Jueves, 14.11.2019 - 18:33 h
Según las cuentas presentadas en el Registro

Google España paga más de 3 millones a Hacienda tras una inspección fiscal

La compañía declara un frenazo en la cantidad refacturada a Irlanda, pues sólo crecieron un 4% durante el ejercicio 2017.

Google España dice a la juez que los datos captados por error con Street View eran ilegibles
Google España se pone al día con Hacienda. / Google

Google se ha tenido que poner al día con Hacienda en España. La compañía tecnológica ha pagado más de 3 millones de euros después de que la Agencia Tributaria iniciara una inspección fiscal correspondiente a los ejercicios entre 2011 y 2015. Se trata de 2,7 millones de Impuesto de Sociedades no pagado y algo más de 300.000 euros de intereses de demora. Es la segunda ocasión en la que el gigante debe abonar un 'extra' para ponerse al día con el Fisco.

La Agencia Tributaria inició una investigación sobre el Impuesto de Sociedades pagado entre 2011 y 2015 y el IVA de 2012 a 2014. Fue a lo largo del año 2017. Un año después, ha desembocado en el pago al Fisco de lo no abonado. Queda por ver si finalmente se trata de una regularización amistosa o si Google decide judicializar estas actas levantadas por Hacienda.

Este pago extra viene explicado en la memoria anual del ejercicio 2017, que acaba de ser presentada en el Registro Mercantil en España. En concreto, en ese año debía pagar 6,5 millones de euros de Impuesto de Sociedades-de los que 5,2 millones ya habían sido abonados o retenidos por Hacienda-. Pero había un 'extra': 2,76 millones de años anteriores que, según confirman fuentes oficiales de la empresa, proceden de la inspección. A esto se suman 321.000 euros de intereses de demora.

No es la primera vez que Google se tiene que poner al día desde el punto de vista fiscal. En el año 2013, la Agencia Tributaria le exigió 1,9 millones de euros de impuestos no pagados. Con esa investigación, Hacienda dio por buena la estructura operativa de la compañía en España, desde donde se limita a refacturar gastos de marketing y promoción de sus servicios a una matriz en Irlanda -desde donde se facturan la totalidad de los ingresos por publicidad contratada en España-. El objetivo: reducir al máximo su factura.

Frenazo en el negocio

Esta regularización llega después de que en el año 2017 la compañía declarara un frenazo de los ingresos en España. En concreto pasó de 92 a 96 millones de euros, todos ellos refacturados a Irlanda y, en menor medida, a Estados Unidos. Se trata de la tasa más baja de crecimiento de los últimos años.

Este frenazo se produce cuando en 2016 Google decidió elevar los precios que le exigía a Irlanda por los servicios de marketing. Eso hizo que los ingresos ese año se dispararan un 38,5%. Pero el año anterior, en 2015, sin ese efecto de revisión de las tarifas, el incremento fue de más del 21%. ¿La razón de este frenazo? No se explica en la memoria. "El aumento de facturación es atribuible a una mayor demanda de los servicios de la compañía", se limitan a asegurar.

Estos no son los ingresos reales. Y se desconocen cuáles son. Pero Infoadex estima que en ese año 2017 Google superó los 650 millones de euros por sus servicios publicitarios en España (Facebook sumaría en torno a 150 millones).

Debido al ajuste fiscal, la compañía recortó de manera significativa los beneficios netos declarados en España. En total, ganó 15,9 millones de euros frente a los 19,4 millones de un año antes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios