Siete meses después

Iberia y Air Europa retrasan notificar su pacto a Bruselas y renegocian el acuerdo

Demoran la comunicación, prevista para mayo, mientras fijan nuevos términos de la compra, cuyo precio inicial de 1.000 millones será ajustado a la baja.

IAG se alía con Globalia para adquirir Air Europa por 1.000 millones
IAG y Air Europa han retrasado la notificación a Bruselas de su transacción.
Iberia

La operación se firmó el pasado mes de noviembre, cuando no había ni rastro del coronavirus. Iberia aceptaba pagar 1.000 millones de euros para hacerse con la aerolínea Air Europa, propiedad de Globalia. El estallido de la pandemia y el duro impacto de las restricciones para el sector trastocaron todos los planes. Ambas compañías se han dado algo más de tiempo para formalizar la notificación de su acuerdo ante la autoridad de la competencia en Bruselas, con el objetivo de renegociar los términos. Esta notificación oficial estaba prevista para el mes de mayo y aún no se ha hecho efectiva.

La pandemia ha afectado de lleno a las cuentas del sector de las aerolíneas, ante las fuertes restricciones a la movilidad entre países. Según la estimación de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), el año 2020 será el peor año de la historia para el sector, con unas pérdidas globales de más de 84.000 millones de dólares. Las perspectivas para 2021 se centran en una continuación de los ‘números rojos’. Y ese es el terreno de juego en el que hay que sellar definitivamente la unión de las dos mayores aerolíneas españolas.

Desde hace semanas, los equipos de ambas compañías se afanan en renegociar las condiciones originales, que se basaban en un pago único de 1.000 millones de euros en dinero en efectivo, que iba a ser financiado a través de deuda. Las previsiones causadas por la Covid-19 acarrean un ajuste a la baja en la valoración de los activos de la compañía propiedad de la familia Hidalgo con unos ingresos anuales previos a la pandemia de 2.100 millones de euros.

IAG aún no ha presentado a Bruselas su notificación oficial, tras los primeros trámites ya completados, según corroboran fuentes conocedoras. Este movimiento estaba previsto que se hiciera a lo largo del pasado de mayo. Fue a principios de ese mes cuando el presidente y consejero delegado de Iberia, Luis Gallego, aseguró que la operación seguía “estando en vigor”, aunque recordó que el pacto contaba con una cláusula “de ajuste de precio”. Insistió en que ambas partes estaban más enfocadas en pasar esta crisis, además de solventar los problemas de liquidez y acometer cambios necesarios “para tener futuro”. Iberia ha recibido un crédito con aval ICO al 70% de apenas 750 millones de euros.

Esa renegociación de los términos del acuerdo que se ha abordado en estas semanas, incluso podría afectar también al Memorándum de entendimiento (MOU) suscrito por el holding dueño de Iberia por el que se comprometía a ceder rutas a uno de sus competidores, Volotea, como un ‘remedio’ previo con el que allanar el camino de la ‘luz verde’ de las autoridades. Según ese principio de acuerdo, esta última podría abrir entre dos y cuatro nuevas bases en España, así como operar determinadas rutas que actualmente realizan las dos protagonistas de la transacción. 

En un primer momento se esperaba que la ‘luz verde’ de la Comisión llegara a lo largo del segundo semestre del año. Pero la situación apremia. Se quieren agilizar los plazos y tramitarlo a través de la fórmula de ‘failing firm’, es decir, un proceso acelerado por el que el regulador puede dar luz verde de manera más sencilla si una de las partes de la operación se trata de una empresa en dificultades por una circunstancia sobrevenida. Los primeros espadas de Globalia e IAG aseguraron ante el Rey de España en un encuentro hace justo un mes que las compañías aéreas se han quedado “en una situación de difícil supervivencia sin precedentes”, con una reducción en un 95% el tráfico.

Hay que tener en cuenta que esta adquisición es clave para los intereses del sector español y también para el Ejecutivo de Pedro Sánchez, pues en juego está el control del ‘hub’ con epicentro en el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. La principal perjudicada por este movimiento corporativo es Air France-KLM, que había firmado un acuerdo con la propia Air Europa hace ahora casi un año -tras el fracaso de su combinación con Ryanair- con el objetivo de plantar cara a IAG e incrementar su presencia en Latinoamérica. Y la sombra de la multinacional gala sigue sobrevolando.

Lo hace después de que la Comisión Europea respaldara el rescate de 7.000 millones de euros -4.000 millones en un préstamo privado con garantía del 90% y 3.000 millones más de ayudas directas- a la compañía lanzado por el Gobierno de Macron. Un movimiento que ha despertado los recelos del Gobierno de España. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ya lo advirtió la pasada semana: "Es imprescindible evitar que haya países que por su capacidad financiera puedan inyectar un volumen de recursos importante en empresas que estén compitiendo con otras que pueden no tener el mismo volumen de ayuda".

Objetivo: crecer en Latam

La adquisición de Air Europa es la forma que tiene Iberia para consolidar todo el mercado latinoamericano. Según las cifras que hizo públicas la compradora en la presentación del acuerdo en noviembre, la compañía hoy en manos de Globalia contaba con 11,8 millones de pasajeros y 2.100 millones de euros de ingresos al año, con un total de 69 rutas,de las 24 son con América (y 41 dentro de España y Europa). Con esta transacción conseguía alejarse de Air France alcanzando una cuota de mercado en Latinoamérica del 26%.

Este freno a la transacción de las dos principales aerolíneas españolas no es la única que ha protagonizado Globalia. El grupo de los Hidalgo y Barceló han aprobado congelar el proceso de fusión de sus agencias de viajes hasta el próximo otoño. El objetivo es ganar algo de tiempo para “ganar perspectiva” ante un escenario “muy complejo”, según explicaban fuentes cercanas a la operación. Dos de las mayores operaciones en un sector clave siguen aún pendientes de cierre.

Mostrar comentarios