Martes, 19.03.2019 - 07:58 h
Actualmente posee el 29% del capital de la cadena

¿Quién es Fridman? Los negocios del magnate ruso que quiere controlar Dia

Nacido en Lvov (Ucrania), es presidente del Consejo de Administración de Letterone y del Consorcio del Grupo Alfa... además de cercano a Putin.

Mikhail Fridman
Mikhail Fridman es uno de los empresarios más poderosos en Rusia. / Youtube

Mikhail Fridman es uno de los hombres del momento en el paisaje empresarial español. El magnate ruso lanzó hace unos días una OPA sobre DIA para hacerse con el control de la multinacional española. Fridman proponía una compra de 67 céntimos por acción, algo que disparó la cotización de la cadena durante la jornada. Hasta que se publicaron los resultados. Tras publicar unas pérdidas de 352 millones de euros, el grupo anunció también 2.100 despidos.

La figura de Fridman ha estado salpicada de cierta polémica desde que entrara en el accionariado de DIA en el verano de 2017 a través de su grupo inversor Letterone. Su entrada se produjo solo días después de que consiguiera esquivar su imputación en el caso abierto en la Audiencia Nacional por el saqueo de la multinacional tecnológica Zed.

Los informes de la UDEF le señalaban directamente por haber participado supuestamente en las maniobras que provocaron el hundimiento de la teleco. Pero, finalmente, la fiscalía solo se querelló contra uno de sus socios, Vage Engibaryan, y dejó fuera a Fridman, al considerar que no existen pruebas de que estuviera al tanto de los manejos de su aliado.

Pese a estar envuelto en el citado proceso judicial, a lo largo de su trayectoria ha conseguido colocarse como un empresario poderoso en su país y en el mundo. Es presidente del Consejo de Administración de Letterone Holding SA y Letterone Investment. Letterone centra su negocio en la energía, teleconomunicaciones y tecnología, salud y comercio minorista a través de sus cuatro unidades de negocio principales: L1 Energy, L1 Technology, L1 Health y L1 Retail.

Graduado en el Instituto del Acero y las Aleaciones de Moscú, es fundador del grupo Alfa y presidente del Consejo de Supervisión del grupo, uno de los conglomerados de inversión financiera más grandes de Rusia. Además, forma parte de la Junta de la Unión Rusa de Industriales y Empresarios y de la llamada International Advisory Board of the Council on Foreign Relations, un órgano consultivo que analiza a través de personalidades importantes las relaciones de Estados Unidos y su papel en el mundo. Tras hacerse con el 29% del accionariado de Dia, tras la presentación de resultados el panorama para la compañía es incierto.

¿Cómo ha llegado Fridman hasta aquí?

Antes de aterrizar en el sector de los supermercados, este ingeniero, divorciado y con cuatro hijos, comenzó vendiendo productos de limpieza y alquilando pisos a extranjeros durante la década de los 80.

Su siguiente etapa en el mundo empresarial fue la fundación de la compañía Alfa Eco junto a los magnates German Khan y Alexei Kuzmichev. La compañía, dedicada en su origen a la venta y reparación de material informático, logró expandirse y crecer de manera exponencia. En la década siguiente fundan Alfa Bank, que a día de hoy es el mayo banco privado de Rusia.

La trayectoria de Fridman no se quedó aquí. Mediante su sociedad Alfa Group, Fridman entraría a formar parte del consorcio que tendría bajo su control a la petrolera siberiana TNK por 800 millones de dólares. Esta sociedad que le permitió estabilizar a Alfa Bank durante la crisis financiera rusa. En 2013 vendió el 50% de TNKa Rosneft, el gigante estatal ruso, por 28.000 millones de dólares.

Tras salir del negocio del petróleo, Fridman comienza a diversificar sus inversiones y en 2006 funda la cadena de supermercados X5 Retail. También suma a su cartera a Rosvodokanal, la compañía líder en la gestión de agua de Rusia que facturó unos 274 millones de dólares en 2016.

Además de la nacionalidad ucraniana y rusa, Fridman tiene pasaporte israelí al ser fundador de la Comunidad Judía de Rusia. A lo largo de su carrera empresarial, el millonario ha mantenido varios encuentros con el presidente ruso, Vladmir Putin, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Su vinculación política le ha generado más de un problema. No en vano, Fridman aparece en el informe que la CIA y el FBI entregaron al Gobierno de Estados Unidos sobre el presunto hackeo que benefició a Donald Trump en su victoria ante Hillary Clinton, además de la citada investigación en España sobre la caída de la tecnológica Zed.

Ahora en Portada 

Comentarios