Apuestan por el Eixample

Fiebre compradora de los chinos en Barcelona: viviendas... y la residencia

Desde que comenzó la crisis secesionista en Cataluña, la presencia de inversores chinos en la Ciudad Condal se ha incrementado en torno al 18%.

Vista de Barcelona
Vista de Barcelona / EFE

La crisis constitucional en Barcelona ha provocado un 'parón' del mercado inmobiliario, solo visto durante los años más duros de la crisis. Según Tinsa, la vivienda estaba experimentando un crecimiento del 20,6%, pero ese crecimiento se podría ver reducido hasta el 4%, según señala Engel & Völkers. La mayoría de los inversores están posponiendo sus compras hasta, al menos, después de las elecciones. Sin embargo, hay una excepción: el mercado chino, que según fuentes del sector, ha incrementado desde octubre sus inversiones en ladrillo en la Ciudad Condal en torno al 18%.

En este sentido, los ciudadanos chinos, así como sus empresas, se han convertido en el principal comprador de vivienda en Barcelona, por encima de los rusos que, hasta ahora, lideraban el mercado. Las inmobiliarias se han tenido que adaptar, de esta manera, a un tipo de cliente, con unas características que difieren enormemente del europeo o latinoamericano, que hasta ahora copaban el mercado. Tanto es así que ya existen en esta ciudad una docena de inmobiliarias especializadas en atraer inversiones asiáticas.

Según fuentes de Imperial Luxury Properties, una inmobiliaria de lujo ubicada en Barcelona y con una fuerte presencia en el mercado asiático, el inversor chino se decanta, principalmente, por pisos de unos 100 metros cuadrados, con un mínimo de tres dormitorios. Tal y como explican, esto se debe a que no es habitual que una pareja con hijos se traslade sola, sino que les suelen acompañar los suegros, por lo que es necesaria una habitación adicional. Otro de los puntos que más valora este tipo de cliente es la amplitud de la cocina, frente a la de los dormitorios, ya que cocinar es una parte fundamental de la cultura asiática.

Por otro lado, prefieren las zonas del centro de la ciudad. "Es muy difícil que opten por los barrios residenciales situados en las afueras", constatan. Su ubicación favorita es la del Eixample, una de las más caras de Barcelona y cuyo precio medio, según Tinsa, ronda los 4.998 euros por metro cuadrado, lo que le convierte en el segundo distrito más caro de la capital catalana, solo por detrás de Les Corts. Así, los chinos han aprovechado la fuerte caída de precios en esta zona, en torno al 20% en los pisos de lujo, desde que comenzó el órdago independentista catalán.

Para obtener la residencia

Además, según la consultoría Qimeng Global, este crecimiento de la inversión china en Barcelona tiene visos de continuar más allá de esta crisis. "Barcelona se ha hecho un hueco en el mercado chino, gracias al carácter agradable y acogedor de la ciudad", explican. “Los chinos están encantados con Barcelona, por su ubicación, seguridad jurídica y servicios sanitarios”, corroboran desde Engel & Völkers.

Respecto al precio, el mínimo que invierten los ciudadanos chinos es de 500.000 euros, con el fin de obtener el permiso de residencia. Según la Ley de Apoyo al Emprendedor, todo aquel extranjero que invierta más de medio millón de euros en un inmueble tendrá derecho a un permiso de residencia de entre uno y dos años, prorrogable si se acreditan nuevas inversiones, por lo que muchos de los que optar por esta vía ya han disfrutado de un visado previo en España.

Solo el año pasado unos 450 inversores chinos obtuvieron su permiso de esta manera. Muchos de los que obtienen así la residencia acaban por ampliar su patrimonio inmobiliario e invierten, a su vez, en la compra de locales para negocios, no solo en la Península, sino en toda Europa gracias la libertad que les proporciona vivir dentro del

El cliente chino, coinciden las grandes inmobiliarias, es mucho más negociador y detallista que el español, lo que provoca que las compras se dilaten durante varios meses. Tras ver el inmueble en Internet, suelen pedir una gran cantidad de información, incluyendo una cantidad de fotografías muy superior a lo que es habitual reclamar. Según explican desde Imperial Luxury Properties, si la negociación, normalmente vía Skype o mensajería instantánea, llega a buen puerto, se lanzan a visitar la vivienda, muchas veces dentro de excursiones que se organizan desde su país de origen para este fin.

Paradójicamente, en cuanto lo tienen claro, desean comprar lo más rápidamente posible y dos terceras partes de ellos alquilan enseguida su nueva propiedad. Por ello, desde las inmobiliarias se esfuerzan por cuidar a este cliente. "Está dispuesto a invertir. Ahora hace falta que quiera quedarse", concluyen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios