375.000 personas pasan por delante cada día

CBRE G.I. quiere convertir el edificio Barclays en el centro comercial de Madrid

Este inmueble, situado en el centro de la capital, quiere convertirse en un referente icónico de la arquitectura vanguardista de la ciudad. 

Axis
CBRE quiere convertir el antiguo edificio Barclays en el centro comercial de Madrid con un diseño de Norman Foster / CBRE

CBRE Global Investors ha presentado esta mañana la remodelación del edificio Barclays a manos de Norman Foster, tal y como adelantó La Información, que tomará el nombre de Axis. La reforma del icónico inmueble situado en la Plaza de Colón tiene como fin de constituir un nuevo hito para la ciudad. "Axis se convertirá en un dinamizador comercial importante de esta área", admite Antonio Simontalero, Country Manager de España y Portugal de CBRE Global Investors. 

CBRE ha elegido, tal y como adelantó este diario, al despacho de arquitectura Foster + Partners para llevar a cabo la remodelación de este edificio. Cuatro plantas, una innovadora fachada con un patrón simétrico de vigas que se entrecruzan diagonalmente y una construcción de acero y cristal que minimiza los costes de mantenimiento harán que "Axis se convierta en un referente icónico de la arquitectura vanguardista de Madrid". 

La ubicación del inmueble, en plena plaza de Colón, hará que tenga gran visibilidad para los viandantes, unos 375.000 cada día. Desde la inversora CBRE, confirman que se encuentran en contacto con varias empresas para la adjudicación de las diferentes partes del edificio, sin haber llegado a acuerdo alguno por el momento. Se trata de un punto neurálgico que algunos equiparan al londinense Trafalgar Square, y con altísima cotización entre grandes inversores especializados interesados en zonas 'prime'.

La compra del inmueble se llevó a cabo en enero de 2017 y las obras ya están en marcha para inaugurar el edificio en el verano de 2019. "Se mantiene la estructura y se modifica la fachada, actuando en todos los pisos", afirma Simontalero. 

Las dos primeras plantas se dedicarán a zona comercial, mientras que el resto del edificio estará destinado a oficinas. En la azotea se ubicará una gran terraza acristalada vinculada a la zona de oficinas, que se convertirá en un espacio para poder llevar a cabo eventos y celebraciones. En palabras de Norman Foster, el edificio "llama la atención por los ejes y las transparencias y creará un mejor ambiente de trabajo y una gran experiencia".

"Se trata de una inversión a largo plazo para el grupo", confirma Simontalero que reconoce un coste de alrededor de 10 millones de euros en la remodelación del edificio que cuenta con unos 3.930 metros cuadrados. 

El sistema de construcción que empleará Foster + Partners, basado en el acero y el cristal, minimizará los costes de mantenimiento y cumplirá con los más estrictos estándares internacionales sobre sostenibilidad. El edificio contará con dos fachadas comerciales, una hacia el Paseo de la Castellana, de 20 por siete metros, y otra hacia la calle Génova, con 40 por siete metros. 

Foster + Partners ha llevado a cabo otros importantes proyectos en España como la Torre Cepsa, la ampliación del Museo del Prado al Salón de Reinos y el Metro de Bilbao. A nivel internacional, el sello de Foster and Partners está detrás de complejos como la Torre "pepinillo" en la City, los aeropuertos de Londres-Stansted y el Internacional de Hong Kong.

La consecución de esta obra y la ampliación del Museo del Prado "pondrán a Madrid en la vanguardia del debate sobre el urbanismo", afirma Luis Cueto, Coordinador General de la Alcaldía de Madrid. En el caso de la obra de ampliación del Museo del Prado al Salón de Reinos, también en manos de Foster + Partners, las obras se empezarán el próximo año tras la entrega del proyecto de ejecución, que se acaba de producir. "Ambos proyectos tienen algo en común: representan a la ciudad y rompen la barrera entre lo público y lo privado", confirman desde el consistorio de la capital.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios