Jueves, 18.04.2019 - 19:18 h
'Operación Trampa'

Goirigolzarri elude toda la polémica del BBVA: "No conocía ni participé en nada"

El presidente de Bankia y exconsejero delegado de BBVA reconoce que el escándalo es negativo para la reputación del sector financiero.

José Ignacio Goirigolzarri
José Ignacio Goirigolzarri / EUROPA PRESS - Archivo

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, elude cualquier polémica relacionada con las presuntas escuchas telefónicas realizadas por el excomisario José Manuel Villarejo a instancias de BBVA bajo la presidencia de Francisco González. "Ni conocíamos, ni participamos en nada", ha señalado Goirigolzarri, consejero delegado de BBVA entre 2001 y 2009, que ha asegurado no estar "preocupado" por la investigación interna puesta en marcha por el banco vasco.

"Todo lo que está saliendo en los medios representa una enorme sorpresa para nosotros porque nunca supimos nada de esto. Ni conocíamos ni participamos en nada de lo que se está recogiendo en los medios en el supuesto de que así ocurriese", ha apuntado el presidente de Bankia respecto a su participación y a la de José Sevilla, que llegó a la entidad en 2012 procedente de BBVA, en el presunto espionaje masivo de Villarejo. Además, se ha mostrado convencido de que BBVA trabaja con la "maxima diligencia y velocidad posible" para esclarecer la situación.

Al contrario que la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, que aseguró que Francisco González era un "banquero modélico", Goirigolzarri ha descartado durante la presentación de los resultados anuales de Bankia realizar comentarios sobre el banquero de Chantada. "Francico González fue mi jefe durante ocho años. Nunca hablo de personas, ni para lo bueno ni para lo malo y no voy a hacer una excepción", ha apuntado el presidente de Bankia, que no obstante, sí que ha reconocido que el escándalo "no es bueno" para la reputación del sector financiero.

"No es el mejor momento para privatizar"

Respecto a la privatización de Bankia, Goirigolzarri ha descartado esta vez presionar al Gobierno para que acelere la venta de su participación en la entidad, pues, a su parecer "es obvio" que no es el mejor momento dada la situación del mercado y la baja cotización bursátil de las entidades. Asimismo, ha descartado fusiones corporativas, aunque ha recordado que Bankia es el mejor activo disponible para cualquier combinación de negocios. "Tenemos un plan estratégico que queremos desarrollar con el perímetro actual. Mantenemos esa posición. No hay nada encima de la mesa ni sobrevolando la mesa", ha indicado.

Así se ha pronunciado el presidente de Bankia durante la presentación de resultados correspondientes al ejercicio 2018 de la entidad, que han arrojado un beneficio neto de 703 millones de euros, lo que supone un avance del 39,2% respecto a las ganancias obtenidas en el mismo ejercicio del año anterior.

No obstante, sin tener en cuenta ajustes extraordinarios, las ganancias de la entidad nacionalizada se han situado en 788 millones de euros, un 3,4% menos que un año antes.  En este sentido, los márgenes se han visto penalizados por una evolución de los tipos de interés y de la demanda del crédito peores de lo previsto. 

La entidad ha aplicado sobre las cuentas de 2018 un cargo de 85 millones como consecuencia de la venta de más 3.000 millones de euros en inmuebles e hipotecas a Lone Star, pero este impacto es menor a los 312 millones registrados el año previo como consecuencia de la integración de BMN, finalizada ya por completo en tan solo un año. Así Bankia ha logrado capturar en el primer año tras la integración más sinergias de lo esperado, de 130 millones de euros en 2018, frente los 66 millones proyectados inicialmente.

Ahora en Portada 

Comentarios