"Si confinan, los clientes no llega"

El crack de los cinco estrellas: solo diez hoteles de lujo están abiertos en Madrid

Las grandes cadenas, insignias del alojamiento de alto nivel en la capital, tratan de resistir el temporal sin levantar la persiana, recurriendo a eventos a medio gas y 'mimando' al deporte de élite.

Hotel VP Plaza España Madrid
El crack de los cinco estrellas: solo diez hoteles de lujo están abiertos en Madrid
VP Plaza España Madrid

Los hoteles madrileños de alto nivel resisten el temporal... sin levantar la persiana. Los cinco estrellas de la capital que aceptan reservas para esta semana se cuentan con los dedos de ambas manos. Noviembre ha llegado y, de los casi cuarenta alojamientos de lujo que oferta Madrid, solo diez tienen habitaciones disponibles. La cascada de rebrotes frustró sus esperanzas de salvar la temporada estival y el goteo de confinamientos aleja (otra vez) el horizonte de recuperación. En un escenario de plantillas enteras en ERTE y préstamos multimillonarios, las cadenas se enfrentan a una encrucijada sin precedentes, donde la mejor opción es la menos mala: seguir cerrados y arriesgarse al ERE, o bajar los precios y perder su sello. 

De Atocha a Sol. De Retiro a Banco de España. Las puertas giratorias llevan meses sin moverse en más de la mitad de los cinco estrellas que dejan huella en la capital. La respuesta se repite al otro lado del teléfono. "InterContinental ha suspendido temporalmente todos los servicios". A la lista de cierres 'sine die' se suman The Principal, el primer cinco estrellas de la mítica Gran Vía, o el Wellington, que apunta a diciembre, sin poner la mano en el fuego. Otros dejan la vuelta para un avanzado noviembre, como el Bless, en pleno barrio de Salamanca, o el Urban de la Carrera San Jerónimo. Muchos esperarán a Navidad. "El Hotel Miguel Ángel permanecerá cerrado hasta diciembre". Y lo mismo responden desde el Orfila o el Gran Meliá Fénix. 

"Allá por el mes de febrero yo era el jefe loco que obligaba a sus empleados a trabajar con mascarilla. Hoy nuestro protocolo es referencia más allá de las fronteras nacionales. Hacemos test a la plantilla todos los meses". Javier Pérez dirige la cadena de lujo VP Hoteles. El Plaza España Design es su cinco estrellas y sigue cerrado. Sobre la mesa del empresario hay tres escenarios. El más optimista deja la apertura para abril de 2021. El más realista -"con los datos que barajamos hoy"-, retrasa la vuelta hasta septiembre. El tercero augura otro año sin descorrer el cerrojo. "Intentamos abrir en verano, el skybar estaba teniendo éxito y nos crecimos, pero a duras penas lográbamos llenar seis habitaciones". 

Vista desde el Ginkgo Restaurante & Sky Bar del VP Plaza España Design
Vista desde el Ginkgo Restaurante & Sky Bar del VP Plaza España Design
DANIEL SCHAEFER

En los próximos meses, la capital vivirá un goteo de reaperturas... si el virus lo permite. Los hoteleros han aprendido la lección: mientras no haya vacuna, cualquier previsión es un castillo de naipes. La necesidad y la ilusión tiran del sector. En plena escalada, muchas firmas ponen el foco en 2021. El Villa Magna y el AC Santo Mauro abrirán en enero. El Puerta de América lo hará por San Valentín. El Mandarin Oriental Ritz -que está de inauguración después de tres años de reforma-, admite reservas posteriores al 15 de marzo, justo un año después de la declaración del estado de alarma que lo cambió todo. Igual harán el Hyatt Regency Hesperia de la Castellana y el AC Palacio del Retiro. Los más precavidos esperarán hasta abril.

La pandemia sobrepasó todas las previsiones. El equipo de VP Hoteles se preparaba para un agujero del 10% mientras el 'bicho' causaba estragos en China. Luego, con el aterrizaje del virus en Italia, modificó sus cábalas al 30%. "La realidad es que el desplome de los ingresos ha sido del 100%". Restando aquel breve intento al inicio del verano, el hotel lleva cerrado desde el 11 de marzo. "Pedimos un préstamo multimillonario y tenemos liquidez para aguantar". Igual que cae, el lujo siempre se recupera. Pero en el balance de cuentas de 2020 solo quedarán gastos. "Seguimos pagando 600.000 euros de IBI, contando con la rebaja del 25%". Toda la plantilla del cinco estrellas está en ERTE. 

"Estamos cerrados y seguiremos cerrados". Javier Polo, director del Gran Hotel Inglés, un histórico enclave en pleno Barrio de las Letras, traslada que el expediente de regulación temporal de empleo se extendió a toda la plantilla. Tal y como evoluciona la pandemia, no hay fecha fija para la reapertura. "El sector lo que necesita es que se prorroguen los ERTE más allá del 31 de enero, por lo menos hasta marzo". El as en la manga de los hoteles de lujo también es su debilidad. Una noche en sus habitaciones de la calle Echegaray ronda los 300 euros. "Bajar las tarifas significa recortar en la calidad del servicio... y perder nuestro sello. No se puede ofrecer lujo por cuatro duros". La cuestión va más allá del precio. "Nuestro mercado es internacional, sobre todo estadounidense. Con la vuelta de los confinamientos, los clientes no llegan". 

Gran Hotel Inglés
Bar del vestíbulo del Gran Hotel Inglés, diseñado por Rockwell Group
Gran Hotel Inglés

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), que representa a 313 hoteles y 75.000 plazas, explica a este diario que, las subidas y bajadas de la actividad desde el inicio de la crisis sanitaria impiden acotar el impacto del virus en la red madrileña de alojamientos. La patronal orienta la estimación: "Exceltur eleva las pérdidas del sector turístico nacional a más de 100.000 millones". ¿Hay fecha para el despegue? "Los estudios de confianza apuntan a que la recuperación del sector en Madrid girará en torno a 2022 o 2023". El panorama es desalentador: retomar el vuelo de aquí a dos años... en el mejor de los casos. 

Los empresarios no tiran la toalla. "Los hoteleros madrileños han hecho los deberes", defiende la AEHM. El año pasado, este sector supuso cerca del 7% del PIB regional y sumó 140.000 puestos de trabajo. Las persianas bajadas en las grandes avenidas dan la puntilla a la capital. Estos oasis de lujo, rodeados de semáforos y oficinas, cargan sobre sus hombros con todo un ecosistema, desde materias primas hasta servicios de ocio y lavanderías. 

Las grandes firmas del alojamiento actuaron con rapidez. Aforos, limpieza, ventilación... los hoteles de lujo se blindaron, pero las cadenas aún avanzan por terreno pantanoso. El país vuelve a encarar la cruzada para doblegar la curva. "Se ha paralizado el turismo MICE y la actividad en general. Hay limitaciones de movimiento a nivel nacional e internacional...". En plena escalada, las administraciones han activado medidas especiales que golpean de lleno a los hoteleros.

Salones a medio gas y 'mimo' al deportista de élite

La patronal madrileña detalla que, de sus miembros de cinco estrellas, solo ocho hoteles han retomado su actividad. La Información ha conversado con los directores de dos de estos enclaves, sobre las armas del alojamiento de lujo para fondear la tormenta: eventos a medio gas y mucho mimo al deporte de élite

Untrabajador con mascarilla cruza la pasarela del Hotel Riu Plaza España
Un trabajador con mascarilla cruza la pasarela del Hotel Riu Plaza España
Hotel Riu Plaza España

El día a día también ha cambiado en el Hotel Riu Plaza España, que se alza en uno los edificios más emblemáticos de todo Madrid, de los que dan forma al skyline madrileño.  Manuel Jaile, delegado y director general del hotel, evoca que, en enero, ya sufrieron un aluvión de anulaciones que les confirmó que el año sería diferente. Después de 90 días cerrado, "un duro golpe", abrieron sus puertas el 15 de junio. El Riu ha virado hacia el cliente nacional y los eventos a medio gas. "Hace algo más de 15 días celebramos una boda y hace algo menos, una comunión". "Nos hemos adaptado", afirma. Desde reuniones corporativas hasta la celebración de un máster de tenis de mesa en el hotel, "el primer evento deportivo que acogemos".

Fachada del Hotel Barceló Torre de Madrid
Fachada del Hotel Barceló Torre de Madrid
Hotel Barceló Torre Madrid

"El impacto inicial fue enorme", recuerda Salvador Aparisi, director del hotel Barceló Torre de Madrid, "Tanto que en julio tomamos la decisión de reabrir, adaptándonos a la situación excepcional de muy baja demanda". No se arrepienten. Mes a mes, asegura Aparisi, han registrado resultados que han logrado recuperar empleos en ERTE. Una instalación energéticamente eficiente y su protocolo de prevención, 'We Care About You', han ayudado. "Desde la reapertura hemos podido acoger distintos eventos deportivos como el WPT (World Paddle Tour) en sus etapas de Madrid, además de la concentración prepartido de equipos de primera división", apunta. El sector está decidido a no dejar caer los enclaves que ponen sello a las avenidas madrileñas, cueste lo que cueste. 

Mostrar comentarios