sellar su toma de control de Abertis. Aún no tienen el 100% del accionariado y, previsiblemente, tendrán que lanzar una nueva oferta para comprar las acciones que aún no controlan. También dependerán de los Ministerios de Fomento y de Economía para que den las autorizaciones definitivas al cambio de control de las autopistas y de su filial Hispasat. Para ello tendrán que traspasar Abertis (cuando tengan el 100% del capital) a una sociedad de nueva creación, que tendrán su sede social en España.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios