Miércoles, 23.05.2018 - 08:44 h
Debate en el sector energético

Los fondos mandan: las eléctricas piden menos recortes a Nadal por sus presiones

Las empresas de transporte y distribución de gas y electricidad reclaman rentabilidades del 7% para mantener la estabilidad en su accionariado

Gráfico redes eléctricas.
                         

No es un secreto. Los fondos de inversión trabajan para obtener el máximo beneficio en el menor tiempo posible. Tienen sus plazos. En los últimos años, los grandes vehículos de inversión han tomado posiciones en las compañías españolas transportistas y distribuidoras de gas y de electricidad. Lo han hecho atraídas por una rentabilidad interesante y prácticamente sin riesgo. Los planes del Ministerio de Energía para recortar esa rentabilidad han agitado el avispero. Los gestores de las compañías han trasladado al ministerio y la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) la inquietud de los grandes inversores. Esa inquietud podría afectar a la estabilidad de su accionariado y, por extensión, a la de sus cargos.

Las quejas son constantes, señalan fuentes al tanto de los contactos que han mantenido primeros espadas del sector con responsables de Energía y de la CNMC. Las expresiones "mis fondos dicen", "mis fondos creen" son de las más utilizadas. Están en juego hasta 170 millones anuales sólo en el apartado de distribución de electricidad, según los planes adelantados por Nadal.

Hay incertidumbre en un sector con agentes hiperactivos. Un ejemplo: Goldman Sachs, que no suele mantener sus posiciones más de ocho años, acaba de vender el 50,1% de Redexis Gas a cuatro fondos, entre ellos dos chinos. Goldman creó Redexis con activos de Endesa en 2010 y ha recogido frutos: invirtió 800 millones y ha vendido por 1.500 millones.

Unos buenos beneficios

Atraídos por las expectativas de beneficio, en los útimos años los grandes fondos de inversión han tomado posiciones en las compañías  distribuidoras de gas y de electricidad. Lo han hecho en empresas  grandes como Iberdrola o Gas Natural Fenosa (ver gráfico); en las empresas participadas por el Estado que gestionan redes de transporte como Enagás o Red Eléctrica de España (REE) y en sociedades de menor tamaño como Reganosa -en la que participan la argelina Sonatrach y el grupo japonés Sojitz- o Madrileña Red de Gas.

Fondos de EE UU (Black Rock), de Reino Unido (CVC), de Qatar, Kuwait (KIA) o Noruega (Norges Bank) participan en un negocio, el transporte y la distribución de energía, que es una actividad regulada por el Gobierno y cuyos beneficios dependen del BOE. Ha sido y es una buena inversión. Tan buena que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) la considera excesiva.

Según la Comisión, las rentabilidades que obtienen por sus infraestructuras las empresas de telecomunicaciones o AENA se sitúan entre el 6,48% y el 4,40%. Pero en el informe que elaboró en diciembre del pasado año, la CNMC detectó un incremento de la rentabilidad económica de la distribución de las eléctricas. El retorno sobre la inversión (ROI) pasó del 6,57% en 2013 al 8,16% en 2016. Y la rentabilidad para el accionista (ROE) superaba el 10% en todas las empresas examinadas.

Propuesta de recortes

El análisis de la CNMC sirvió como apoyo a la propuesta de recortes del Ministerio de Energía. Sirvió también como detonante de la reacción de las empresas. Estas han contratado consultoras para armar sus razones contra los recortes. La consultora Deloitte fue la primera que presentó argumentos contra el tijeretazo. Pero en las últimas semanas se han incorporado informes de otras consultoras como Analistas Financieros Internacionales (AFI) o Nera. Todos los trabajos tienen el mismo fin: convencer al Gobierno de que para garantizar las inversiones necesarias en la red de distribución, el retorno mínimo de rentabilidad tiene que rondar el 7% en lugar del 4% que baraja Energía.

El informe elaborado por Monitor Deloitte y las eléctricas concluye que será necesario invertir hasta 46.000 millones hasta 2030 en la red de distribución -34.000 por las operadoras de redes- para integrar la generación renovable, atender el aumento de la demanda y cumplir con las exigencias medioambientales de la UE. Con un detalle importante: el retorno de la inversión debería situarse en el 7%, la media de los países de la UE según el estudio. El porcentaje está lejos de lo que el Ministerio de Energía considera razonable: en torno al 4% -200 puntos básicos sobre el interés del bono a 10 años-.

Tras la petición hay una advertencia: según el informe encargado por las eléctricas, la red de distribución ha envejecido mucho y en baja tensión -la malla que da servicio a los hogares- el 40% de los transformadores tendrá más de 40 años en 2025. Hay riesgo de colapso, afirman.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios