"Prisas por vender e incertidumbre"

Los británicos de Gibraltar se van de La Línea y hunden el mercado inmobiliario

Agencias que ofertan viviendas en la zona aseguran que los precios de los inmuebles se han abaratado ante la llegada del Brexit.

Gibraltar
Los británicos de Gibraltar se van de La Línea y hunden el mercado inmobiliario  EFE

El divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea es ya un hecho. Y el mercado inmobiliario ha notado con toda su crudeza la convulsión del Brexit: agencias inmobiliarias que trabajan en La Línea de la Concepcion, localidad española fronteriza con Gibraltar, revelan a La Información el hundimiento de los precios de las viviendas de la zona como consecuencia de la 'huida' al Peñón de británicos gibraltareños, que han colgado el cartel de 'Se vende' en sus propiedades del municipio andaluz. La Unión Europea y Reino Unido se han dado un año para negociar los pormenores de la separación, pero a la vista está que los ciudadanos de cada patria han comenzado ya a tomar decisiones ante las dudas que reinan en el ambiente. De hecho, hoy ni siquiera se sabe qué pasará con la hasta ahora antigua frontera.

"Prisas por vender e incertidumbre". Así describe Loreto Rodríguez, de H15 House, el sentir de los ingleses de Gibraltar que invirtieron en propiedades de municipios españoles colindantes. Rodríguez asegura que la 'fuga' es inminente: "Entre cinco y seis británicos de la zona acuden a mi oficina cada semana para pedirme que por favor les ayude a vender su casa. Ya ni tengo que salir a buscar clientes".

La gestora comenta que muchos británicos se marchan de España porque no saben qué pasará con su situación fiscal, legal y social en el país, y "todo va muy rápido". "Desgraciadamente, la forma más rápida de vender es bajar los precios y como ellos los bajan otros han tenido que hacerlo también". Rodríguez suele aconsejar a su clientela que fije el coste de su vivienda un 20% o 25% más bajo de lo que vale un inmueble similar en el mercado. La retirada de este grupo de inversores es una pérdida para la empresa que en sus 17 años de vida se acostumbró a que cerca del 70% de sus transacciones de compra giren en torno a británicos de Gibraltar.

Jesús Mota, de la agencia Punto Casa, señala que la huida de los gibraltareños es importante, pero también la de los españoles que trabajan en el territorio del Reino Unido. Hay muchos ciudadanos que compran -o compraban- casas en La Línea para trabajar en el Peñón o en las atractivas empresas de los alrededores. Los posibles cambios en las leyes fronterizas han provocado que "nadie se quiera arriesgar a hacer adquisiciones nuevas". Mota apunta que los alquileres han logrado escapar, por el momento, de esta tendencia porque los arrendadores suelen ser personas acomodadas económicamente o dueños de empresas que necesitan proveer alojamiento para sus empleados. 

La "parálisis en el mercado" también la ha detectado Rubén García, de Atrio. Para él, los precios del área siguen siendo altos, en comparación a los del resto de España, porque la zona es atractiva: "Tiene playa, buenas oportunidades de empleo, turismo…" pero admite que sí se han visto afectados por la coyuntura. El acceso fácil a Gibraltar es clave para el desarrollo del sector y lo que pase con este puede cambiar toda la dinámica comercial. Esta inestabilidad no debe ser nada agradable para los habitantes del Peñón que en su inmensa mayoría (95,1%) votaron por quedarse en la UE en el referéndum.

España tuvo una gran influencia, por su capacidad de veto, en las negociaciones entre la UE y Reino Unido sobre Gibraltar que comenzaron en 2018. Las relaciones del Peñón con su entorno andaluz se estipularon en cuatro memorandos sobre tabaco, ciudadanía, cooperación aduanera y medio ambiente, pero todavía queda por ratificar un principio de acuerdo sobre fiscalidad. A partir de ahora las autoridades deberán adecuar las medidas a la nueva situación.

Los ingleses, una pieza clave en el sector

La tendencia a la baja se replica en toda España. El director de investigación de pisos.com, Ferrán Font, asegura a este periódico que los ingleses eran los responsables del 25% del total de la inversión extranjera en el sector inmobiliario en 2015 y este año su representación ha bajado al 13% del pastel. A pesar de estos datos, los británicos siguen encabezando la presencia de extranjeros en el sector. El investigador advierte de que es muy difícil hacer predicciones sobre lo que puede pasar porque las negociaciones pueden extenderse y sus efectos se verán a largo plazo: "El futuro dependerá de la simetría entre la oferta y la demanda, pero hay esperanzas de un repunte porque ambas partes han mostrado buen entendimiento hasta ahora".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING