Martes, 19.11.2019 - 08:19 h
Nuevo movimiento

Holaluz blinda a la cúpula y su equipo con un plan de 'stock options' antes de la OPV

La comercializadora premiará la venta total o parcial tras su salida a bolsa en el MAB. El paquete de acciones no será superior al 4% del total.

Holaluz Cofundadores
Los tres cofundadores de la startup Holaluz. / Holaluz

Holaluz ha iniciado la cuenta atrás para su estreno en la bolsa española. La comercializadora 'indie' de energía pretende iniciar su andadura en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) a lo largo de este mes de noviembre. Antes ha querido blindar a su equipo directivo y a sus empleados clave con un plan de 'stock options' que premiará la venta parcial o total de la compañía. Este incentivo tendrá un tope de acciones: el 4% del total.

Hasta ahora, la compañía liderada por Carlota Pi no contaba con ningún plan de incentivos que premiara esa venta. Lo habitual en compañías de gran tamaño, y con fondos de capital riesgo en su accionariado, es reclutar a sus equipos en base a un bonus de este tipo. Un 'extra' que sirva para atraer talento de una manera menos costosa en el momento de los fichajes. Desde la compañía confirman que se trata de un nuevo plan creado justo a las puertas de este estreno en bolsa.

El plan permitirá premiar a personal clave y al equipo directivo con derechos sobre acciones en los próximos años. En total, según queda reflejado en el folleto informativo recientemente presentado en el MAB, sólo podrán destinarse un máximo de un 4% de todos los títulos en circulación. A la valoración de la última ronda de financiación, en la que irrumpió la entidad de previsión sectorial de empleo vasca Geroa con una inyección de 10 millones de euros,  supondría un máximo de unos 4 millones de euros.

¿Quién será el beneficiario de este bonus? No lo especifica y, como sucede en otros casos, se limitan a señalar que serán empleados y colaboradores clave. El desbloqueo -y cobro de este plan- se podrá ejecutar siempre que se logre un evento de liquidez. Es decir, se premia la venta de la mayoría de la sociedad o de la mayoría de los activos de la compañía. En los últimos años, otras startups como Privalia (36 millones), Social Point (28 millones) y, más recientemente, Wallapop (13 millones) han repartido suculentos incentivos entre sus cúpulas, directivos y equipos después de completar las ventas de sus compañías y de parte de ellas.

Másmóvil, cuarto operador de telecomunicaciones y uno de los grandes protagonistas del sector en los últimos años, es uno de los grandes espejos en los que se mira la comercializadora de luz. Al igual que van a hacer ellos ahora, salieron primero al MAB para luego dar el salto al continuo y, posteriormente, al Ibex 35 en un fulgurante crecimiento que ha sido premiado con un plan de 'stock options' que ha repartido millones de euros entre sus principales directivos.

Dividendo como clave

Junto a la venta de la compañía hay otro evento que podría desencadenar la ejecución del plan de incentivos: la distribución de dividendos. Y es que, hasta ahora no lo ha hecho. Y tampoco hay un plan a corto plazo para hacerlo. De hecho, entre los riesgos contemplados dentro del folleto insisten en que no puede asegurarse esa distribución en un futuro. "Dependen de los ingresos y situación financiera, las obligaciones asumidas en los contratos financieros, los requisitos de liquidez y los requisitos regulatorios", advierten.

Además de la dificultad para distribuir dividendos, Holaluz señala algunos riesgos a los inversores que quieran comprar las acciones por valor de los 30 millones de euros que pretenden levantar con esta OPV. Apunta a otros: el riesgo regulatorio ('impuesto al sol' o las incertidumbres legales del autoconsumo) junto con la enorme concentración del mercado español (las cuatro grandes empresas controlan más del 86% de la cuota de mercado) o un endurecimiento del escenario comercial con una mayor rotación de sus clientes son otros.

Al margen del plan de stock options, la compañía también fija la retribución que tendrán cada uno de sus directivos. Los tres cofundadores y consejeros ejecutivos -Carlota Pi, Ferran Nogué, Oriol Vila- percibirán 175.000 euros brutos anuales cada uno, incluyendo retribución fija y variable. El resto de consejeros que no ejerzan funciones ingresarán 30.000 euros brutos, además de 7.000 por cada una de las comisiones y 3.000 si ejerces como presidente.

A por el 'roadshow'

Con todo, la de Holaluz será la segunda gran salida a bolsa de una startup con respaldo de capital riesgo, tras Másmóvil. Ahora, sus directivos y las firmas de servicios financieros con las que está trabajando -principalmente JB Capital, dirigida por Javier Botín, hermano de la presidenta del Banco Santander, Ana Botín- están en pleno 'roadshow' por las principales plazas europeas para tratar de captar apoyos con los que levantar esos 30 millones de euros en nuevas acciones. Hay que recordar que la comercializadora ha echado mano del formato de 'listing'. Sacará a cotizar estos nuevos títulos, que llevarán a los accionistas actuales (los tres cofundadores suman hoy el 60% del total) a diluirse. ¿La valoración? Aún no está cerrada, pero se estima que rondará los 200 millones de euros.

Ese 'precio' supondría valorar la empresa a 1,2 veces la facturación lograda el año pasado (150 millones de euros). En los seis primeros meses se ha acelerado el crecimiento hasta elevar esas ventas un 40%. En total han sumado 152 millones de euros con unos beneficios netos prácticamente inexistentes. Pese a la mejora, el margen bruto sobre la cifra de negocios es de menos del 8%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING