Viernes, 23.08.2019 - 07:39 h
En pleno debate judicial y laboral sobre su modelo

El socio ‘oculto’ de Glovo: su competidor Delivery Hero es su principal accionista

El grupo de entrega de comida a domicilio alemán aflora como su máximo inversor tras aportar casi la mitad de los 115 millones de la última ronda.

Glovo infla las ruedas e inicia con los fondos una nueva megarronda
Glovo tiene la mitad de su capital en manos de su competidor alemán. / Glovo

Nadie los mencionó en la operación. Su nombre no apareció en la segunda gran ronda de financiación de una startup española en el último lustro. Pero la alemana Delivery Hero tuvo un papel muy importante en la ampliación de capital de la plataforma de ‘recaderos’ bajo demanda Glovo. El grupo aportó 51 millones de euros, casi la mitad de los fondos de la operación y se convirtió así en el máximo accionista de la empresa, hoy bajo la lupa de la Inspección de Trabajo y de los tribunales por su modelo laboral.

El movimiento ha tenido que ser desvelado por el grupo, cotizado en Alemania, en su último reporte económico a sus inversores en la bolsa alemana (fue ocultado por la ‘startup’ española). Su ejecución los convierte en el máximo accionista de la compañía por encima de Amrest, los dueños de marcas como La Tagliattella, los gigantes japoneses Rakuten o el fondo español Seaya Ventures. Logran un sillón en el consejo de administración y, por tanto, tener voz y voto en las decisiones de la tecnológica.

¿Quién es Delivery Hero? Es uno de los gigantes del sector. Cotiza en bolsa y hoy vale casi 8.500 millones de euros (34 veces la valoración que se fijó en esa ampliación para la propia Glovo -250 millones-). El año pasado lo cerró con unos ingresos de 544 millones de euros (un 60% más) y unas pérdidas operativas (Ebitda) ajustadas de 94 millones. Tiene un modelo mixto de negocio.

Delivery Hero no es nuevo invirtiendo (y comprando) competidores en Europa. En 2016 se hizo con la también alemana Foodpanda, participada -al igual que la propia Delivery Hero- por la 'fábrica' de startups Rocket Internet. Un año antes se hizo con la germana Foodora. El año pasado también se hizo con uno de los grandes operadores en Asia: Carriage Group (por 84 millones) y otros operadores en Panamá.

Hoy por hoy, la alemana -cotizada en bolsa- está controlada por Naspers -uno de los gigantes de los clasificados en el mundo y dueño del 'brazo' estadounidense de Wallapop-, que cuenta con casi un 23% de la sociedad. Rocket Internet cuenta con un 8% de la compañía.

¿Qué hace un gigante como tú en una startup como esta?

La logística de la última milla y la entrega de comida a domicilio son dos mercados muy calientes, donde las operaciones de inversión y consolidación se han repetido en los últimos trimestres. Pero, ¿qué hace un grupo como Delivery Hero invirtiendo en la española? Llama la atención que esta operación llega justo después de que los alemanes hayan anunciado sus planes de salir de dos de los principales mercados donde Glovo tenía presencia: Francia y, sobre todo, Italia. Por tanto, busca ‘meter la pata’ y estar presentes en mercados, especialmente, europeos (también en España y en otros como Rumanía o Ucrania).

A esto se suma algo clave: Amrest, que irrumpió en la ronda como uno de los inversores clave y puso sobre la mesa 25 millones de euros para quedarse con el 10% de la empresa, tras comprar acciones nuevas y otras en inversores iniciales que vendieron. El grupo, dueño de La Tagliatella y de franquicias de KFC o Pizza Hut, firmó con Delivery Hero una alianza con la que entraba en el accionariado de la filial de esta última en Polonia y le entregaba su servicio de ‘delivery’. Era sólo el primer paso, pues tienen la intención de extenderlo a otros mercados de Europa occidental.

Cifras de Glovo

Tras esta operación, Glovo tiene un núcleo duro de inversores -Rakuten, Cathay Innovation y Seaya Ventures- al que se acaban de sumar el gigante de los restaurantes Amrest; el grupo de entrega de comida a domicilio online Delivery Hero; el fondo GR Capital, inversor inicial de su también competidor Deliveroo, y el antiguo vicepresidente de Uber para Europa, Oriente Medio y África y hoy socio del fondo de inversión nórdico Atomico, Niall Wass. Un directivo este, que aterriza como asesor y cuenta con unas conexiones evidentes con Uber, con intenciones claras de hacer crecer su negocio de comida a domicilio Uber Eats.

Glovo, en plena picota judicial

Esta operación se ha completado en plena tormenta judicial y laboral para Glovo en España y con duras críticas sobre su modelo y las condiciones económicas de sus ‘riders’. Sobre la mesa tiene ya actas de la Inspección de Trabajo por ‘falsos autónomos’ en Zaragoza y su primer juicio, iniciado por la demanda de uno de sus primeros ‘rider’ que busca demostrar que su relación con la empresa era laboral y no mercantil (todos deben ser autónomos).

No es el único competidor con problemas en el sector. Deliveroo también ha sufrido actas de la Inspección en diferentes ciudades en España por la misma causa: los ‘falsos autónomos’. En su caso, al igual que ha sucedido con la startup belga Take Eat Easy (ya cerrada desde mediados de 2016), un juez de primera instancia ha asegurado que la relación entre sus repartidores y la empresa es laboral.

¿Es este movimiento accionarial de Glovo la antesala de su venta o la integración en un grupo mayor? El tiempo lo dirá. La realidad es que hoy su máximo accionista es uno de sus competidores en el sector de la comida a domicilio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios