Lunes, 18.11.2019 - 17:49 h
Ampliación de capital de 32 millones

García Vallina y Félix Revuelta serán los dos grandes 'mecenas' de la nueva Sniace

Los dueños del grupo gijonés TSK y de la empresa de dietética Naturhouse se comprometen a dotar nuevos recursos para la transformación de la sociedad.

García Vallina y Félix Revuelta, los dos grandes 'mecenas' de Sniace
Sabino García Vallina y Félix Revuelta, los dos grandes 'mecenas' de la nueva  Sniace./ LI

Los dos grandes accionistas de referencia de Sniace se han comprometido con el nuevo reto de crear en España una industria de fibra biodegradable sustitutiva del plástico. Tanto Sabino García Vallina, presidente de la ingeniería asturiana TSK, como Félix Revuelta, su homólogo de Naturhouse y promotor de la Sociedad Civil Catalana, han cubierto sus respectivas participaciones en la ampliación de 32,6 millones de euros con la que el grupo químico de Cantabria encara estos días la recta final de su plan de transformación tras un cierre productivo de tres años y después de superar en 2015 el concurso de acreedores que había presentado en 2013.

Sniace ha desarrollado desde 2016 un plan de saneamiento que ha permitido levantar hasta 90 millones de euros en un total de cuatro aumentos de capital. El último, que está ahora en curso, es decisivo para la consolidación de un proyecto industrial orientado al desarrollo sostenible de la planta de Torrelavega y que está amparado también por un proyecto urbanístico acordado con el Gobierno regional para el aprovechamiento industrial de los terrenos donde se encuentra instalada la fábrica. Las actividades de Sniace, en las que emplea a cerca de 450 trabajadores, ocupan tan sólo 200.000 metros cuadrados de los 700.000 que posee la compañía en la citada localidad santanderina.

La empresa que preside desde finales de enero Gema Díaz Real, antigua titular de CEOE-Cepyme en Cantabria, ha expuesto ante la CNMV la trascendencia que tiene la actual ampliación de capital, cuyo periodo de suscripción preferente culmina en su primera vuelta el próximo día 5. La compañía ha reconocido los riesgos de una suscripción incompleta, pero al mismo tiempo ha informado que tanto García Vallina como Revuelta están por la labor de desembolsar un importe superior al derivado de sus correspondientes participaciones accionariales, situadas de forma respectiva en un 16,6 y un 10,1% de Sniace. La única limitación de ambos inversores consiste en no superar el 30% a fin de que ninguno de ellos se vea obligado a lanzar una OPA sobre la totalidad del capital.

La máxima responsable de Sniace está intensificando durante estos días los contactos con sus socios de referencia y también con asociaciones de minoritarios en una especie de ‘road-show’ que tiene por objeto asegurar los respaldos suficientes para cubrir los nuevos recursos que precisa la sociedad. Tampoco se descarta la incorporación al proyecto de algún accionista institucional, destacado principalmente entre los grandes family offices del país que observan con interés el nuevo modelo de negocio en un segmento de actividad creciente como es la producción de fibra viscosa de valor añadido, con un mercado potencial de 300.000 toneladas en toda Europa.

El accionista principal de Naturhouse, Félix Revuelta, ha comunicado este martes, mediante un hecho relevante a la CNMV, que ya ha cubierto su cuota de la ampliación en primera vuelta a través de sus mercantiles Kiluva SA. y Finverki SL.  Además ha formulado una petición adicional de 40 millones acciones de cara a una segunda vuelta, ampliando el importe de su inversión hasta un total de cuatro millones de euros. En última instancia, el empresario burgalés ha asumido con Sniace el compromiso irrevocable de suscribir títulos por valor de otros 1,5 millones de euros en una tercera vuelta que, en su caso, se llevará a cabo entre el 9 y el 14 de agosto.

La 'fibra del futuro' que sustituirá al plástico

La apuesta financiera por Sniace se completa con la inversión de Sabino García Vallina,quien ha desembolsado la cantidad de 6,5 millones de euros. El empresario asturiano propietario del grupo de ingeniería TSK es  el primer accionista de Sniace y su principal valedor como miembro activo de un consejo de administración en el que también participan destacados dirigentes del mundo empresarial. Entre otros administradores de Sniace figuran el que fuera ministro de Industria, Ignacio Bayón, y el antiguo consejero delegado de Inditex o ex presidente de Ono y Novagalicia, José María Castellano.

El plan de la nueva Sniace sitúa el 'core business' de la empresa en la fabricación de la llamada 'fibra del futuro', un producto capaz de sustituir al plástico como materia prima. Sobre este eje, Gema Díaz Real quiere que la antigua empresa de celulosa asegure un ciclo integral dentro de la denominada economía circular que incorpore las actividades de desarrollo forestal y la producción de celulosa libre de cloro con el desarrollo de la mencionada fibra biodegradable y la generación de energía limpia.

A partir de este enunciado industrial, el plan estratégico de Sniace muestra una progresión de negocio hasta alcanzar los primeros beneficios en el último trimestre de 2020. La compañía lleva tres años seguidos de pérdidas en los que ha acumulado 'números rojos' por valor de 16 millones de euros. En el primer trimestre de este año los resultados negativos fueron de 3,7 millones de euros. Unos datos que sirven para poner en contexto el reto de un proyecto cuya 'fibra sensible' reside, sin duda, en el aval indispensable de sus dos grandes mecenas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING