Busca liquidez para una posible fusión

El socio chino de NH hace caja y mete miedo al consejo tras fracasar Barceló

HNA ha comenzado a hacer desinversiones por valor de más de 5.100 millones de euros. Además, ofrece bonos a un año a un 12% de interés. 

Sede de HNA
Sede de HNA

Los miembros del consejo de administración de NH Hoteles llevan unas semanas de vértigo. Tras rechazar la fusión con Barceló, al considerar que los términos de la oferta no reflejaban "en modo alguno" el valor real de la compañía, los accionistas de la compañía miran ahora con preocupación los pasos que está dando su socio mayoritario, el conglomerado chino HNA Group, que en el último mes ha realizado importantes desinversiones y, ahora, planea emitir bonos a un interés inusitadamente alto. La incertidumbre de los socios es cada día mayor: "Nuestro futuro más cercano está condicionado por lo que hagan nuestros socios. Necesitamos saber qué objetivo persiguen y qué plan tienen para nuestra compañía", aseguran fuentes de NH.

Así, HNA anunció el pasado diciembre que vendería activos por valor de más de 5.100 millones de euros con el fin de obtener la liquidez necesaria para hacer frente a la abultada deuda que contrajo en 2015, cuando gastó más de 33.000 millones en adquisiciones. Entre estos activos se encontrarían varios edificios en Nueva York, Florida y Londres, hoteles situados en la Polinesia Francesa, City Center de Minneapolis o la parcela del antiguo aeropuerto de Hong Kong.

Por otro lado, la semana pasada HNA solicitó la suspensión Hainan Airlines, una de las primeras compañías que tuvo la compañía china, así como de Tianjin Tianhai Investment, el vehículo de inversión a través del cual compró la firma de electrónica estadounidense Ingram. "Es indiscutible que necesitan urgentemente liquidez, a pesar de que el holding lo niegue. No obstante, como compraron a precios muy altos y los financió, en su mayor parte, con crédito, no va a obtener mucho efectivo de estas operaciones", comentan desde NH.

Esta tesis se ve reforzada, precisamente, con la oferta, que han lanzado los chinos, de bonos a un año a un rendimiento inusitadamente alto: un 12%, cuando los bonos similares rondan el 7,5% de interés. Como referencia, la tasa de interés a un año del Banco Popular de China es del 4,35%. Esta rentabilidad está incluso por encima que la del mercado de préstamos entre pares de China, utilizado por pequeñas empresas y consumidores que no pueden acceder al crédito de las instituciones financieras tradicionales y que se sitúa en el 9,54%.

La venta de bonos a este interés preocupa especialmente a los inversores de NH. Desde el grupo hotelero, creen que los chinos están intentando ganar tiempo para conseguir liquidez puesto que una fusión de Rezidor, propiedad de HNA, con NH sería la única forma de rentabilizar el precio desmesurado que pagaron por la cadena americana. Sin embargo, desde NH no ven tan claro que esta estrategia vaya a funcionar. "Y más si se tiene en cuenta que ya en noviembre vendió 300 millones de dólares a Hong Kong a una tasa del 8,875% y sigue con los mismos problemas de liquidez", comentan.

"El problema es que no tenemos claro hacia dónde va encaminada la estrategia de la compañía. Nos inclinamos por pensar que es para fusionarse con NH, cosa que ya intentó, pero tampoco tenemos ninguna confirmación en este sentido. Si no fuera el caso, la compañía se vería en una situación comprometida, puesto que los otros accionistas deberían, o bien negociar con un nuevo inversor, o bien tratar de hacerse con el paquete de acciones de los chinos", desvelan estas fuentes. De hecho, Hesperia, que posee un 9%, debe 197,2 millones al Santander y tendría, a priori, complicado ampliar esta deuda.

Compras en Nueva Zelanda

Paradójicamente, y esto llena más todavía de incertidumbre a los socios de NH, la semana pasada se conoció el acuerdo de compra de los socios chinos del grupo hotelero con la agencia financiera neozelandesa UCD, perteneciente al banco ANZ New Zealand. Se trata de una operación que choca con su estrategia de desinversiones. ANZ indicó en un comunicado que la adquisición, que supone la primera incursión del grupo HNA en Nueva Zelanda, es por un valor de 437,4 millones de euros.

"Debemos esperar a ver cómo va el mercado y esperar que HNA deje clara su estrategia,porque tanta incertidumbre puede dañar la marcha de NH, así como su cotización en bolsa si se genera una desconfianza por parte de los accionistas. NH es un grupo con una trayectoria consolidada y un gran potencial de crecimiento. Habrá que confiar en que nuestros resultados y buen hacer sean garantía, y deben serlo, suficiente de nuestra solvencia", concluyen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios