Lunes, 06.04.2020 - 01:22 h
También British Airways y Lufthansa

Iberia suspende sus vuelos con China ante la amenaza del brote de coronavirus

La aerolínea ha decidido suspender temporalmente sus vuelos con Shanghái debido a la situación provocada por el virus.

Iberia horizontal
Iberia suspende sus vuelos con China. / Archivo 

Iberia ha decidido suspender temporalmente sus vuelos con Shanghái debido a la situación provocada por el coronavirus, que ha provocado una alerta sanitaria que la Organización Mundial de Salud ha evaluado ya como "riesgo alto", elevado a "muy alto" en el país asiático en el que surgió. Esta suspensión de los vuelos tendrá efecto desde este viernes, cuando estaba previsto el próximo vuelo, y durante el mes de febrero.

A los clientes con billetes emitidos para volar en la ruta se les ha ofrecido el reembolso o cambio de fecha. Iberia está contactando con otras aerolíneas para buscar alternativas a los clientes que tengan que regresar a su lugar de origen. La aerolínea española seguirá monitorizando la situación provocada por el brote del virus, para decidir si es necesario prolongar esa suspensión, que se realiza por razones de causa mayor y por la seguridad de sus clientes y empleados.

Así, Iberia se una a otras grandes aerolíneas como British Airways, Lufthansa y KLM que ya han anunciado que no volarán a China hasta que la situación mejore.

British Airways, también del grupo aéreo IAG, ha tomado la decisión después de que el Ministerio británico de Exteriores recomendase no viajar a China, donde hasta ahora han muerto al menos 132 personas, a menos que sea "esencial", ya que "la seguridad de sus pasajeros y tripulación es siempre su prioridad".

El grupo alemán Lufthansa también ha cancelado todos sus vuelos al gigante asiático, el mayor emisor de turistas del mundo, después de que a bordo de sus aviones se sospechara de un caso de infección en un hombre que ha sido calificado de riesgo por las autoridades chinas.

Se suspenden todos los vuelos directos a Chengdu, Hangzhou y Xiamen, mientras que los viajes semanales previstos a Shanghái pasan de los actuales 11 a un total de 7, y los de Pekín se mantienen en los habituales siete semanales. La mayoría de los ajustes entran en vigor a partir de mañana jueves, a excepción de la suspensión de los vuelos a Xiamen, que se aplicará a partir del 31 de enero.

La holandesa KLM decidió también suspender sus vuelos a las ciudades chinas de Chengdu, Hangzhou y Xiamen hasta el próximo 29 de febrero, aunque mantiene siete viajes por semana a Pekín y otros siete a Shanghái. Según un comunicado de la compañía, aunque no suspende todas sus operaciones a China, KLM considera necesario adaptar la totalidad de los vuelos "en previsión de la disminución de las reservas" debido al brote de coronavirus en el país asiático, que ya se ha cobrado la vida de al menos 132 personas.

También las estadounidenses American Airlines y United Airlines han suspendido a partir de febrero parte de su servicio a China alegando una caída de demanda. El Gobierno de Estados Unidos estudia la posibilidad de imponer una prohibición temporal generalizada de los vuelos hacia y desde China, después de que se confirmara la detección de cinco casos del nuevo virus en el país entre personas que habían viajado recientemente a Wuhan.

La aerolínea de bandera de Hong Kong, Cathay Pacific, ha optado por una reducción progresiva de la capacidad en sus vuelos a China, dejando, además, de prestar algunos servicios a bordo como toallas calientes, mantas o revistas, y modificando la oferta de comidas que se distribuye en una sola bandeja en primera clase y ejecutiva, y en una bolsa desechable en turista.

Otras muchas líneas aéreas como Air France -que de momento mantiene 23 conexiones semanales con China, tras la suspensión de las que tenía con Wuhan, el origen del brote- permiten a sus pasajeros pedir el reembolso o posponer la fecha de su viaje sin costo suplementario.

Las agencias instan a cancelar o aplazar

También las agencias de viajes están flexibilizando los contratos en materia de cambios y cancelaciones y recomiendan a los turistas no viajar a China, según ha explicado a Efe el presidente de la patronal Ceav, Carlos Garrido, que prevé un impacto "bajo" de esta crisis en el turismo español, "dado que estamos en temporada baja en cuanto a salidas de españoles al exterior".

Sin embargo, le "preocupa" la prohibición a los ciudadanos chinos de salir del país por parte del Gobierno, al tratarse del primer mercado emisor del mundo, con una previsión de 200 millones de turistas en 2020. En los últimos años, el turismo chino en España ha crecido "notablemente", hasta contabilizar 869.000 visitantes en 2019, frente a los 399.000 de 2015, según la Asociación de Turismo España-China (ATEC).

La crisis desatada por este brote afectará, sin embargo, a las cifras de 2020. La mayorista de viajes Mapagroup, que mueve cerca de 200.000 pasajeros al año, ha cancelado todos sus viajes de grupos de turistas tanto hacia China como desde allí, lo que por el momento le ha supuesto unas pérdidas cercanas a los 200.000 euros. Las agencias chinas con las que colabora ese grupo han cancelado como medida preventiva todos los viajes tanto domésticos como internacionales, ofreciendo un reembolso del 100% a sus clientes.

Mejor preparados que con el SARS

La Asociación Europea de Turoperadores (ETOA) ha llamado a la calma a sus agencias asociadas explicando que el brote de momento se mantiene como una amenaza "remota" para viajeros en Europa. Su consejero delegado, Tom Jenkins, ha asegurado que las autoridades chinas "han sido rápidas en subrayar el problema y están aportando actualizaciones diarias de la situación", que el presidente Xi Jinping ha abordado como una "crisis nacional".

En su opinión, aunque la población China se traslada ahora mucho más que en 2003, cuando se extendió el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS), muy relacionado con el coronavirus, el país asiático está "mucho más preparado" y ha implantado "rigurosas medidas para frenar su expansión".

Los daños colaterales del "miedo" que provocó hace 18 años el SARS, contraído por unas 8.000 personas (de las que murió el 10 %), se cifraron entre los 27.000 y 90.000 millones de euros, ha recordado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING