Jueves, 18.07.2019 - 07:36 h
Por encima de British Airways

IAG confía a Iberia la mayor parte de su crecimiento durante 2019 pese al Brexit

Willie Walsh ha señalado que cuentan con un plan que pondrán en marcha "en el momento en que sea necesario". 

Iberia
IAG confía a Iberia la mayor parte de su crecimiento durante 2019 pese al Brexit. / EFE

IAG -y por tanto Iberia- no teme al Brexit. La compañía ha tratado de decirlo por activa y por pasiva, pero sus previsiones para este año terminan de confirmarlo. El 'hólding' de Willie Walsh ha confiado la mayor parte de su crecimiento para 2019 a la firma que dirige Luis Gallego, incluso por encima lo que pueda aportar la propia British Airways o la más reciente creación del grupo de aerolíneas, la 'low cost' Level. Y todo ello, en plena tormenta por el Brexit que deja en el aire la posibilidad de un aterrizaje tranquilo para la compañía es su actividad de este año, incluso de un cambio de ruta ante las inclemencias que puede generar el no acuerdo entre la UE y Londres. 

Según los datos que ha presentado este mismo jueves a la CNMV la propia compañía, el conjunto del grupo espera un crecimiento del 5,9% durante este año. El primer trimestre será el que registre un aumento mayor, con un 6,2% y el tercero el que menos, con apenas un 5,6%. Pero lo más destacado no es la cifra, es el peso que el grupo de aerolíneas -que incluye a Aer Lingus, Vueling, Iberia, British Airways y Level- da a la tradicionalmente española. 

IAG
 

Teniendo en cuenta sus propios datos, la cifra global de la aportación de Iberia durante el año completo, supondría algo más de un punto y medio porcentual, ligeramente por encima de la última en llegar al grupo, la 'low cost' Level, y la estrella de Walsh, British Airways. 

El crecimiento esperado para la compañía que preside Luis Gallego durante el primer trimestre de este año, es decir, hasta el mes de marzo, se correspondería con más de dos puntos del total del alza que espera recibir IAG, llegando a duplicar la aportación de BA. Pero la cifra que más llama la atención es la del último trimestre en el que, por ahora, todo está en el aire con respecto al Brexit. 

Y es que a partir del mes de octubre -de consumarse el 'divorcio' de Reino Unido y la UE sin acuerdo y sin que IAG lleve a cabo ningún cambio en su accionariado- las aerolíneas podrían llegar a perder las licencias de vuelo que ahora les permiten operar en territorio comunitario. Iberia sería una de las más afectadas como consecuencia de la rutas que actualmente operan -principalmente domésticas en España y de conexión con América Latina desde el 'hub' de Madrid-. 

Pese a ello, IAG considera que la española será la segunda filial que más contribuya al auge de alrededor de un 5,9% con el que cuenta para el 'hólding' para el cuarto trimestre del año, solo por detrás de BA. Cifras que podrían irse al traste de no llegar a buen puerto las negociaciones que la aerolínea mantiene con la CE a través del Ejecutivo de Theresa May. 

Es precisamente en estas negociaciones y en sus planes internos para salvarse de la quema que pueda producirse tras el 'divorcio', en lo que se escuda el grupo de aerolíneas. Este mismo jueves, Willie Walsh señaló durante la conferencia a inversores que en la compañía cuentan con un plan para evitar las consecuencias que pudiese causar un Brexit duro que pondrán en marcha "en el momento en que sea necesario".

De hecho, ya dio los primeros pasos cuando fijó un límite de accionistas no comunitarios en el 47,5% -los que tenía en ese momento- pero sin contar a los británicos, por lo que el conflicto no estaría solucionado. Por ello, el 'holding' señala que sus diferentes marcas cuentan con "certificados de operador aéreos e importantes negocios" que llevan durante mucho tiempo en países como Francia, Irlanda, España o Reino Unido. 

Pero eso no es todo, la británica señala que confían en un acuerdo para el transporte aéreo a nivel global, fijado entre la Unión Europea y Reino Unido, "como se establece en la Declaración Política de la UE/UK". De todas formas, en caso de no ser así, cuentan con "un compromiso detallado y constructivo con nuestros reguladores nacionales y gobiernos sobre la propiedad y el control", la gran piedra que saltar para no tener problemas. 

Eso sí, el discurso del grupo sigue en las mismas. "No hace falta recordar que IAG es española", señalaba el propio Walsh este mismo jueves. Una máxima que ya negó la Comisión Europea cuando IAG intentó utilizar su "control por parte de El Corte Inglés". En Europa el mensaje no caló y las modificaciones -de verdad- siguen siendo necesarias.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios