Domingo, 22.09.2019 - 19:36 h
Percibirá otros 50.000 en variables

Garamendi cobrará 300.000 euros por su dedicación exclusiva como jefe de CEOE

La junta directiva de la patronal recupera la retribución para su presidente que no se había materializado desde los mandatos de José María Cuevas.

Antonio Garamendi, presidente la CEOE (Foto de archivo)
Antonio Garamendi, presidente la CEOE. / EP

Antonio Garamendi ha empezado a ganarse el sueldo como presidente de la CEOE después de haber llegado a un acuerdo para integrar en la cúpula patronal a la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) que preside Lorenzo Amor. La operación supone un impulso para la primera organización empresarial española y, de paso, legitima la condición laboral del recientemente proclamado jefe de los empresarios como autónomo distinguido de la propia CEOE a la que facturará del orden de 300.000 euros al año más otros 50.000 en variables.

Las condiciones del contrato del presidente de la patronal están todavía pendientes de formalización pero han sido aprobadas por unanimidad en la reunión que este miércoles celebró primero el comité ejecutivo y acto seguido la junta directiva de CEOE. Los principales órganos de gobierno de la institución acordaron que el salario no se hiciera público, de momento, hasta que sean ratificados por la Comisión de Régimen Presupuestario que preside Juan Pablo Lázaro.

La comunicación del salario de Garamendi será hecha efectiva en su momento a través del portal de transparencia de la propia CEOE, por lo que, en teoría, habrá que esperar hasta que se cierre el presente ejercicio económico para comprobar de manera oficial las cifras que, en principio, se pretende que sean secretas para el gran público. La patronal no quiere generar suspicacias en torno al salario de su jefe, si bien el propio Garamendi ha mantenido siempre una posición transparente y nada tendría de particular que el presidente modificase el criterio de la junta directiva para dar luz y taquígrafos a la nueva retribución.

La propuesta acordada con el respaldo de los más de 300 empresarios reunidos en Madrid supone unos ingresos totales de 350.000 euros que, en su caso, serán percibidos mediante las correspondientes facturas remitidas a la CEOE por el propio interesado. La opción de incorporar una compensación retributiva en favor presidente está contemplada en los estatutos de la cúpula patronal, si bien no se había aplicado desde la salida de José María Cuevas va a hacer ahora doce años.

El fallecido expresidente de CEOE fue, en realidad, el único que cobró de la entidad ya que sus sucesores, Gerardo Díaz Ferrán y Juan Rosell, no percibieron ninguna remuneración por sus servicios como máximos representantes de la patronal. Ambos dirigentes compatibilizaron la presidencia de la CEOE con otras dedicaciones, ya fuera a sus propios negocios o a otros cargos como administradores de empresas. Garamendi justificará su nuevo salario en el desempeño de una dedicación exclusiva en un momento de especial trascendencia para el desarrollo de la primera organización empresarial del país.

Cepyme, gran beneficiaria del acuerdo con ATA

La primera prueba superada por el nuevo presidente ha sido la integración de ATA, un reto pendiente desde hace años y que despeja definitivamente las incertidumbres que pesaban sobre el futuro de Cepyme, la patronal española de las pequeñas y medianas empresas que presidía hasta ahora el propio Garamendi. Para Cepyme el acuerdo de CEOE con ATA es fundamental ya que evita que la entidad representativa de los trabajadores autónomos cierre filas con la patronal catalana Pymec, lo que hubiera provocado una seria competencia para la 'hermana menor' de CEOE.

Garamendi ha evitado, en definitiva, un eventual cisma en la estructura organizativa de las pequeñas y medianas empresas en España, La integración de las dos organizaciones nacionales se verá respaldada por el acuerdo que ahora están negociando también la patronal catalana Foment y ATA Cataluña. El objetivo de la entidad que preside Josep Sánchez Llibre, actual vicepresidente de CEOE, consiste en que el tejido empresarial de Cataluña avance en la misma unidad de acción y que los autónomos sumen esfuerzos con micros, pequeñas y grandes empresas de Cataluña en Foment.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios