Jueves, 24.01.2019 - 04:03 h
El último ha sido el sevillista Roque Mesa

De Messi a Nadal: los deportistas de élite todavía confían en el 'ladrillo' español

El mundo del fútbol y otros deportes de alto nivel invierte en el mercado inmobiliario para sacar partido a sus suculentas fichas.

Sergio Ramos recibe la mejor sorpresa en su entrenamiento con la Selección
Sergio Ramos también ha apostado por el negocio inmobiliario. / CHANCE

Las inversiones de los futbolistas de primer nivel y otros deportistas de élite mantienen su apuesta por el 'ladrillo' español a la espera de multiplicar sus suculentos ingresos de la mano de socimis, las sociedades más de moda para sacar partido a la mejora de los precios del sector inmobiliario. Su actividad abarca desde la compra y gestión de suelo e inmuebles de todo tipo, que vuelven a mejorar su valor potencial, hasta la apuesta por el mercado del alquiler, en pleno apogeo sobre todo en las grandes ciudades. 

La lista es larga: Messi, Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Iker Casillas... y también atletas de otras disciplinas como Rafa Nadal, han apostado por el 'ladrillo' para darle uso a su dinero, algunos de ellos en busca de recuperar las inversiones que en su día se vieron muy perjudicadas por la explosión de la burbuja y la crisis del sector, que ahora se recupera. Y no solo grandes figuras: el último en entrar en ese juego ha sido el sevillista de origen canario Roque Mesa, con la creación de la socimi Inmogalaea, según reflejaba el pasado viernes el Boletín Oficial del Registro Mercantil. 

 

En este inventario de nombres a los que les gustan este tipo de activos aparecen los dos astros del fútbol actual, Messi y Cristiano Ronaldo. El argentino compró hace solo unos meses un establecimiento hotelero en Ibiza, el 'Es Vives', uno de los mejores hoteles de la zona Ses Figueretes. Pero no era la primera vez que el futbolista se metía de lleno en el mundo inmobiliario de la mano del turismo. En 2017, el del F.C. Barcelona ya se hizo con otro hotel, esta vez en la localidad catalana de Sitges, por el que pagó cerca de 30 millones de euros, según El País. 

Además, Messi constituyó la firma Rosotel -a través de la que invierte en el mercado hotelero- hace solo unos meses como apoyo definitivo a esta pata de su negocio inversor. Pero antes de inmiscuirse en el sector turístico, el argentino ya había llegado al 'ladrillo' con fuerza al comprar el Edificio Rostower, en el Eixample de Barcelona.

En este sentido, el portugués Cristiano Ronaldo -rival en el campo del blaugrana hasta la temporada pasada- también se decantó por los hoteles de la mano del Grupo Pestana. El ex del Real Madrid aún aguarda a la apertura de sus dos grandes negocios estrella, los establecimientos que se abrirá en la Gran Vía madrileña y en la Plaza Mayor de la capital, pero mientras tanto cuenta con hoteles repartidos por todo el mundo. 

No solo hoteles. El excompañero del Real Madrid, Iker Casillas, también tiene una porción del mercado inmobiliario nacional. La firma del guardameta del Porto, Ikerca SL, se dedica, entre otras cosas, a "la compra y venta de solares e inmuebles tanto de viviendas como de locales comerciales industriales", por lo que el negocio debería ir bien de acuerdo con el ciclo de este mercado. Pero nada más lejos de la realidad. En el ejercicio de 2017, último del que hay datos, duplicó pérdidas hasta consignar 224.267 euros negativos en su balance. 

Otro que tampoco consigue despegar en este mercado y que también ha tratado de irrumpir con fuerza es Sergio Ramos. El también jugador blanco tiene participaciones en dos firmas ligadas al 'ladrillo' a través de su sociedad Sermos 32: posee el 50% de Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales y una parte de Gestora Mediterránea de Infraestructuras. 

Con la primera de estas inversiones sus sueños se vieron frustrados. Tras invertir importantes sumas en la compra de suelo aún sin permisos definitivos al norte de la A-3 en su entrada a Madrid, Ramos ha visto como el Ayuntamiento de la capital paralizaba en varias ocasiones las obras de urbanización. Por ello, el de Camas ha visto la forma en que sus inversiones de más de 65 millones en suelo en esta zona pueden no dar el beneficio pensado, al menos, hasta dentro de unos cuantos años. 

La segunda, Gestora Mediterránea, le ha dado más alegrías pero también algún que otro disgusto. A través de esta sociedad el del Real Madrid construyó un aparcamiento en el solar que antes ocupaba un antiguo estadio de fútbol en el corazón de Marbella. En cambio, las obras estuvieron paralizadas durante años al relacionarse la titularidad del solar con el famoso 'Caso Malaya', por lo que los dolores de cabeza también llegaron al jugador por esta vía.

Más allá de los futbolistas, también hay otros deportistas de alto postín que han visto en el 'ladrillo' una buena oportunidad para invertir su dinero. Es el caso del mallorquín Rafa Nadal que, además de conseguir llegar a lo más alto de la élite del tenis, también ha conseguido hacerse un hueco en el inmobiliario. El deportista compró hace solo unos meses a través de su participada Mabel Capital, toda una manzana en el centro de Lisboa por unos 62 millones de euros, pero ya es propietaria de todo un listado de importantes plazas. 

Ahora, es el propio Roque Mesa el que se une a la lista de deportistas que cuentan con activos en este mercado tan en auge en los últimos meses. Y es que parece ser que a los más activos en el deporte les gustan los activos tangibles -como las viviendas, los hoteles y los solares-, pese a que muchos de ellos también invierten en otro tipo de negocios como los e-sports en los que destaca Gerard Piqué

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios