Miércoles, 21.11.2018 - 22:05 h
Advierten que se perderá empleo

La vieja guardia del PSOE dentro del Ibex reprocha a Sánchez que suba Sociedades

Veteranos dirigentes relacionados a Felipe González, Solchaga y Solbes muestran su disconformidad con elevar la imposición a grandes corporaciones.

Fotografía de Felipe González y Pedro Sánchez
Fotografía de Felipe González y Pedro Sánchez / L.I.

El Gobierno de Pedro Sánchez ultima junto a Unidos Podemos una ofensiva fiscal para poder subir el gasto en 5.000 millones y, precisamente, el Impuesto de Sociedades es una de los primeros tributos que se reformarán al alza. El presidente del Gobierno ha pactado con Pablo Iglesias en esta nueva etapa de colaboración elevar el tipo mínimo efectivo al 15% y suprimir todas las bonificaciones y exenciones a las que se acogen las grandes empresas del país. Esta política impositiva inminente está levantando ampollas no solo entre los principales empresarios, sino también entre algunos veteranos socialistas vinculados a las grandes firmas del país desde hace años. 

Tanto Moncloa como Hacienda llevan semanas recibiendo presiones por parte de quienes serán los grandes perjudicados de esta reforma fiscal en la que ha trabajado durante todo el verano el Ministerio que dirige María Jesús Montero. El Ibex 35, otros grandes grupos consolidados, la CEOE... Todos quieren hacer ver al Ejecutivo que subir Sociedades podría poner en riesgo no solo el crecimiento económico, sino también la creación de puestos de trabajo o incluso la subida salarial de hasta el 3% que ya está firmada.

A estas presiones que está recibiendo el Ejecutivo procedentes de las grandes empresas del país se han sumado en las últimas semanas otras que parten de la vieja guardia del PSOE vinculada al Ibex 35, un sector del partido que no es precisamente muy amigo de Pedro Sánchez, como quedó demostrado en el proceso de primarias, cuando prácticamente ningún miembro de esta sensibilidad se situó junto al ahora presidente del Gobierno. Fuentes cercanas a ese Ejecutivo citan los entornos de Felipe González, Carlos Solchaga y Pedro Solbes como los sectores que se oponen a que sean las grandes empresas quienes paguen el incremento del gasto previsto en casi 5.000 millones para 2019 que el Gobierno de Sánchez ya ha pactado con Unidos Podemos y el resto de socios de la moción de censura.

Pero, ¿cuáles son las reticencias de estos veteranos socialistas para poner pegas a la inminente subida de Sociedades? Esencialmente dos: en primer lugar, argumentan que las empresas generarán menos puestos de trabajo al ver recortada su cuenta de resultados y, por otro lado, que la medida podría provocar un efecto de deslocalización inmediato de estas compañías, algunas de las cuales generan ya más beneficios fuera de nuestras fronteras. 

Fuentes del Gobierno restan importancia a estas presiones y aseguran que "es normal" que se produzcan estas situaciones con decisiones que afectan a los grandes empresarios. Recuerdan que Felipe González estuvo vinculado a Gas Natural (hoy Naturgy) como consejero; que Solchaga se encuentra relacionado con importantes sociedades cotizadas y que Solbes fue consejero de Enel y de Barclays. Estas vidas profesionales de los veteranos socialistas han sido, por cierto, ampliamente criticadas por Unidos Podemos, los nuevos socios de Sánchez en materia económica.

La subida del Impuesto de Sociedades es inminente

Pese a todas estas presiones tanto internas como externas, el Gobierno de Pedro Sánchez tiene claro que el Impuesto de Sociedades se va a subir y que, además, se va a hacer de manera inminente. Así quedó reflejado en las conversaciones mantenidas entre el Ejecutivo y Unidos Podemos la semana pasada para aprobar la reforma de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y poder avanzar en la aprobación de los Presupuestos Generales de 2019. 

Evolución del Impuesto de Sociedades

Nacho Álvarez, secretario de Economía de Podemos, explica a La Información que existe una clara anomalía en este impuesto que hay que solucionar y que por eso consideran urgente tomar una decisión así. Según los datos del Informe Anual de Recaudación Tributaria, las grandes empresas obtuvieron en 2017 más beneficios que antes de la crisis pero las arcas del Estado recaudan 20.000 millones de euros menos con un tipo efectivo que cae a prácticamente la mitad. Álvarez lo achaca a dos factores: las bases imponibles negativas y las exenciones a las que se acogen las grandes empresas. 

El Gobierno de Sánchez considera, por tanto, que es necesario reformar cuanto antes el Impuesto de Sociedades y, de hecho, en la reunión que mantuvo la ministra de Hacienda con el equipo de Unidos Podemos la semana pasada en la sede del ministerio los representantes del Ejecutivo llegaron a hablar de esta tasa como un "agujero negro" para la Agencia Tributaria. Citaron el término "queso gruyere" para referirse a dichas exenciones y bonificaciones que permiten a grandes empresas pagar menos por sus beneficios.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios