Miércoles, 14.11.2018 - 19:38 h
España y Europa, próximo destino

El capital riesgo se consolida como el actor clave del sector sanitario en EEUU

La atención sanitaria destaca por el segmento más rentable en las dos últimas décadas, además de poseer una fuerte resistencia a las crisis.

Urgencias, Navarra, Hospital, centro médico, médicos, centro de salud
Los fondos buitre se consolidan como actores principales del sector sanitario / EFE

Los fondos de capital riesgo se han lanzado a posicionarse en el sector de la atención sanitaria. La sanidad no solo se ha convertido en uno de los negocios más rentables en EEUU, sino que con una población en claro envejecimiento y con el desarrollo de enfermedades crónicas presenta un potencial al alza, mayor que cualquier otro. Además, una vez se haya posicionado en Estados unidos la intención es afianzarse en otros, principalmente en el europeo donde ya ha entrado con varias operaciones.

El último movimiento importante lo protagonizó semanas atrás el fondo de capital riesgo KKR. El gigante especulativo lanzó una importante oferta de 9.900 millones de dólares, más la asunción de la deuda, por Envision Healthcare, uno de los proveedores de mayor escala de médicos y profesionales sanitarios a los hospitales norteamericanos. El movimiento de KKR busca afianzar su posición en el sector de la atención sanitaria, después de comprar una firma dedicada al tratamiento de niños autistas, y anteriormente otra de fabricación de dispositivos médicos.

Los fondos especulativos no son los únicos que se buscan hacerse un hueco en el sector, también buscan tener su cuota de mercado grandes fondos de inversión (no especulativos), de pensiones, fondos centrados en la tecnología, gestores de activos o inversores corporativos, entre otros. Todos ellos se han sumado a la inversión en el sector, aunque por el momento no existen grandes consolidaciones.

El 2017, fue el año en el que más movimientos se produjeron en M&A en el sector de la atención sanitaria en la última década. Además, los precios se han disparado. Los 9.900 millones, más la deuda de la entidad, que ha ofrecido KKR es la mayor cifra del sector. Por su parte, IBM compró Truven Health Analytics por 2.600 millones de dólares, lo que significaba pagar prácticamente el doble de que había pagado su anterior propietario. En España, CVC Capital Partners le sacó una plusvalía de más de 2.500 millones a Quironsalud en apenas dos años.

La pregunta obvia, tras conocer todos los movimientos, es ¿qué ofrece el sector sanitario para que todos los gigantes se quieran posicionar? Curiosamente, dicho sector tiene varias de las cualidades más buscadas por los inversores. Por un lado, ofrece una fuerte resistencia a las recesiones y a las crisis, puesto que las personas enferman igual y no tienen consideraciones en relación a la situación económica cuando está la salud en juego. Las cifras así lo atestiguan, el sector es el que mejor ha funcionado durante las crisis del 2000 y el 2008, según un estudio de McKinsey.

Aparte de su fuerte componente de resistencia ante lo ciclos, también ofrece una rentabilidad muy elevada. De hecho, McKinsey certifica que la asistencia sanitaria ha sido el sector con mayor rentabilidad de todo Estados Unidos, entre 1990 y 2015. El mercado estadounidense del sector ha crecido mucho más rápido que el PIB del país, según ‘The Economist’.

Paciente que sale de quirófano y es trasladado en el Hospital Val
McKinsey certifica que la asistencia sanitaria ha sido el sector más rentable. / EP

El último elemento que ha ayudado a despegar al sector son unas previsiones de crecimiento todavía más alentadoras. En la actualidad, el sector ha alcanzado un volumen cercano a los 3,5 trillones de dólares (billones europeos) en todo el mundo, según los datos de McKinsey. Además, en las próximas décadas se dan al menos tres condiciones para que el mercado prosiga creciendo: la primera es que la población avanza hacia un envejecimiento. La segunda, que la llegada de muchos fármacos han mitigado la tasa de mortalidad, pero han disparado las enfermedades crónicas que por lo general necesita mayores cuidados. Por último, la evolución de la economía afianzará todavía más un clase media potente.

Europa es el próximo gran reto

Una vez los grandes fondos buscan consolidarse en el sector en Estados Unidos, el siguiente paso es hacerlo en Europa. Por el sistema empleado en la mayoría de países del viejo continente, la entrada de capital privado al sector de la atención sanitaria se ha encontrado con múltiples barreras. En España, por ejemplo, el sistema se ha conservado público desde hace décadas. Pese a ello, existen casos de éxito como el de CVC con Quironsalud, que finalmente compró la alemana Fresenius Helios. Además, en los últimos años se han ido ampliando las grietas para la entrada de fondos de capital privado.

Una de las primeras ha sido las restricciones financieras a las que se han enfrentado los países europeos, y con ello la sostenibilidad del sistema sanitario. Fruto de dichas restricciones han prosperado las alianzas público-privadas en dicho ámbito, abriendo una grieta por la que grandes empresas se han asomado el sistema español. En los próximos años, España y otros países europeos deberán enfrentar una consolidación fiscal, con una población más envejecida y con mayor dependencia del sistema de atención sanitaria, por lo que las perspectivas son buenas para muchos gigantes que se están afianzando en EEUU, para poder expandirse.

En el otro lado, desde los fondos de capital riesgo y demás inversores, se cree que su llegada puede aportar mayor eficiencia y dotar a los sistemas públicos de más ingresos. Además, la tendencia de otros sectores relacionados, ayuda como experiencia previa a lo que pueda ocurrir en el de la atención sanitaria. El sistema de colaboración público privada, con entrada de capital, ha conseguido desarrollar los denominados 'megalabs' cuyo trabajo más eficiente es capaz de generar mejores resultados que laboratorios más pequeños.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios