Domingo, 17.11.2019 - 03:34 h
Temen un fallo desfavorable del TJUE

Goldman señala a Caixa y Sabadell: alerta de que el IRPH pone en jaque su capital

El influyente banco de inversión cuestiona la solvencia de las dos entidades catalanas ante el peor de los escenarios posibles en ese conflicto.

Caixabank, como el Sabadell, lucha para cortar la sangría en bolsa. EFE/
Goldman alerta de que el IRPH pone en riesgo el capital de CaixaBank y Sabadell. / EFE

Goldman Sachs alerta de que la solvencia de CaixaBank y Banco Sabadell podría verse seriamente comprometida si el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) emite una sentencia contraria a los intereses de la banca al respecto del IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios) y determina que las entidades deben devolver a sus clientes los intereses abonados en las hipotecas vinculadas a la evolución de este índice, el peor de los escenarios posibles.

En concreto, el influyente banco de inversión de Wall Street advierte en un informe emitido a mediados de agosto de que bajo este supuesto, y en el caso de que reclamaran entre el 75% y el 100% de los afectados (que ascienden a más de un millón, según Asufin) ambas entidades incumplirían el nivel mínimo de capital (SREP) que les exige el Banco Central Europeo (BCE), una situación que daría pie al supervisor a limitar el reparto de dividendos, el bonus de sus dirigentes o a exigir la activación de los planes de recuperación ('recovery plans').

El IRPH es el mayor riesgo a los que se enfrentan las entidades financieras en la actualidad, con un golpe para el conjunto del sector que se sitúa entre los 5.000 y los 44.000 millones de euros si la justicia europea resuelve que los bancos comercializaron préstamos vinculados a este índice sin aplicar la debida transparencia, según los cálculos de Goldman Sachs. El Banco de España, en cambio, eleva el impacto potencial hasta los 60.000 millones de euros.

Y es que la incertidumbre en torno al IRPH es elevada y el TJUE no se pronunciará al respecto hasta finales de 2019 o hasta comienzos de 2020. No obstante, el próximo martes día 10 de septiembre se publicará el dictamen del abogado general de la UE, una suerte de fiscal comunitario cuyas conclusiones, pese a no ser vinculantes, coinciden en la mayoría de ocasiones (dos de cada tres, aproximadamente) con las que finalmente adopta el tribunal. Entonces las entidades tendrán algo más de luz para saber a qué se podrían enfrentar.

Hasta la fecha, tanto la Abogacía del Estado como el Tribunal Supremo han defendido la validez del IRPH, al ser un dato oficial y público de cuya gestión se ocupaba el propio Banco de España. Por lo tanto, las distintas entidades aseguran en sus comunicaciones dirigidas al mercado que la probabilidad de obtener una sentencia desfavorable por parte de la justicia europea es "baja".

El impacto sería mayor al de las cláusulas suelo

Aún así, el precedente de las cláusulas suelo -que costó 1.900 millones a los bancos en 2016- demuestra que el TJUE puede poner patas arriba el sector, por lo que las principales entidades españolas advierten en sus cuentas de que el impacto que podrían sufrir a consecuencia del IRPH es "material". Por el momento, los bancos se niegan a hacer cábalas sobre el posible golpe, pero CaixaBank, Santander, BBVA, Sabadell, Bankia y Unicaja sí que han informado al mercado de que tienen una exposición de unos 16.700 millones de euros en balance.

En términos absolutos, la entidad con un mayor riesgo en la actualidad es CaixaBank, con 6.700 millones en hipotecas con IRPH, por delante de Banco Santander, con 4.300 millones y BBVA, que tiene 3.100 millones de euros en este tipo de préstamos. La cartera de Bankia es de 1.600 millones, mientras que la de Sabadell alcanza los 831 millones de euros y la de Unicaja algo menos de 200 millones.

En términos relativos, el banco que lidera Gonzalo Gortázar también es el más afectado, pues, según los cálculos de Goldman Sachs, en el peor de los escenario posibles, su ratio CET1, que mide el capital de máxima calidad, se reduciría hasta el 4,1% a final de 2019, un nivel de solvencia que se encuentra muy por debajo del mínimo regulatorio, fijado en el 8,75% para CaixaBank. Justo por detrás aparece Banco Sabadell cuya ratio CET1 descendería hasta el 8,5%, cuando su requisito es del 9,64%.

El resto de entidades también verían mermado su nivel de capital, que se situaría, a excepción de Unicaja, por debajo del nivel recomendado por el BCE del 12%. En el caso de Bankia, que ya advirtió que esperaría hasta conocer el dictamen sobre el IRPH para decidir si repartir o no su exceso de solvencia, bajaría hasta el 9,8%, el de BBVA caería hasta el 10%, y el de Banco Santander, que es la entidad que sufre un menor impacto relativo, descendería hasta el 10,1%. El nivel de capital de la antigua caja andaluza se mantendría en el 12,3%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios