En una ampliación de capital 

El Gobierno rescata Paradores e inyecta 30 millones tras el impacto de la Covid

La compañía aprovechó dicha aportación de fondos para mantener su plantilla ya que durante los primeros meses del gran confinamiento los ingresos fueron nulos, lo que afectó a la generación de caja.

Paradores España, Parador de Santiago de Compostela, Galicia 

Parador de Santiago de Compostela

  (Foto de ARCHIVO)

21/12/2012
Parador de Santiago de Compostela 
PARADORES

El sector turístico ha sido, sin lugar a dudas, el más penalizado por la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus. Los hoteles han permanecido cerrados durante el estado de alarma y, la mayoría, no han logrado batir sus cifras de años anteriores. Entre los más afectados han estado los 97 establecimientos de la red nacional de Paradores de Turismo, que han tenido que recurrir al apoyo del Gobierno. El ejecutivo liderado por Pedro Sánchez ha salido en su ayuda y ha inyectado, a través de una gran ampliación de capital, cerca de 30 millones de euros el pasado 22 de diciembre.

Desde la propia Paradores han señalado a La Información que "durante los tres meses en los que la pandemia obligó a cerrar todos sus establecimientos, los ingresos fueron nulos y el mantenimiento de la plantilla hizo que disminuyera considerablemente el volumen de caja. De ahí que la Dirección General de Patrimonio del Estado haya decidido dotar de más liquidez a la compañía y haya inyectado en torno a 30 millones, que coinciden con el coste de mantener la plantilla en esos momentos, que fue de 29,8 millones". 

Esta ampliación de capital se ha producido cinco años después de la última inyección por parte del Gobierno. El único accionista de Paradores es la Dirección General de Patrimonio del Estado, órgano dependiente del Ministerio de Hacienda que se encarga de la administración de este tipo de bienes. La última, realizada el 28 de diciembre de 2015, fue una ampliación de capital de 25 millones de euros como consecuencia de las pérdidas que arrojó puesto que registró números rojos de 7,8 millones en 2014 y 19,7 millones un año antes. No obstante, su marcha ha sido positiva durante los últimos ejercicios y nada tiene que ver con el pasado ya que, por ejemplo, ganó 10,6 millones en 2019. 

Los resultados obtenidos el pasado ejercicio fueron inferiores al beneficio obtenido en 2018, que ascendió a 15 millones, casi 4,5 millones menos. No obstante, la evolución de sus ingresos fue muy similar y la diferencia se debió al incremento de sus gastos por la aplicación del incremento salarial aprobado en los Presupuestos Generales del Estado del 2018 y a la provisión contemplada por el coste de la reducción de jornada de 40 horas a 37,5 horas semanales. Aun así, la compañía hizo los deberes durante el pasado curso y ha 'capeado' la delicada situación de este año puesto que, a finales de 2019, su situación financiera era saneada, sin endeudamiento y con un nivel de tesorería próximo a los 115 millones de euros. 

En este ejercicio, su presidente , Óscar López Águeda, ya reconoció el impacto de la Covid-19 durante su temporada grande, la de los meses de verano. "Finaliza el verano más complicado en la historia de Paradores y, seguramente, más complicado en la historia reciente del turismo tal y como lo conocemos". Dicha afirmación se produjo tras obtener unos resultados que están por debajo de los registrados en 2019. De hecho, y hasta que estalló la crisis sanitaria, el año era muy positivo ya que la compañía arrancó 2020 con cifras récord puesto que enero y febrero fueron meses extraordinarios para una temporada baja. 

No obstante, la irrupción del coronavirus trastocó su 'hoja de ruta' y provocó el cierre de sus establecimientos, lo que derivó en pérdidas de 34,2 millones de euros entre marzo y junio, frente al beneficio de 13,4 millones del año anterior. Su reapertura se produjo el 26 de junio y los meses de julio, agosto y septiembre "volvieron a ser excelentes, con ocupaciones muy similares a las de 2019", como señalan desde la propia compañía. No obstante, "desde  octubre y hasta ahora los confinamientos perimetrales para frenar la pandemia han vuelto a traer ocupaciones muy bajas". 

Paradores ha tenido que afrontar de manera distinta al resto del sector los efectos de la Covid-19. ¿El motivo? Al ser una empresa pública no ha podido realizar ningún tipo de ajuste en la plantilla como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) realizados por sus 'rivales' ya que el propio Gobierno vetó este tipo de medidas en entes públicos. No obstante, sí que recibió un 'guiño' por parte del ejecutivo liderado por Pedro Sánchez ya que les redujo el canon anual que pagan hasta 2025. Se trata de la tarifa que la compañía abona a Turespaña - propietaria de la mayoría de los establecimientos- por la gestión y explotación de dichos activos, que en el año 2019 le generó a la empresa estatal unos beneficios de 10,6 millones de euros. En dicho ejercicio, Paradores abonó dos millones de euros más un porcentaje del 3% sobre los beneficios obtenidos por la empresa.

Este mismo miércoles, Paradores también acordó con los sindicatos la prórroga de su convenio colectivo por un año y que estará vigente hasta finales de 2021. Entre las medidas que beneficiarán a los trabajadores está el incremento salarial del 2% en 2020 que recibirán a principios de 2021, mejoras en las medidas de conciliación familiar y el conocimiento con un mes de antelación y con carácter trimestral de sus días libres semanales.

Mostrar comentarios