Lunes, 09.12.2019 - 14:05 h
Movimientos de Arcelor, Alcoa y Ence

La gran industria sube la presión sobre Sánchez para abaratar su factura eléctrica

Asturias y Galicia temen nuevos anuncios de recortes de personal y producción en vísperas de la cumbre convocada por Industria con las empresas.

Gráfico industrias.
Gráfico industrias.

Las malas noticias se suceden desde hace meses. Alcoa, Cemex, Vestas, ArcelorMittal y Ence, entre otras grandes empresas, han anunciado medidas de reestructuración que achacan, entre otros factores, a los elevados precios de la electricidad en España. ArcelorMittal ha sido la última en poner sobre la mesa recortes de producción que afectarán a los altos hornos de Gijón y a la acería de Avilés. Fuentes de la Administración del Principado dan por seguro que la multinacional hará un expediente de regulación de empleo (ERE). Los anuncios de multinacionales como Arcelor o la papelera Ence aumentan la presión para que el Gobierno, el que está en funciones y el próximo que constituya Sánchez, trabaje para reducir la factura energética de los grandes consumidores.

En el actual Ejecutivo en funciones hay distintas lecturas sobre el malestar de la gran industria y las asociaciones que las representan (AEGE, Unesid, Aspapel, Ascer). El Ministerio de Transición Ecológica achaca las decisiones de reestructuración (ArcelorMittal) o directamente de cierre (Alcoa), a factores más relacionados con el negocio sectorial que con el precio de la electricidad.

Pero las quejas continuas y el malestar han calado en Industria -y en el PSOE-. El secretario general de Industria, Raúl Blanco, ha convocado una próxima reunión con las grandes empresas consumidoras para analizar la situación y ha prometido elevar las ayudas que permite Bruselas-relacionadas con el coste CO2- hasta 200 millones de euros.

Recorte de producción

Arcelor ha justificado el recorte de produción de 700.000 toneladas en España (16% de la producción) en elementos relacionados con el precio de la electricidad -25% más elevado que en Alemania, según afirma la empresa-, el coste disparado de los derechos de emisión de CO2 (230% de subida en el último año) y el recorte de los pagos por interrumpibilidad en la última subasta celebrada en diciembre.

No obstante, fuentes de la Administración del Principado, en línea con el Ministerio de Transición Ecológica, añaden más causas a la reestructuración de la multinacional del acero. Entre ellas, citan el aumento de importaciones en la UE y los recortes anunciados en los derechos de emisión de CO2 a partir de 2021. Así lo detallaron en las comunicaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) al anunciar la reducción de la producción.

En la comunicación, ArcelorMittal  califica los costes eléctricos como "muy altos" y el incremento de las importaciones de fuera de la UE como "sin precedentes". ¿Temor a una salida de Arcelor al estilo Alcoa? En principio no lo hay; al menos no lo hay en el Gobierno asturiano, porque la multinacional ha hecho inversiones en sus plantas que deben ser amortizadas.

Pero la preocupación es evidente. Asturias es la región más afectada por la presión de las empresas con gran consumo eléctrico. Además, de Alcoa, Arcelor o Ence, producen en su territorio otras compañías como Asturiana de Zinc, Fertiberia, DuPont o Saint-Gobain.

Por eso el consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado, Isaac Pola, ha insistido en la necesidad de que se articulen medidas para que el precio final de la energía en industrias electrointensivas no sea tan diferente al de países del entorno de España. El Gobierno de Pedro Sánchez ha avanzado en un proyecto para favorecer la actividad de la gran industria y abaratar su factura energética. Es el estatuto de consumidor electrointensivo, pero está pendiente de aprobación.

El proyecto contempla medidas para rebajar el recibo eléctrico de la gran industria. Dos de ellas son la exención en el pago de los sistemas de capacidad que cobran las eléctricas por tener potencia sobrante que evite apagones y la regulación de contratos bilaterales con productores de energía para que puedan buscar mejores ofertas. El proyecto avanza más lento que las necesidades de las empresas. Y el resultado son presiones en aumento. Lo dijo Bernardo Velázquez, consejero delegado de Acerinox, otra de las empresas afectadas, en la presentación de resultados de la compañía: no se puede abordar la transición energética "a costa de la industria". Un recado con destinatario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING