Sábado, 14.12.2019 - 10:51 h
Caídas de la divisa del 13% con respecto al dólar

El crudo y la libra, los riesgos para IAG tras dejarse 2.900 millones con el Brexit

El consejero delegado de la compañía descarta cambios en la estructura de capital de la firma pese a la presión de la Comisión Europea.

Aerolíneas del grupo IAG
El crudo y la libra, los riesgos para IAG tras dejarse 2.900 millones con el Brexit. / EP

El Brexit se ha llevado por delante casi 2.900 millones de capitalización de IAG en bolsa -grupo que engloba a Iberia, Vueling y British Airways, entre otras- desde el día en que se celebró el referéndum de salida de Reino Unido de la UE y hasta este mismo lunes. En cambio, y en una reciente entrevista, el CEO de la compañía, Willie Walsh, decía no estar preocupado, una vez más, por las posibles consecuencias que pueda tener el proceso de 'divorcio' para sus compañías aéreas. De hecho, en las últimas cuentas anuales del grupo se identificaban dos riesgos mayores que este proceso: la variación del precio del combustible y la volatilidad de los tipos de cambio, sobre todo el de la libra/dólar, dependiente directamente del Brexit. 

La compañía ha negado por activa y por pasiva la influencia de la salida de Reino Unido de la UE sobre sus finanzas. En cambio, y más allá de la cifra absoluta de valor que ha perdido en bolsa, con cada movimiento en este proceso de 'divorcio' la cotización del valor en el Ibex 35 ha sufrido fuertes vaivenes. Así, por ejemplo, entre el 22 de junio de 2016, el día anterior a la consulta de salida de la UE, y el 27 de ese mismo mes, los títulos de IAG en el parqué madrileño cayeron en casi 2,5 euros, pasando de los 6,615 euros a apenas 4,118 euros, un desplome de casi el 40% y casi mil millones de capitalización.

Pero el mejor ejemplo de esta influencia está a la vuelta de la esquina. La pasada semana, tras una prometedora reunión entre Boris Johnson y su homólogo irlandés y, más aún con las declaraciones de Donald Tusk que el viernes parecían vislumbrar un camino más fácil para una salida con acuerdo, los títulos del grupo de aerolíneas subieron más de un 10% al cierre de la sesión en bolsa. 

El petróleo y la libra

IAG reconocía en su informe de cuentas de 2018 y el propio Walsh lo hacía también en la citada entrevista, que uno de los riesgos financieros más importantes para la compañía era "la volatilidad de los tipos de cambio" euro/dólar y libra/dólar. En este sentido, y desde antes del referéndum y hasta este lunes, el precio de la moneda de Reino Unido ha caído casi un 13% con respecto al dólar. "El único impacto que esperamos es la volatilidad de la divisa", señalaba el CEO de IAG. 

Para tratar de paliar estos posibles efectos , el grupo aplica estrategias de cobertura finaciera a través de las que se cubre la exposición a dólares  durante un plazo de tres años, "conforme a unos límites definidos", señalan desde la compañía. En este sentido, y según los datos de la firma a cierre de 2018, una subida del 10% de la libra supondría un efecto negativo de 40 millones de euros sobre el resultado antes de impuestos y un efecto positivo sobre el patrimonio de 262 millones. En caso de que el precio de esta moneda descendiese un 10%, supondría 41 millones de euros más en el ebitda y 273 millones negativos sobre el patrimonio. 

Gráfico libra dólar
 

El otro gran riesgo reconocido por la compañía es el precio del combustible. En este sentido, IAG también cuenta con una estrategia de cubrir a tres años el consumo de este producto que tiene como objetivo proteger a la compañía "frente a incrementos repentinos e importantes de los precios del petróleo", señalan, evitando situaciones de desventaja competitiva en caso de que el precio descienda de forma sustancial. La firma hacía para 2018 el siguiente cálculo: con un aumento del 30% del precio del combustible, IAG tendría un efecto positivo de 1.613 millones de euros sobre el patrimonio neto. Si ocurriese lo contrario, un descenso del 30%, el efecto sería negativo en 1.695 millones. 

Con todos estos datos sobre la mesa, y un aumento acumulado del precio del petróleo del 7% en lo que va de año, las cifras están claras. Pese a ello, Bernstein Reasearch señalaba hace apenas unos días que precisamente IAG era la aerolínea que, por su estructura de coberturas financieras, tenía menor exposición a la subida de precios de este producto. Según sus datos, la firma capitaneada por Willie Walsh tendría cubierto el 95% del consumo estimado de combustible para este trimestre y el 86% para la recta final del año. 

Cambios en el accionariado

Más allá de los riesgos financieros puros, el mayor problema que podría acarrear el Brexit sería la posibilidad de la pérdida de licencia de operador aéreo dentro de la Unión Europea. En este sentido, IAG siempre ha mantenido que se trata de un riesgo que no va a materializarse, pero en la entrevista que concedía Walsh esta semana, señalaba que si la Comisión Europea le pusiese finalmente en un aprieto, "sería otro escenario" que habría que valorar. 

La normativa comunitaria exige para estar en posesión de una licencia de vuelo que permita operar dentro del territorio de la UE que el capital de la compañía esté, al menos en un 50,1% en manos de compañías o personas de este territorio. Por la naturaleza de IAG -capital americano y británico, principalmente-, este requisito no se cumpliría. Pese a ello, el grupo de aerolíneas ha señalado en reiteradas ocasiones que no tendrá ningún problema en mantener estos permisos y, por tanto, en continuar operando con normalidad tras el Brexit, por lo que descarta realizar cambios en el accionariado. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING