Sábado, 16.02.2019 - 09:23 h
Rebaja de Impuestos de Sociedades

Iberdrola, ACS, BBVA... el Ibex se frota las manos con la reforma fiscal de Trump

Las grandes empresas españolas con presencia en Estados Unidos se beneficiarán de la reducción del Impuesto de Sociedades del 35% al 21%.

Imagen del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras la firma de la reforma fiscal.

"Las empresas se van a volver literalmente locas". El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no escatimó elogios a su reforma fiscal, que hace unos días logró el visto bueno de Congreso y Senado. "Estamos volviendo a hacer grande a América", recalcó a los medios de comunicación. "Hice campaña sobre el hecho de que no vamos a volver a perder compañías y ahora vamos a ver cómo 4.000 billones de dólares vuelven a Estados Unidos", profetizó.

La medida estrella de la reforma es la reducción del Impuesto sobre Sociedades, que baja del 35% al 21% (aunque Trump había prometido un 15% durante la campaña electoral). El objetivo de la administración republicana es dar una alegría a las grandes corporaciones estadounideses (como Apple, a la que ahora le saldrá más 'barato' repatriar los dividendos que ha generado con su actividad en el exterior) pero, de rebote, también va a ayudar a las filiales extranjeras en ese país, incluidas las españolas.

Y ahí hay grandes nombres sobre la mesa: Santander, ACS, Iberdrola, Ferrovial o BBVA son algunas de las empresas que van a beneficiarse del cambio legislativo.

Las inversiones españolas en el mercado norteamericano básicamente, se centran en tres sectores: construcción, banca y energía. No es posible saber cuál es la cifra exacta de beneficio de la reducción de su tipo impositivo a partir del próximo ejercicio, aunque la mayoría asume que va a tener un "impacto favorable". "Será positivo para el sector empresarial", asume el grupo constructor OHL. Sólo esta constructora desarrolla proyectos en cinco estados: California, Texas, Florida, Nueva York e Illinois.

Los beneficios de las empresas españolas en Estados Unidos respirarán siempre que su negocio también camine en positivo. Por ejemplo, Santander opera en banca comercial y corporativa, a través de Santander Bank; y en financiación al consumo con Santander Consumer USA. En su último ejercicio, el 2016, la entidad ganó 395 millones de euros, tras caer un 42% respecto al año anterior. Una cifra que estuvo muy cerca de los 355 millones de euros que abonó en Impuesto de Sociedades, según desgrana en su informe anual.

Su principal rival en su país de origen, BBVA, ganó más en ese país, 459 millones en el mismo año pero, en cambio, la entidad presidida por Francisco González no desglosa su carga fiscal por países.

En el terreno energético, la principal compañía expuesta al mercado estadounidense es Iberdrola. La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán abonó, en todos los países en los que opera, 1.536,7 millones en impuestos durante el último ejercicio. De ellos, casi un tercio se concentraron en Estados Unidos: 486,6 millones. La mayoría, 446 millones, a través de su negocio de redes.

Promesa de infraestructuras

Las grandes constructoras tampoco dan detalles sobre su carga fiscal en ese país pero su negocio es relevante. E irá a más si Trump cumple con su compromiso electoral de desarrollar un nuevo plan de infraestructuras, incluido el muro de separación con México. En el caso de ACS, la tercera parte de todo su negocio está concentrado en el mercado estadounidense. Sólo el pasado año, este país le aportó 12.224 millones de euros de volumen de negocio.

Al margen de lo que ocurra con el beneficio de las filiales estadounidenses durante los próximos años, algunas empresas locales, como AT&T o Boeing, han prometido que aumentarán la retribución a sus empleados gracias al ahorro fiscal que prevén obtener. Según estimaciones del partido demócrata, la consecuencia negativa de la reforma es que las arcas públicas estadounidenses dejarán de ingresar 1,5 billones de dólares, lo que golpeará directamente al déficit.

La empresa más beneficiada, según una estimación realizada por Financial Times, es Apple. El gigante tecnológico podría ahorrarse 47.000 millones de dólares con el nuevo tipo impositivo, lo que podría animar a la compañía de la manzana a repatriar parte de los 252.000 millones de dólares que sus filiales 'guardan' en el extranjero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios