Sábado, 20.10.2018 - 02:44 h
Negocio inmobiliario

Haya asume la liquidación de la cartera de préstamos fallidos a pymes de Caixabank

El servicer inmobiliario de Cerberus amplía con esta operación su cartera de servicios con la mirada puesta en un posible salto a bolsa este mismo año

Haya Real Estate lanza una emisión de bonos de 475 millones de euros
Imagen de la sede de Haya Real Estate

Haya Real Estate, el servicer inmobiliario propiedad del fondo Cerberus, asumirá la tarea de liquidar los 1.103 préstamos fallidos con garantía inmobiliaria concedidos en su día a pequeñas y medianas empresas por Caixabank y que la entidad vendió el pasado mes de diciembre, en el marco de la operación de saneamiento de activos tóxicos bautizada como 'Proyecto Egeo', a Cerberus y a su filial de gestión de cobros Gescobro.

Según ha reportado en la presentación a inversores de sus resultados del ejercicio 2017, la compañía ha suscrito sendos contratos de servicios con Cerberus y Gescobro en virtud de los cuales se encargará de gestionar la resolución de estos activos, valorados en 252 millones de euros, hasta su venta o definitiva liquidación. La operación permitirá a Haya Real Estate irrumpir en un nuevo segmento de negocio, el de la gestión de préstamos fallidos a pymes, que en opinión de la compañía la habilitará "para extender nuestros servicios y capacidades a otros clientes". 

La diversificación de sus actividades y de su cartera de servicios a clientes es, precisamente, uno de los objetivos estratégicos que se ha planteado Haya Real Estate para 2018, un año crítico para el futuro de la compañía que ha admitido por primera vez de forma oficial estar explorando las condiciones del mercado de cara a una eventual salida a bolsa que podría producirse este mismo año. De concretarse, Haya Real Estate se convertiría en el primer servicer cotizado del mercado español. Los servicers son un nuevo tipo de compañía dentro del sector inmobiliario, nacidos en la mayoría de los casos de las filiales inmobiliarias de los bancos, que han hecho fortuna a base de encargarse de limpiar los activos tóxicos de los balances de los bancos, con independencia de que se tratara de inmuebles o préstamos hipotecarios de alto riesgo.

A la espera de que se concrete o no este hito, la compañía acreditó en 2017 un volumen récord de transacciones de activos con 4.245 millones de euros dentro de una cartera global en la que gestiona más de 40.000 millones de euros en activos. Haya Real Estate gestiona activos procedentes de la Sareb, Cajamar, Bankia o ING, y en el último año ha cerrado siete nuevos contratos entre los que destacan la adquisición por 85 millones de euros de la cartera inmobiliaria de Liberbank, a través del traspaso de la filial inmobiliaria de la entidad, Mihabitans, y el acuerdo con BBVA para gestionar sus activos inmobiliarios de riesgo durante los próximos ocho años. Éste último acuerdo está sujeto, no obstante, al adecuado desarrollo del proceso de venta del 80% de la cartera inmobiliaria de la entidad a Cerberus, cuyos 'flecos' deberán resolverse a lo largo de este año.

La entidad aspira a que una vez constituida la joint venture conjunta que se deriva del acuerdo entre BBVA y Cerberus, Haya Real Estate puede participar de la gestión de esa cartera inmobiliaria. También espera un repunte del segmento de otros negocios, entre los que se cuentan la asesoría a inversores institucionales, la asesoría en desarrollo de suelos, la gestion de propiedad o la gestión de propiedades, que durante 2017 experimentaron crecimientos en el entorno del 50%.

En lo que hace referencia a 2017 Haya Real Estate reportó este miércoles unos ingresos ajustados de 257 millones de euros (un 10% más que en 2016) y un Ebitda ajustado de 146 millones de euros (también con un incremento del 10%), que permitió una generación de caja de 100 millones de euros. La compañía informará del resultado final de la empresa en 2017 en las próximas semanas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios