Actualmente, en Padre Damián

El Madrid se prepara para trasladar a 400 trabajadores a sus oficinas de Valdebebas

El Club espera poder realizar la mudanza en mayo a más tardar y está a la espera de terminar los últimos arreglos del edificio.

Proyecto de las nuevas oficinas
Proyecto de las nuevas oficinas

A pocos meses de empezar las obras en las inmediaciones del Bernabéu, que culminarán con la renovación total del estadio, el Real Madrid ultima los detalles para trasladar a su plantilla administrativa a la nueva sede de Valdebebas. Fuentes del Club confirman que la idea es hacer la mudanza en abril, mayo como tarde, para que los casi 400 trabajadores puedan acomodarse a su nuevo ambiente.

Los tiempos dependen, en gran medida, de “lo que se tarde en terminar de cerrar algunos flecos en la sede”. “Aunque está prácticamente terminada, quedan por finalizar algunas instalaciones eléctricas y hacer algunas comprobaciones en materia de seguridad para que los acabados cumplan con nuestros estándares de calidad”, explican.

Actualmente, los trabajadores se encuentran ubicados en las oficinas de la calle Padre Damián. Sin embargo, esta calle, así como Rafael Salgado, Concha Espina y la plaza de Sagrados Corazones quedarán afectadas por las obras, que deberían empezar en junio, ya que se pretende crear un espacio público de más de 5.500 metros cuadrados con un jardín. Además, se va a construir una gran plaza de 10.000 metros cuadrados en el frontal de la Castellana, donde se eliminarán tanto las zonas de aparcamiento como el surtidor de combustible.

Por su parte, la nueva sede, diseñada por el estudio de arquitectura de Rafael de La-Hoz, ocupa una superficie de 8.000 metros cuadrados, a los que se suman otros 1.500 metros cuadrados externos. Las obras de construcción de este inmueble, en el que también se instalarán los trabajadores de Real Madrid TV, se iniciaron en agosto de 2015, con un coste cercano a los 12 millones de euros, cifra similar a la que ahora tendrá que desembolsar Florentino Pérez para reformar el entono del Bernabéu.

A pesar de que el nuevo edificio cuenta con una parada de metro ligero, muchos trabajadores ven con engorro el nuevo cambio, según comentan fuentes del club. Hasta ahora, podía llegar fácilmente en metro y contaban con varias líneas de autobús. “En Valdebebas se ha hecho un esfuerzo considerable por comunicar bien la zona y las instalaciones son estupendas. Sin embargo, al estar más lejos, se tarda más tiempo en llegar. Muchos plantearon llevarse coche, pero si más de 350 personas lo hicieran, sería un caos. Es un problema menor, que pese a que pueda costar, se está tomando con filosofía y buen humor”, continúan estas fuentes.

A la caza de financiación

El problema más grave que se enfrenta ahora el Real Madrid es el de buscar financiación para sus nuevas obras, después de que Cepsa, perteneciente a Ipic (International Petroleum Investment Company), decidiera romper el acuerdo por el cual se comprometía a entregar al Madrid 400 millones de euros a cambio de renombrar el estadio. Ahora, el equipo de Florentino debe encontrar fondos para no incumplir los plazos pactados con el Ayuntamiento de Madrid tras una negociación titánica.

El nuevo estadio tendrá una altura de 12 metros más, una ampliación necesaria para poder instalar una cubierta retráctil articulada que actuará como barrera de protección acústica y lumínica para el espacio urbano colindante. Asimismo, se rediseñarán las gradas, se ampliará el Museo del Real Madrid y se mejorará la accesibilidad y los sistemas de evacuación. “Nos enfrentamos a un gran reto en el que habrá muchos cambios, pero contamos con un equipo comprometido que está ilusionado por esta nueva etapa”, concluyen estas fuentes.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios